Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Partido Popular (PP)

Mariano Rajoy alerta sobre un pacto entre PSOE y Podemos

  • Acusa a los socialistas de radicalizarse y no alberga "la mínima duda" de que tratarán de sumar fuerzas

7
20/08/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
El curso político aún no ha arrancado de manera oficial tras el paréntesis estival, pero los partidos hace tiempo que se han arrojado a una interminable precampaña camino de las elecciones generales que el presidente del Gobierno convocará para finales de año. Es en este marco en el que Mariano Rajoy, desde su Galicia natal, ensaya estrategia y ahonda en el discurso de alerta ante un acuerdo entre el PSOE y Podemos que pueda desterrar a los populares de la Moncloa y que ya definió el ministro de Asuntos Exteriores como "una catástrofe de dimensiones bíblicas".

A juicio del jefe del Ejecutivo, cualquier pacto entre ambas formaciones supondrá que una alianza, que él entiende radical, se haga con el poder y ponga en peligro la estabilidad del país. En otras palabras, no deja de ser el relato de siempre: o el PP o la ruina de España. "El debate que se plantea de cara al futuro es si va a gobernar la moderación o van a gobernar otros", advirtió este miércoles como quien pide ya el voto en una comparecencia ante la prensa en Celanova (Orense), tras visitar unas obras del AVE Madrid-Galicia proyectado para 2018. No hay matices cuando se trata de conservar el Gobierno. Tanto el presidente como el PP han ubicado a los socialistas de Pedro Sánchez en el espectro político de la extrema izquierda. Especialmente tras las elecciones autonómicas y municipales de mayo, cuando los pactos postelectorales de PSOE y Podemos desalojaron a los populares del poder en ciudades como Madrid, Zaragoza o Valencia.

Rajoy no duda de que, de ser posible, la fórmula se repetirá cuando esté en disputa la Moncloa, y pocas voces internas se aferran aún a esa norma no escrita que apunta a que en las elecciones generales siempre se respeta la lista más votada. Son nuevos tiempos y al presidente no le cabe "ninguna duda" de que los de Sánchez y los de Pablo Iglesias se sentarán a negociar. "Si el PSOE y Podemos suman mayoría y pueden sumar a algunos partidos nacionalistas u otros de extrema izquierda, lo van a hacer", sentenció a una semana de articular su tradicional discurso político de Sotomayor (Pontevedra).

En el planteamiento de Rajoy el riesgo estriba en que una victoria de la izquierda dé al traste con la agenda económica y con una recuperación que este miércoles definió como "frágil". "Hay que andar con cuidado", anticipó al recordar las políticas que sostuvo el PSOE bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero y que llevaron a España, puntualizó este miércoles el ministro de Industria, José Manuel Soria, a un "atolladero". Desde entonces, además, el principal partido de la oposición habría abandonado, según el presidente, "la centralidad" que le caracteriza en "la inmensa mayoría de los países de la Unión Europea" y estaría dispuesto, tal y como conjeturó el vicesecretario de Comunicación de los populares, Pablo Casado, a una unión "bolivariana" con Podemos y los "nacionalistas excluyentes".

EXAGERACIONES

Desde el PSOE, sin embargo, restan importancia a las "exageraciones" del partido que sustenta al Gobierno y recuerdan que los ciudadanos "no se tragan" eso de que Sánchez tenga "cara de radical". Tampoco admiten que su líder esté cada vez "más bloqueado", como señaló Casado en el inicio de la campaña
'#cumPPlimos', destinada a convencer a los españoles de que el PP ha cubierto el 92,5 por ciento de su programa electoral. El portavoz de los populares detecta, en cualquier caso, una carencia de propuestas "realistas" que el secretario general del PSOE trataría de "ocultar" alentando reformas como la de la Constitución.

Ese será un asunto que el presidente del Gobierno no está dispuesto, además, a abordar hasta la próxima legislatura. Rajoy descarta que el final de su mandato sea el "momento más adecuado" para plantear una modificación de la Carta Magna. Sobre todo, cuando la Generalitat "propone la liquidación de los principios básicos que son la unidad de España y la soberanía nacional". Ambos conceptos conforman las líneas rojas marcadas por el jefe del Ejecutivo para sentarse a hablar en un futuro. Pero mientras tanto, "especular", advirtió este miércoles, "no tiene ningún sentido".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual