Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES EN CATALUÑA

Artur Mas fija su apuesta en un todo al 68 en las elecciones autonómicas

  • La convocatoria electoral no hará el lunes alusión alguna al pretendido carácter plebiscitario para evitar que el Constitucional la anule

Artur Mas y Oriol Junqueras.

Artur Mas y Oriol Junqueras.

Artur Mas y Oriol Junqueras.

archivo
0
02/08/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Artur Mas ha confesado públicamente que sabe que él y todo el independentismo político, como si de una ruleta se tratase, se la juegan el próximo 27 de septiembre a todo o nada. Si esa noche, cuando cierren los colegios electorales en Cataluña, la lista de ‘Juntos por el sí’, la candidatura de unidad formada por Convergencia, Esquerra y representantes de las principales plataformas sociales secesionistas, no logra al menos 68 escaños, la mitad más uno del Parlament, el actual presidente de la Generalitat puede dar por liquidado su desafío al Estado y su hoja de ruta de ruptura con España y, también, con seguridad su carrera política.

El presidente catalán no pudo dejarlo más claro hace quince días, ante la convención de su partido, cuando aseguró que si los secesionistas desaprovechan la oportunidad del 27-S «la siguiente tardará mucho en llegar», porque el tren de la independencia «entrará en vía muerta» y «Madrid (por el Estado) nos pasará por encima sin misericordia».

La polarización y radicalidad del escenario político catalán se debe a que el líder de Convergencia se dispone a convocar el lunes unas elecciones autonómicas anticipadas -a la legislatura le quedaba aún más de un año- que por decisión propia ha planteado como plebiscitarias, unos comicios con los que quiere rodear la legalidad y sustituir al referéndum por la independencia que no le autorizaron a celebrar el pasado 9 de noviembre ni el Gobierno, ni el Congreso, ni el Tribunal Constitucional.

El decreto oficial, por supuesto, no hará la mínima alusión a esta pretensión, será idéntico a los otros diez anteriores con quese convocaron elecciones autonómicas en esta región para evitar que el Constitucional lo anule por violar la Carta Magna y usurpar la soberanía nacional. Pero Mas ya ha pactado por escrito con Oriol Junqueras y los movimientos secesionistas que si en septiembre obtiene la amplia mayoría que persigue será la señal que espera para oficializar en ocho meses un proceso unilateral de ruptura con España, que debe concluir en una declaración de independencia y la aprobación de la Constitución de la República Catalana.

Pese a todo, el dirigente independentista demuestra con sus llamamientos dramáticos a los indecisos para que se vuelquen en el apoyo a su plataforma que no tiene la seguridad de que vaya a ganar el órdago prebiscitario que él mismo ha lanzado. El propio barómetro sociológico del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat (el CIS catalán) apuntó el mes pasado, a solo tres meses de los comicios, dos elementos que abren un escenario de incertidumbre sobre el resultado del 27-S: los catalanes que no quiere romper con España le sacan ya siete puntos de ventaja a los secesionistas y los partidos independentistas y las siglas partidarias de seguir formando parte España -aunque entre ellas haya todo tipo de diferencias sobre el encaje territorial y el grado de autogobierno- están empatadas en intención directa de voto.

EMPATE TÉCNICO

El CEO, efectivamente, deja claro que el proyecto independentista está en sus horas más bajas, pues los catalanes partidarios de la secesión han pasado de ser el 56% en octubre de 2012, justo en el momento en el que Mas se subió a la ola separatista de las ‘diadas’ multitudinarias, a representar solo el 42,9% en junio pasado. Los indecisos se han decantado de forma acelerada, desde el fiasco que supuso el amago de referendo del 9-N, por la permanencia en España, hasta suponer ya el 50%. De hecho, según la misma encuesta, solo el 37% opta abiertamente por un estado catalán independiente frente al 57% que se reparte entre el deseo de una relación regional, autonómica, federal o confederal con España.

Este sentimiento tiene una traslación casi paralela a la política. Los dos partidos que sostienen ‘Juntos por el sí’ -Convergencia y Esquerra- más la CUP, las dos únicas listas independentistas del 27-S, las que podrían traducirse como el ‘sí’ en el pretendido plebiscito, reúnen una intención directa de voto del 33,6%. Pero la suma de ‘Cataluña sí que puede’ -Podemos, Iniciativa e IU-, el PSC, Ciudadanos y el PP, los partidos que con sus grandes diferencias no aceptan una declaración unilateral de independencia, el ‘no’ objetivo del 27-S según interpreta el propio Mas, son el 32,5%.

Sin embargo, a este aparente empate técnico puede romperse por un dato bastante negativo para las pretensiones del mundo independentista. El CEO de junio aún otorgaba intención de voto a toda CiU, sin contemplar la inmediatamente posterior ruptura de la coalición y la salida de Unió, que se escindió de CDC después de tres décadas justamente por ser contraria a la secesión. Es decir, la intención de voto del ‘no’ era en junio pasado ya algo superior a la del ‘sí’, según la propia encuesta oficial de la Generalitat.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual