Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Nacional Nacional

La Hemeroteca
POLÍTICA ECONÓMICA

Rajoy quiere 'vender' los Presupuestos de 2016 antes de disolver el Congreso

  • El PP quiere presentar y tramitar las cuentas públicas aunque no dé tiempo a tramitarlos y aprobarlos en el Parlamento

Rajoy 'venderá' los Prespuestos de 2016 antes de disolver el Congreso

Rajoy 'venderá' los Prespuestos de 2016 antes de disolver el Congreso

Rajoy vota en el colegio electoral de Bernardette de Aravaca, en Madrid.

EFE
0
25/05/2015 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
El Gobierno, salvo que los populares sufran una debacle electoral que les obligue a replantearse toda su estrategia, tiene previsto acabar la legislatura con el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2016 aprobado por el Consejo de Ministros y presentado en el Congreso de los Diputados antes de disolver las Cortes para celebrar, probablemente en noviembre, las elecciones generales.

Mariano Rajoy quiere poder presentar y ‘vender’ los primeros Presupuestos de salida de la crisis aunque no haya tiempo para tramitarlos y aprobarlos por el Parlamento. También pretende dejar claro, al menos eso mantienen fuentes del grupo popular, que agota la legislatura sin parar su actividad legislativa e institucional un solo minuto y con los deberes hechos para el siguiente Ejecutivo, sea el suyo o de otro color.

No existe confirmación oficial en tal sentido del Ejecutivo de Rajoy, que tampoco ha desvelado aún en qué fecha prevé convocar las elecciones generales, pero tanto el grupo parlamentario del PP en el Congreso como el propio Ministerio de Hacienda trabajan ya con la previsión de elaborar las cuentas públicas del próximo año.

Hacienda ultima en este momento el documento de techo de gasto para 2016, el cálculo de los ingresos, gastos y déficit del Estado previstos para el año próximo, que enviará al Congreso antes de finales de junio. Una vez fijado y aprobado este marco de las finanzas públicas para 2016, pasará a concretar las posibilidades de gasto por ministerios y partidas y las transferencias a las comunidades, entidades públicas y altos organismos del Estado, en definitiva, los Presupuestos Generales, con el objetivo de tenerlos acabados para que puedan ser enviados al Parlamento en septiembre. Trabajan exactamente igual que si fuese un año no electoral, según confirmaron fuentes del departamento de Cristóbal Montoro.

El grupo parlamentario, que prepara un apretado programa de actividad legislativa para el verano, con vacaciones parlamentarias mucho más breves de las habituales y muchos procedimientos de urgencia, trabaja con la idea de tener aprobadas para la tercera semana de septiembre las aproximadamente 45 leyes que están en diferentes fases de tramitación en el Congreso y Senado, algunas incluso recién llegadas, y con la instrucción de que antes de que acabe ese mes llegará a la cámara baja Montoro con su proyecto presupuestario.

Las fuentes consultadas son conscientes de que el proyecto, que precisa de una tramitación de más de dos meses y medio -normalmente se ratifica en el último pleno de diciembre- no puede aprobarse si Rajoy mantiene la previsión de que las cámaras estén disueltas antes de la primera quincena de octubre para poder colocar las urnas a final de noviembre, cuando se cumplen justamente los cuatro años de legislatura. Pero lo que sí les han dicho desde el Gobierno es que el proyecto va a llegar.

LAS CRÍTICAS DE 2011

Dirigentes del grupo popular consideran que es una actitud lógica si se recuerdan las durísimas críticas que Rajoy y el PP lanzaron a José Luis Rodríguez hace cuatro años, cuando ante su adelanto electoral al 20 de noviembre rechazó elaborar unos Presupuestos para 2012 y forzó una prórroga. Ellos, indican, no van a hacer ahora lo mismo.

Lo que no dicen es que la situación que lleva a unos y a otros a tomar una u otra opción ha cambiado mucho. Al PSOE, en 2011, no le interesó políticamente lo más mínimo dejar hecho un proyecto de Presupuestos porque en el camino a las urnas habrían tenido que adelantar durísimas medidas para cumplir con las exigencias de la UE y evitar el rescate, como se vio nada más llegar Rajoy, que tuvo que reducir unos 20.000 millones de déficit entre subidas de impuestos y recortes del gasto público.

Ahora, al contrario, tras un primer año sin recesión y ante un 2016 para el que propio cuadro macroeconómico del Gobierno prevé un crecimiento de la actividad de casi el 3% y un aumento de los empleados por encima de medio millón, los Presupuestos que en septiembre podría presentar Rajoy marcarían de hecho el arranque de la precampaña, con muy posibles anuncios de rebajas del IRPF y del IVA y con probables promesas de mejoras en las partidas de personal, inversión y gasto social.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual