Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

Mas y Rajoy se condenan a la confrontación tras el 27 de septiembre

  • Ni independentistas ni Gobierno contemplan plan B alguno para la crisis territorial y se encaminan al choque de trenes

Mariano Rajoy (2ºd), junto al primer ministro francés, Manuel Valls (d), el ministro de Industria, José Manuel Soria (i) y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas (2ºi)

Mariano Rajoy (2ºd), junto al primer ministro francés, Manuel Valls (d), el ministro de Industria, José Manuel Soria (i) y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas (2ºi)

Mariano Rajoy (2ºd), junto al primer ministro francés, Manuel Valls (d), el ministro de Industria, José Manuel Soria (i) y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas (2ºi)

EFE
1
09/08/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Las estrategias de Artur Mas y Mariano Rajoy condenan a ambos, y de paso a las instituciones autonómicas catalanas y a las del Estado, a la confrontación abierta tras los comicios del 27 de septiembre.

Ni el bloque político independentista catalán, en el que se integra como uno de sus responsables el líder de Convergencia y actual presidente de la Generalitat, ni el presidente del Gobierno tienen plan B alguno para el caso muy posible de que la plataforma de Mas, Esquerra y las organizaciones sociales secesionistas ganen los comicios del 27-S y pongan en marcha, como ya han pactado, un escenario de abierto desafío al Estado y a la Constitución, con la apertura oficial del camino a la ruptura con España, lo que inevitablemente conduciría al choque de trenes.

Mas y sus socios han dejado claro esta semana que para ellos las elecciones autonómicas serán el equivalente al plebiscito de autodeterminación que el Gobierno y Tribunal Constitucional no le permitieron celebrar el 9 de noviembre y que si logran la simple mayoría absoluta la primera decisión del nuevo Parlament, tras su constitución y la formación de un Gobierno de concentración independentista, será la aprobación de una declaración "solemne" de inicio del proceso de secesión y su comunicación al Gobierno, a la Unión Europea y a la ONU.

El presidente de la Generalitat, varios de sus consejeros, los líderes de Esquerra y el número uno de su plataforma electoral, Raül Romeva, han reiterado que esta vez "ya no hay marcha atrás", que van "en serio y a por todas" y que "el modelo autonómico de relación entre España y Cataluña está agotado", porque ha conducido a un callejón sin salida. Ya no queda nada más que negociar con el Estado, argumentan, porque eso es lo que intentaron desde 2006, con la elaboración del Estatut que mutiló el Constitucional después de estar ya refrendado por los catalanes. Por lo tanto, su victoria en el plebiscito, insisten, conduciría a la proclamación de la independencia en ocho meses y a la constitución de un estado propio en dieciocho.

La victoria que activaría esta inédita crisis territorial es factible porque Mas y los independentistas se han puesto el listón muy bajo, la mitad más uno del Parlament. Convergencia y Esquerra, que para esta cuenta también incluyen lo que saque la CUP, la otra lista secesionista, se pueden permitir el lujo de perder incluso seis escaños de los que hoy tienen las tres formaciones, lo que supone caer ocho puntos de intención de voto, y aún así sumar el número mágico de 68 asientos y proclamar, solo con el 40% ó el 41% de los sufragios, que los catalanes les han legitimado para lanzar la vía rupturista.

Los tres escalones Rajoy tampoco contempla la posibilidad de negociación alguna, lo que es lógico cuando hace una semana dijo que no se arrepentía de ser el líder que presentó el recurso de inconstiucionalidad contra el Estatut, cuya sentencia desencadenó las primeras manifestaciones multitudinarias de desafección con España en Cataluña. No ha estado dispuesto en el pasado a hablar de reformas constitucionales o de la posibilidad de establecer un concierto al estilo del de Euskadi con Cataluña, menos va dialogar ahora cuando el contrario solo pretende hablar de cuándo y cómo hacer un referéndum de autodeterminación.

Si las catalanas no resuelven por sí mismas el problema, con el fracaso de 'Juntos por el sí' y el naufragio del proyecto secesionista, su única respuesta será la ley y el uso de todos los instrumentos y recursos en manos del Estado para hacerla cumplir. Su estrategia será gradualista y se endurecerá en igual proporción que lo haga el desafío de los independentistas. Tendrá tres escalones y comenzará, como hasta ahora, por la impugnación de cualquier acto o acuerdo con valor jurídico sospechoso de viola la ley para que el Constitucional los suspenda. Como segundo paso, se trasladará a los juzgados de lo penal -por delitos de prevaricación o desobediencia, entre otros- si las autoridades o funcionarios catalanes ignoran las resoluciones o mandatos de la corte de garantías, y parece dispuesto a llegar a la confrontación total, el tercer escalón, si se produce una situación de desobediencia abierta y reiterada de las instituciones catalanas, que actúen contra "el interés general del Estado". En ese caso, activaría el botón de emergencia de la Constitución, el artículo 155, el precepto que, con la autorización del Senado, permite que la delegación del Gobierno en Cataluña asuma temporalmente determinadas funciones de la Generalitat o el Parlament para hacer cumplir las normas o las sentencias del Estado o los tribunales.

El primer episodio de la confrontación podría producirse pocos días después del 27-S, quizá incluso antes de que, en la segunda mitad de octubre, se constituya el Parlament y el nuevo Ejecutivo. Será cuando Mas tenga que acudir al tribunal superior catalán a que le interroguen como imputado por un delito de desobediencia al Constitucional, por organizar el 9-N una seudoconsulta soberanista prohibida por la corte.


  • DECENTE
    (09/08/15 10:59)
    #1

    Estos dos señores por no llamarles otra cosa educudamente se podian marchar lo mas cerca al planeta Plutón alli pueden vivir tranquilamente dejando a España muy tranquila. Que par de gemelos. Ya está bien del cachondeo. JUSTICIA. DIMISÓN. Qué fácil es entrar en poltica cuando hay miles de corruptos y sin hacerles nada asi VIVA LA DEMOCRACIA.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual