Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Nacional Nacional

La Hemeroteca
Elecciones autonómicas 2015

La presión de Ciudadanos hace dimitir a 2 consejeros del PP madrileño implicados en la 'Operación Púnica'.

Albert Rivera, sin embargo, considera insuficiente el paso y asegura que su partido dice no a la investidura de Cristina Cifuentes

0
Actualizada 05/06/2015 a las 10:27
  • Colpisa. Madrid
Ciudadanos obtuvo su primera victoria política en la negociación de los pactos postelectorales con la dimisión de los dos consejeros del Gobierno de Madrid imputados en la 'operación Púnica' por presuntos delitos de corrupción. Con las renuncias a sus cargos de Lucía Figar y Salvador Victoria el PP elimina el principal obstáculo para cerrar un acuerdo con el partido de Albert Rivera que permita la investidura de Cristina Cifuentes y prolongar cuatro años más las dos décadas de gobiernos populares.

Pero Ciudadanos, lejos de conformarse, tensó más la cuerda y advirtió que "no se conforma" aunque aceptó que es "un punto de partida" para negociar. El ministro de Justicia, el portavoz en el Congreso y dirigente varios del PP se emplearon a fondo en las últimas 48 horas para negar que las imputaciones de Victoria y Figar, personas del círculo más estrecho de Esperanza Aguirre, tuvieran que desembocar en dimisiones. Pero por primera vez en mucho tiempo las exigencias externas pesaron más que las opiniones internas y ambos consejeros renunciaron a sus cargos, un paso que de todos modos debían dar en los próximos días una vez que se constituya el nuevo Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Los dos admitieron que dimitían porque no querían ser "un impedimento" para la investidura de Cristina Cifuentes, pero no por su situación procesal ya que, como todos los imputados, están convencidos de su inocencia en los acuerdos comerciales de sus departamentos con las empresas de la trama Púnica. Tanto Figar como Victoria negaron además que hayan decidido irse a su casa por presiones superiores del PP. "La decisión parte de mí", aseguró la ya extitular de Educación. Los motivos son "estrictamente personales y familiares", afirmó el exconsejero de Presidencia. Esperanza Aguirre guardó silencio, como ha hecho en los últimos días.

La continuidad en sus cargos se había convertido en un inesperado tropiezo en las negociaciones entre el PP y Ciudadanos para la investidura de Cifuentes. Un acuerdo que, de entrada, parecía fácil por razones personales, la candidata popular y Rivera son amigos personales, y políticas, el proyecto de Cifuentes tiene más semejanzas con el de Ciudadanos que con el de otros candidatos populares.

Pero el líder del partido naranja y sus negociadores hicieron saber que sin dimisiones el acuerdo era imposible.

Perdida la Comunidad Valenciana, el PP no estaba dispuesto a dejarse arrebatar la Comunidad de Madrid, su joya autonómica y banco de pruebas de muchas políticas planteadas después por el Gobierno central. Quedarse sin esos dos territorios hubiera supuesto una derrota electoral para Mariano Rajoy en toda regla.

Lista "muy complicada" Pero Rivera aplicó el manual de las negociaciones y reclamó al PP que no venda la piel del oso antes de cazarlo. Ciudadanos, dijo, "no se conforma" con este paso y quiere ver más compromisos claros del PP en la lucha contra la corrupción, entre ellos que todo cargo público imputado por corrupción dimita.

Aun quedan sin renunciar dos diputados autonómicos populares por Madrid que fueron imputados por el juez Eloy Velasco al mismo tiempo que los dos consejeros. Asimismo, hay un miembro de la candidatura de Cifuentes que tenía abierta una causa por corrupción que se archivó en las últimas horas y que despierta las sospechas de Ciudadanos.

El portavoz del partido naranja en Madrid, Pedro Núñez Morgades, advirtió este jueves mismo que la lista del PP en la Comunidad de Madrid es "muy complicada" y hay otras personas que "deberían a lo mejor dar un paso muy parecido" al de los consejeros. Cifuentes denunció en la campaña que su candidatura no era la suya porque se elaboró en gran medida con los criterios que impuso Esperanza Aguirre.

Rivera insistió en que la candidata debe dar más pasos para "romper" con la corrupción y "limpiar" el PP de Madrid, organización de la que Aguirre aún es la presidenta, y lo será al menos hasta después de las elecciones generales, salvo que renuncie. Mientras Cifuentes no avance por ese camino, advirtió el líder de Ciudadanos, su partido sigue "en el no" a la investidura. Parece, sin embargo, una negativa más retórica que real porque la alternativa a no apoyar a la aspirante del PP es permitir, ya sea con su voto favorable o con la abstención, al candidato socialista, Ángel Gabilondo, hacerse con el Gobierno madrileño respaldado por Podemos.

El propio Rivera ha dicho que su programa es incompatible, sobre todo en el terreno económico, con el de la organización que encabeza Pablo Iglesias



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual