Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Elecciones autonómicas 2015

Pablo Iglesias cierra una campaña ambigua y con poco banquillo

  • ​La campaña de Podemos ha estado marcada por la corta vida de la formación, por la falta de concreción que sus principales responsables

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su intervención en el mitin de cierre de campaña.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su intervención en el mitin de cierre de campaña.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante su intervención en el mitin de cierre de campaña.

efe
0
23/05/2015 a las 06:00
  • colpisa
La campaña de Podemos ha estado marcada por la corta vida de la formación, por la falta de concreción que sus principales responsables han mostrado frente temas relevantes de la política nacional y por la dependencia de sus caras más conocidas a la hora de pedir el voto.

Las principales críticas recibidas se han centrado en la ambigüedad en la que se han mantenido los dirigentes del partido durante las últimas semanas. La presentación el 5 de mayo de un programa conformado por 215 medidas con propuestas moderadas respecto a las presentadas en las europeas consiguió aplacar en parte las críticas, que a partir de entonces se centraron en los supuestos vaivenes de Podemos para atraerse al electorado de centro.

A lo largo de esta campaña, Podemos ha evitado definirse sobre distintas cuestiones bajo la justificación de que estas son unas elecciones autonómicas, no generales. Así, en el tintero se han quedado asuntos como si la formación es favorable a la implantación de la república, el modelo territorial por el que aboga, el sistema educativo que defiende o si impulsará una reforma electoral.

En lo que concierne a los grandes partidos, Podemos ha seguido una estrategia bien definida. Frente al PP ha blandido la corrupción y los recortes sociales. Aunque menos belicoso con el PSOE, Pablo Iglesias ha repetido una y otra vez que el que único voto socialista útil para descabalgar al PP es el que va a su partido. Más aún, ha insistido en que todo «socialdemócrata de corazón» no tiene más opción ideológica que la de su formación frente a un PSOE que carece de agallas para enfrentarse a los poderosos.

NÚCLEO DURO

Otro condicionante en la campaña de Podemos ha sido su insuficiente número de caras familiares para el electorado. De sus trece candidatos autonómicos, sólo el aragonés Pablo Echenique era conocido por la ciudadanía antes del inicio de la campaña. Ante esta situación los pesos pesados del partido, Iglesias, Íñigo Errejón y Carolina Bescansa, han debido multiplicarse para arropar a sus candidatos regionales.

Podemos también ha dado protagonismo a otros dirigentes, como Irene Montero o Rafa Mayoral, para dotar de más profundidad a su banquillo. Sin embargo, ha sido el núcleo duro el que al llegar las grandes citas ha dado el do de pecho. De él formaba parte hasta su dimisión Juan Carlos Monedero. Precisamente el exdirigente acudió hoy al mitin de cierre en Madrid. Y allí, en un símbolo de unidad estrechó la mano a Errejón, el mismo con el que pugnó sin éxito por decidir la estrategia del partido y al que tras su marcha tachó de "general mediocre".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual