Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Tribunales

La Audiencia investigará a los padres de cuatro hermanas mutiladas

  • Los abuelos de las pequeñas les practicaron la ablación durante unas vacaciones en Mali en el verano de 2013

0
22/08/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • Colpisa. Madrid
La alerta la dieron los servicios sociales vitorianos el año pasado. Una joven de 14 años y de origen maliense confesaba que había sufrido, el verano anterior, una mutilación genital y temía que a sus otras tres hermanas menores les pasara exactamente lo mismo. La Fiscalía de Menores tomó cartas en el asunto y, desde entonces, analiza la documentación recogida durante las pesquisas y se encarga de que las cuatro pequeñas reciban la atención necesaria.

El Ministerio Público decidió -y así lo recoge en la memoría de 2013 de este cuerpo jurídico destinado al País Vasco- que la mayor de las cuatro hermanas -las denuncias de las tres pequeñas se interpusieron en 2014- permaneciera en su casa ya que no detectaba "riesgos que precisen la intervención social. La afectividad entre los miembros de la familia se conserva y las necesidades de las niñas están debidamente amparadas por sus progenitores, de tal manera que sacarlas del hogar familiar no resultaría adecuado". Además, señala que el "riesgo" se encuentra en el país africano, donde la tasa de ablaciones alcanza el 89 por ciento según denuncia Unicef.

Mientras tanto, la Audiencia Nacional espera pacientemente a que la Fiscalía de Menores del País Vasco le eleve un caso que lleva más de un año investigando, a pesar de tener clara su postura al respecto, al menos con la mayor de las hermanas, que ahora tiene 16 años. La primera acción que realizará en cuanto se le remita el caso es actuar de oficio, ya que se trata un delito cometido a españoles en el extranjero. En este caso, estudiará la situación de los padres de las pequeñas, ya que son sus tutores legales y responsables de su bienestar.

La Fiscalía alavesa ya señala que los padres -hay un caso similiar de una joven guineana en la provincia vasca- mostraron su oposición a la mutilación genital femenina y acusaron "a los abuelos y a otros familiares de las niñas" de realizar esta operación, considerada un rito tradicional en muchos países africanos. Según denuncia Unicef, la ablación se práctica en 29 países, con más de 100 millones de mujeres afectadas. En Somalia se ha mutilado al 99 por ciento de las mujeres entre 15 y 49 años; en Guinea, al 96 por ciento; en Yibuti, al 93 por ciento; y en Egipto, al 91 por ciento, aunque está prohibido. Más de 27 millones de egipcias han sufrido esta barbarie, al igual que 23 millones de etíopes, 20 millones de nigerianas o 12 millones de sudanesas, según denuncia el organismo de Naciones Unidas encargado de proteger a los más pequeños.

"NO ES CULTURA"

El camino judicial para acabar en una sentencia condenatoria es bastante complicado. Desde que se modificó la ley para poder perseguir estos delitos fuera de las fronteras españolas, no se ha producido ninguna condena en firme contra la ablación. Solo en abril de 2013 la Audiencia Nacional condenó a una senegalesa por una mutilación realizada en su país; sin embargo, ocho meses más tarde, el Tribunal Supremo absolvió a la mujer al entender que los testimonios que avalaban el fallo condenatorio no eran suficientes. Pero también la Audiencia Nacional ha fallado a favor de los progenitores. Hace 18 meses absolvió a una pareja gambiana por unos hechos ocurridos durante las vacaciones. Los dos demostraron su total rechazo a esta práctica, aunque el testimonio fundamental fue el de la propia pequeña, que reconoció la ablación que le había provocado la abuela y el enfado y la discusión que tuvo su madre con ella para mostrarle su contrariedad ante esta decisión.

La primera sentencia condenatoria por una ablación en España se produjo en diciembre de 2012, cuando el alto tribunal avaló un fallo de la Audiencia Provincial de Teruel por el que se condenaba a penas de dos y seis años de prisión a unos padres, naturales de Gambia, que practicaron la ablación a su hija cuando solo tenía ocho meses. "No es cultura, es mutilación y discriminación femenina", argumentó en su texto el ponente del fallo, el magistrado Joaquín Giménez.

En el mundo, según la organización World Visión, se produce una mutilación genital cada seis minutos. En España, según el Ministerio de Sanidad, hay unas 17.000 jóvenes que están en peligro de sufrir una ablación. Además, desde febrero, existe un protocolo aprobado por las Comunidades y el Gobierno para colegios y centros de salud que en algunas autonomías aún no se aplica.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual