Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tribunales

Reabren el caso de Giménez Abad porque su hijo reconoció al etarra

  • El juez reclama a Francia la entrega del exjefe militar de ETA 'Ata' para declarar por el crimen del presidente del PP de Aragón en 2001

0
Actualizada 21/08/2015 a las 21:28
Etiquetas
  • Colpisa. Madrid
El 6 de mayo de 2001 el Real Zaragoza y el Numancia de Soria se enfrentaron en un partido vital para conseguir la permanencia en Primera División. Dos de sus socios, Manuel Giménez Abad y su hijo Borja, se dirigían al estadio La Romareda para presenciar el encuentro. El senador por Aragón, recién elegido presidente del Partido Popular regional, caminaba en las inmediaciones del campo con su vástago, que entonces tenía 16 años, cuando un terrorista a cara descubierta se acercó por la espalda, sacó una pistola y le disparó tres tiros, dos de ellos en la cabeza. Giménez Abad, de 52 años, murió en el acto en presencia de su hijo. La imagen del asesino se le quedó grabada a fuego a Borja.

Pasaron los años y la investigación judicial no avanzaba, pero el rostro del hombre que mató a sangre fría a su padre seguía muy presente, como un destello perenne, en el joven. El 20 de mayo de 2010 Mikel Carrera Sarobe fue detenido en un piso de Bayona junto a sus dos lugartenientes. Era el jefe del aparato militar de ETA, al que ascendió tras la caída de su mentor, el duro Garikoitz Aspiazu 'Txeroki'. Era él, Carrera Sarobe, alias 'Ata', el rostro maldito de Borja. No tenía dudas. Ni antes ni ahora con 30 años.

Así lo ha venido reconociendo, "con absoluta firmeza", señalan fuentes jurídicas, en los reconocimientos fotográficos ante la Guardia Civil, encargada de resolver el asesinato de Giménez Abad. Un crimen sin respuesta hasta la fecha. Con este indicio visual y la reconstrucción de los atentados del comando que supuestamente lo asesinó, con base en Navarra y formado por miembros legales (no fichados) por las fuerzas de seguridad, la Fiscalía de la Audiencia Nacional consideró que había material suficiente para reabrir el sumario y lograr la condena de 'Ata'. El pasado lunes llegó el escrito. El fiscal reclamó al juez Ismael Moreno, de guardia esta semana, una serie de diligencias: imputar a 'Ata', de 42 años, como supuesto autor material del asesinato, pedir su extradición a las autoridades francesas -donde cumple cadena perpetua por participar en el asesinato de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbretón (pasará al menos 22 años de prisión)- para interrogarle y citar a Borja Giménez para ratificar la pericial fotográfica en sede judicial.

DILIGENCIAS ADMITIDAS

El juez Moreno admitió las diligencias y firmó la pertinente orden europea de detención y entrega para el interrogatorio de 'Ata', a quien la Guardia Civil le sitúa en el comando de Navarra junto a la etarra Ohian Barandalla, detenida en Cahors (Francia) en 2007. Sus atentados se enmarcan en el periodo 2001-2003, año en el que Carrera Sarobe pasó a la clandestinidad. La pesquisas para llegar hasta él avanzaron en 2014, cuando se detuvo a otros dos etarras que colocaron un coche bomba en El Corte Inglés de Zaragoza en 2002, y que al parecer tenían relación el exjefe militar.

La causa la lleva el juez Santiago Pedraz, por lo que, a su regreso de vacaciones en septiembre, deberá ratificar las decisión de su compañero y fijar en un auto la fecha de la declaración de Borja.

Fuentes fiscales recuerdan que el Supremo anuló en diciembre pasado la absolución del etarra Beñat Aguinagalde por el asesinato del concejal socialista Isaías Carrasco en marzo de 2008 y ordenó repetir el juicio porque se excluyó de manera inmotivada como prueba de cargo la identificación fotográfica que hizo un testigo del crimen.

No obstante, los peritos policiales ya aseguraron en el juicio por el asesinato del jefe de la policía local de Andoain Joseba Pagazartundúa, en 2003, que el arma que usó el etarra Gurutz Aguirresarobe fue la misma que empleó ETA dos años antes para matar a Giménez Abad.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual