Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Cataluña

El empresariado catalán se desmarca del independentismo de Artur Mas

  • Las principales organizaciones rechazan la ruptura y una asociación de pymes reclama el voto masivo el 27-S para los constitucionalistas

El presidente de la Generalitat Artur Mas, durante su intervención en la sesión de control a su Gobierno este miércoles en el Parlament de Cataluña.

Artur Mas insta a Rajoy a escuchar a los catalanes en las urnas

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.

EFE
0
21/08/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • Colpisa. Barcelona
Artur Mas tuvo que marcharse el pasado julio de forma precipitada de la celebración de una boda de la burguesía catalana, en la Costa Brava, harto de las críticas que escuchaba de unos y otros contra el proceso independentista que lidera. Una anécdota no puede elevarse a la categoría de noticia, pero sí que ilustra el distanciamiento claro y paulatino que se ha producido entre el grueso del empresariado catalán y el dirigente nacionalista, que ya solo apuesta por la secesión de Cataluña.

Aliado con Esquerra y con las plataformas civiles, y poniendo de número uno de la lista de 'Juntos por el sí' a un comunista, el empresariado ya no ve al presidente de la Generalitat como un dirigente 'business friendly', según se definió él mismo cuando fue investido en 2010. Dos meses antes de la indigestión nupcial, el alto empresariado catalán ya interpeló directamente y en público al líder convergente para que diera marcha atrás. "Así no podemos continuar, afrontar este problema desde soluciones unilaterales aboca a la frustración", le soltó en mayo la flor y nata del mundo de los negocios de Cataluña, que celebró en Sitges la cita anual del Círculo de Economía, el 'lobby' catalán que aglutina a empresarios y académicos.

Mas aguantó el chaparrón y se defendió afirmando que el debate soberanista no ha afectado a la economía catalana ni a su recuperación. Sin embargo, son mayoría las organizaciones empresariales que no comparten esta tesis del presidente. El máximo responsable de Empresarios de Cataluña, Josep Bou, advirtió este jueves de que cerca de mil empresas se han marchado de la comunidad catalana desde el inicio del proceso independentista. Según sus datos, la inversión extranjera ha caído un 15,8 por ciento y el bono catalán se ha disparado un 40 por ciento. "A los mercados les horroriza la locura de desgarrar Cataluña de España", afirmó Bou en Onda Cero. "Todo esto ha sido un disparate que han tolerado grandes entidades con poder económico, financiero y empresarial en Cataluña, pero, si pudieran rebobinar, lo harían", afirmó. Bou, de hecho, reclamó sin ambages el apoyo masivo el 27-S a los partidos constitucionalistas de los ciudadanos que no votan en las catalanas o a los que no les interesa la política. "Cuanto más índice de votación haya, mucho más se retirarán y recularán los de 'Juntos por el sí'", señaló.

GOTA A GOTA

Al empresariado catalán, históricamente cercano a CiU, le ha costado significarse contra el proceso secesionista. La posición de Empresarios de Cataluña -pequeña organización de pymes- contra la secesión ya es conocida. Pero quien no solía hacer mucho ruido y se ha destapado este verano ha sido la Cámara de Comercio de Barcelona, lo que refleja que a medida que se acerca el 27-S los temores del mundo de los negocios van en aumento, ante la llegada de nubarrones de inestabilidad política, tan poco amigos del dinero. La Cámara mostró hace 20 días en público su "preocupación" por los costes económicos de la independencia. La entidad se unió así a las voces críticas contra Mas, como la gran patronal catalana Fomento del Trabajo (adscrita a la CEOE), que desde el primer día ha liderado la oposición al proceso desde el sector económico y ha abogado por un pacto fiscal como solución al contencioso catalán.

En una posición crítica con Mas están también el Círculo de Economía, el Círculo Ecuestre -un exclusivo club privado de la burguesía barcelonesa próximo al PP- y el foro Puente aéreo -un 'lobby' que reúne a 40 grandes empresarios de Madrid y Barcelona-. A nivel individual, en cambio, a los empresarios les cuesta mucho más significarse en contra y salir públicamente del armario. "Tendría que haber mucha gente que dijera en público lo que dice en privado", afirmó recientemente Josep Antoni Duran i Lleida. Los que más se han desgastado en este sentido han sido Josep Lluís Bonet (Freixenet) y José Manuel Lara (Planeta, fallecido este año). Los dos grandes financieros catalanes, Isidro Fainé (La Caixa) y Josep Oliu (Sabadell), se han desmarcado del proceso, aunque sus opiniones son más ambiguas.

La consulta, no obstante, sí que ha recibido el aval de una parte del mundo económico catalán, pues las Cámaras de Comercio de Cataluña y las patronales Pimec y Cecot participaron en el pacto nacional por el derecho a decidir. La asociación empresarial Círculo Catalán de Negocios es la única abiertamente independentista. Mas ha recibido asimismo el respaldo explícito, entre otras, de Grifols (que cotiza en el Ibex 35) o de Bon Preu.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual