Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Elecciones 2015

El Gobierno reparte millones de euros a diez días de los comicios

  • El Consejo de Ministros aprobó este jueves créditos extraordinarios en el ecuador de la campaña mientras espera que el 24-M se vote estabilidad

Sáenz de Santamaría y Wert, tras la reunión del Consejo de Ministros.

El Gobierno reparte millones de euros a diez días de los comicios

Sáenz de Santamaría y Wert, tras la reunión del Consejo de Ministros.

EFE
0
Actualizada 15/05/2015 a las 00:28
  • Colpisa. Madrid
Como si fuera la mañana de Reyes, cada medida aprobada este jueves por el Consejo de Ministros llevaba asociada una inversión millonaria. A diez días de las elecciones, en plena campaña electoral, las cifras llegaron a abrumar en la rueda de prensa. Casi 18.000 millones destinados a la financiación de las comunidades autónomas, 225.000 para la octava versión del plan PIVE que incentiva la compra de coches nuevos, 5.400 asignados al Plan integral de apoyo a la familia, un crédito extraordinario relacionado con el cine de 16 millones euros, otros 200 enfocados a las obras de construcción del tren lanzadera a la nueva terminal del aeropuerto del Prat. Y todo en euros, como le recordó la vicepresidenta a un despistado ministro de Educación que, sin intención, rebajó el esfuerzo hablando de millones de pesetas.

Consciente de la percepción que se extendía a medida que avanzaba su relato, Soraya Sáenz de Santamaría trató de darles a los anuncios un halo de normalidad. "Mire -respondió a una pregunta-, es que nosotros como Gobierno tenemos que seguir trabajando, y este año, que se convocan cuatro elecciones, si estuviéramos al calendario electoral no sé qué íbamos a aprobar en el Consejo Ministros". Las reformas y las medidas se han sucedido, quiso insistir en ello, durante toda la legislatura. Pero lo cierto es que este jueves coincidían con la entrada en el ecuador de la campaña.

El Ejecutivo está combinando estos días su actividad de gestión diaria con la participación masiva en mítines y encuentros del PP. No solo el presidente del Gobierno. Su número dos y los ministros se han volcado en cuantos actos electorales se les reclama en la búsqueda del voto que se fue, el voto reflexivo, el voto defraudado. Y así se ha llegado a la octava jornada de la campaña que este viernes acerca al jefe del Ejecutivo hasta Galicia. Si bien su delfín, el presidente Alberto Núñez Feijóo, no se somete a las urnas, en los municipios los ciudadanos tendrán que elegir a los alcaldes.

La vicepresidenta está convencida de que, llegado el 24-M, los españoles "tendrán en cuenta" la importancia de la estabilidad política y económica del país. Y en sus manos deja Sáenz de Santamaría el juego de mayorías con el que desean que se les gobierne. En Andalucía el desenlace de los comicios ha abocado a la socialista Susana Díaz, ganadora de las elecciones, a un escenario de serias dificultades para cerrar un pacto que permita su investidura.

La situación podría repetirse ahora en otras regiones, porque aquellos tiempos de mayorías absolutas parecen haber pasado a la historia con la irrupción de nuevas fuerzas políticas. En todos esos casos, los barones populares han mirado hacia Ciudadanos como la opción más plausible para alcanzar consensos que permitan mantener el poder territorial del PP. Pero sumergidos en la batalla electoral, tanto la formación de Albert Rivera como la de Mariano Rajoy se rebelan ante quienes ven el pacto como un hecho consumado.

PACTOS

Uno de los requisitos que plantea Rivera para llegar a acuerdos, la elección de los candidatos por primarias, ha revuelto las aguas del PP, donde se rechaza el "chantaje" para negociar. "Si dicen que pueden pactar con todos tendrán que dar explicaciones de dónde está su programa político y lo que defienden, porque los programas económicos de PP y Podemos se parecen como un huevo a una castaña", replicó la vicepresidenta, segura de que en este caso no habrá confusión.

El argumento lo comparte la aspirante popular al Gobierno regional de Madrid, Cristina Cifuentes, que este jueves marcó su línea roja para pactar con otros partidos. "En la medida en la que propongan cosas difíciles de aceptar o difícilmente compatibles con el programa del PP, pues será más difícil llegar a acuerdos", avanzó.

Sobre Ciudadanos no hay una postura unitaria entre los populares. Unos subrayan las diferencias programáticas, otros optan por no criticar al rival, y Cifuentes, por ejemplo, comparó el proyecto de su amigo personal, Rivera, con un refresco "que te apetece muchísimo tomártelo, pero que cuando lo tienes un rato abierto se le van las burbujas". Quien más claro lo ve es el expresidente José María Aznar y su fundación FAES, que para recuperar a los votantes del PP que se fugan a Ciudadanos advierte de que es una formación que quiere acabar con los populares.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual