Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Elecciones autonómicas 2015

CiU medita aplazar las elecciones plebiscitarias tras perder Barcelona

  • El próximo 14 de junio, Unió decidirá si apoya o no la hoja de ruta soberanista pactada entre Convergència y Esquerra

El presidente de la Generalitat Artur Mas, durante su intervención en la sesión de control a su Gobierno este miércoles en el Parlament de Cataluña.

Artur Mas insta a Rajoy a escuchar a los catalanes en las urnas

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.

efe
0
Actualizada 26/05/2015 a las 10:04
  • agencias. barcelona.
La pérdida de la alcaldía de Barcelona por parte de CiU, en su poder durante los últimos cuatro años, reabrió el debate en la federación nacionalista sobre si Artur Mas debe retrasar o no los comicios autonómicos. Arrecian las voces que reclaman un aplazamiento, pues entienden que unas elecciones dentro de solo cuatro meses podrían suponer un nuevo retroceso para la coalición y todo el proceso independentista. El asunto estará sobre la mesa hasta el próximo 14 de junio, que es cuando Unió decidirá si apoya o no la hoja de ruta soberanista pactada entre Convergència y Esquerra. Que la fecha de las autonómicas es un tema incómodo para CiU lo demuestra el hecho de que dos de los dirigentes de la federación, Lluís Corominas y Ramon Espadaler, evitaran en sus comparecencias públicas de este lunes confirmar la convocatoria de elecciones para el 27 de septiembre. "Ya hablaremos", dijo Mas. Este martes podría aclarar su posición en una entrevista en la radio pública catalana.

El caso es que los resultados del domingo han escocido en CiU, a pesar de que las urnas ofrecieron diferentes interpretaciones en clave de proceso soberanista catalán y como suele ocurrir en estos casos cada uno se agarra a la que más le interesa. La primera es que los votos de las fuerzas partidarias de la independencia no alcanzaron ni de lejos el 50%. CiU, ERC y la CUP sumaron el domingo el 45% de los sufragios emitidos en Cataluña, siete puntos más que hace cuatro años, lo que supone un avance considerable para el soberanismo. "El país ha hablado alto y claro a favor del nuevo Estado catalán", afirmaron desde Esquerra. "Ha habido más votos por la independencia, el proceso sale reforzado", añadieron los republicanos.

PSC, PP y Ciudadanos sumaron el 32% de los votos, que añadidos a los de Iniciativa y las distintas coaliciones de unidad popular en las que participaba Podemos, elevó los partidarios de una Cataluña dentro de España, con importantes matices entre unos y otros, casi al 44%, dos puntos más que en las últimas elecciones municipales.

A MÁS SOBERANISMO, MENOS VOTOS

En votos el independentismo se muestra satisfecho y cree que no puede sentirse debilitado tras el 24-M. El problema para el soberanismo fue la ciudad de Barcelona, por su importancia y su simbolismo como capital de Cataluña. CiU perdió la alcaldía y se dio cuenta de que pasarán años hasta que la conquiste en otras capitales como Tarragona y Lleida, así como en Badalona o L’Hospitalet, las localidades más pobladas de Cataluña. CiU logró mantener la primera posición como partido más votado en Cataluña. Pero perdió 110.000 sufragios respecto a 2011. Su evolución electoral es inversamente proporcional a su grado de independentismo. Cuanto más secesionista, peor le van las cosas en las urnas.

Así, la diferencia entre 2011 y 2015 es considerable: hace cuatro años, CiU ganó al alcaldía de Barcelona y tenía 62 diputados en la Cámara catalana. Hoy tiene 50 escaños, las encuestas no le otorgan más de 35 en unas próximas elecciones y ha perdido la alcaldía de la capital, la joya de la corona municipal. Esta continua sangría electoral ha precipitado una reflexión en CiU, que este lunes mostró abiertamente su "preocupación" por el proceso soberanista como consecuencia de la victoria de Ada Colau. "No hay que precipitarse con decisiones de ninguna naturaleza", apuntó Ramón Espadaler, secretario general de la federación.

Lo dijo porque antes de las elecciones, dirigentes de Convergència, y sobre todo de Unió, advirtieron de que en caso de que Xavier Trias perdiera ante Colau sería necesario replantear la fecha electoral del 27 de septiembre. La cúpula de CiU llamó a la calma y a la prudencia. "Ya haremos en su momento los otros debates", expresó Corominas. Lo hacía al mismo tiempo que muchas voces de su partido pedían a Mas, a través de las dos diarios catalanes de mayor tirada, que reconsidere su intención de convocar a los catalanes. El asunto estuvo sobre la mesa de la reunión de la Comisión Ejecutiva Nacional que CiU celebró ayer, aunque de momento no hay marcha atrás.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual