Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
'Trama Púnica'

Las imputaciones al PP acercan al PSOE a la alcaldía de Madrid

  • Además, las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo han convertido a Ciudadanos en un actor necesario y determinante

Los consejeros de la Comunidad de Madrid Salvador Victoria y Lucía Figar.

Las imputaciones al PP acercan al PSOE a la alcaldía de Madrid

Los consejeros de la Comunidad de Madrid Salvador Victoria y Lucía Figar.

EFE
0
03/06/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
No se habían reunido nunca, pero las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo han convertido a Ciudadanos en un actor necesario y determinante (menos de lo que hacían prever las encuestas, eso sí) para la gobernabilidad de muchas regiones y ayuntamientos y Albert Rivera ha empezado a mover sus fichas. El líder de la joven formación se reunió este martes de manera sucesiva con el secretario general del PSOE -Pedro Sánchez- y el presidente del Gobierno -Mariano Rajoy-, con una cuestión clave de fondo: la Comunidad de Madrid.

Oficialmente, unos y otros aseguran que hablaron de cosas como "la situación política del país", Cataluña o la "regeneración política", y que quedaron, al menos Rivera y Sánchez, en que los pactos postelectorales se tratarán en el ámbito autonómico y municipal por los dirigentes implicados.

Pero a nadie se le escapa que Madrid no es una comunidad autónoma más, es un centro de poder económico e institucional con una enorme proyección nacional. Así que era imposible dejarla al margen. Más, aún, dado lo abierto de la situación. Las cosas se le están poniendo más difíciles de lo que parecía al PP para mantener el gobierno autonómico. La imputación de los consejeros Salvador Victoria y Lucía Figar por parte del juez Eloy Velasco, que investiga la 'operación Púnica', llevó este martes a Ciudadanos a advertir a la candidata popular, Cristina Cifuentes, de que el asunto no le gusta y "complica cualquier acercamiento" para la investidura. Así que, aunque las conversaciones no están rotas, el PSOE sabe que ahora tiene la oportunidad de meter el dedo en la llaga y no la desaprovechará. Ciudadanos tiene la llave para permitir que Pedro Sánchez se apunte una victoria de calado frente al PP, pero también frente a sus adversarios internos, que cuestionaron su decisión de destituir al secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, a cien días de las elecciones para hacer candidato al exministro Ángel Gabilondo. Por eso los socialistas, desde el líder de la gestora del PSM -Rafael Simancas- al portavoz parlamentario -Antonio Hernando-, salieron en tromba para defender que sería inconcebible que quien que hace bandera del discurso de regeneración acabe apoyando al PP "de Esperanza Aguirre".

Cifuentes, ostensiblemente enemistada con la candidata a la alcaldía y aún presidenta de su partido en la región, fue la ganadora de las elecciones con 48 escaños. El PSOE tiene 37; Podemos, 27; y Ciudadanos, 17. La mayoría absoluta está en 65, de modo que el PP necesitaría el 'sí' de la formación que preside Albert Rivera para gobernar, mientras que a Gabilondo le bastaría con su abstención siempre y cuando contara con el apoyo del partido de Pablo Iglesias.

SIN FAVORES

La situación es endiablada para la candidata popular porque no está en su mano tomar ninguna decisión sobre los consejeros imputados y quien podría hacerlo, el presidente de la comunidad, Ignacio González, no tiene ningún interés en hacerle favores. Él, de hecho, habría querido repetir como candidato. A su favor tiene, aun así, que Ciudadanos es perfectamente consciente de que la exdelegada del Gobierno y Aguirre no son lo mismo. No en vano, Ignacio Aguado, su líder madrileño, tuvo también en cuenta en sus advertencias que ni Victoria ni Figar están en la lista del 24-M.

Hay, aun así, otro asunto feo rondando las conversaciones entre partidos y es la situación del número siete en la candidatura de Cifuentes, Álvaro Ballarín. El presidente del distrito de Moncloa fue imputado por prevaricación y desimputado hace solo unos días después de que la empresa que se había querellado contra él retirara la acusación. Algo que tanto el PSOE, pero también Ciudadanos, consideran sospechoso. En todo caso, nada está escrito. Albert Rivera quiere jugar bien sus cartas para evitar que la imagen de partido ideológicamente neutro que trató de construir antes de las elecciones autonómicas y municipales se evapore de la noche a la mañana con los pactos postelectorales, así que va con pies de plomo. Además, él y Pablo Iglesias se miran de reojo para encajar las piezas de un puzle que puede ser determinante de cara a las generales. Ambos han dejado claro que no entrarán en gobiernos que no presidan, pero encumbrar a según quién también es mojarse.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual