Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Nacional Nacional

La Hemeroteca
Elecciones 2015

Pedro Sánchez, solo en Andalucía, pretende romper las mayorías del PP

  • El Partido Socialista aspira a recuperar Sevilla y Huelva y, con la ayuda de las fuerzas emergentes, Málaga y Granada

Sánchez, en un acto electoral celebrado en Jaén.

Pedro Sánchez, solo en Andalucía, pretende romper las mayorías del PP

Sánchez, en un acto electoral celebrado en Jaén.

EFE
0
Actualizada 13/05/2015 a las 22:34
  • Colpisa. Jaén
"Después de lo que ha pasado el 22 de marzo, queda claro que el PP pide el voto para seguir como siempre; Podemos y Ciudadanos, para bloquear las instituciones y crear problemas; y los socialistas para gobernar para la mayoría y buscar soluciones a los problemas de la gente", dijo este miércoles Pedro Sánchez en Jaén. No llegó a Andalucía, precisamente, el día en el que más podían sonreír las cosas al PSOE.

El impulso de la victoria hace casi dos meses por Susana Díaz, en su estratégico adelanto electoral, lleva días diluyéndose en el marasmo de una investidura que se antoja imposible antes de las elecciones del 24 de mayo y las dudas de una jueza sobre el procedimiento de adjudicación de las minas de Aznalcóllar no hacen sino emborronar aún más el escenario, pero el líder socialista ya estaba decidido de antemano a volcarse en una tierra que apenas ha podido pisar desde que es secretario general.

Su reto es tratar de dar la vuelta a la hegemonía del PP en las capitales de provincia y para intentarlo hizo de la necesidad virtud. Argumentó que la negativa de las fuerzas de la oposición a facilitar a Díaz la formación de gobierno es la prueba de que los socialistas son los únicos que pueden y quieren ganar a la derecha y, para dar fuerza al argumento, se apoyó en la disposición de líder de Podemos a hablar con todas los partidos, incluidos los populares y Bildu.

Sánchez, que es consciente de lo que se juegan tanto el partido como él mismo en estos comicios, se echó a la carretera hace ya veinte días, quince antes de la pegada de carteles que marca el inicio oficial de la campaña, para no dejar apenas rincón de España por pisar. En principio, en su gabinete habían cerrado una agenda que incluía seis de las ocho principales ciudades andaluzas en estas dos últimas semanas, pero aún cabe la posibilidad de que acabe visitándolas todas. "No sé qué tal le irá, pero desde luego lo que nadie podrá echarle en cara es que no se lo ha trabajado", admitió un dirigente que aún tiene reservas sobre su capacidad de liderazgo.

Independientemente del porcentaje de voto que puede mover una campaña -la ciencia política establece que es el período en el que se deciden aproximadamente el diez por ciento de los electores-, él ha decidido dejarse la piel. Y tras dejar Bilbao y asistir a la sesión de control al Gobierno en el Congreso, este miércoles dio un paseo por la plaza del Carmen de Granada, almorzó con jóvenes empresarios, salió zumbando hacia la localidad de Churriana de la Vega a la hora del café, a la del té celebró un acto en la la también granadina Las Gabias y terminó la jornada en Jaén. Pero lo cierto es que si se trata de rentabilizar electoralmente tanto ajetreo puede ser un esfuerzo vano.

No cuenta con la ayuda de Susana Díaz, que todavía no ha confirmado siquiera si compartirá escenario con Sánchez el jueves en Sevilla -el miércoles estuvo en Huelva y este jueves, cuando el secretario general visita Cádiz y Málaga, se irá a Asturias para un mitin con el presidente Javier Fernández-; pero, con o sin ella, las expectativas de los socialistas en las municipales no son halagüeñas, al menos si se habla de núcleos urbanos. En 2011, el año de su gran debacle, perdieron todas las capitales andaluzas, incluido el histórico y simbólico feudo de Sevilla, en manos de un PP que nunca había acumulado tantas mayorías absolutas. En el más optimista de los escenarios, ahora podrían formar gobierno en cuatro: Sevilla y Huelva, donde las cosas están muy ajustadas; y, con pactos y en función del resultado que logren los nuevos partidos, quizá Málaga y Granada.

Otra cosa son las diputaciones provinciales. Gracias a las zonas rurales, los socialistas conservan su poderío y prevén mantener la mayoría absoluta en la de Sevilla, conservar las de Huelva y Jaén y reconquistar Málaga y Córdoba. En resumidas cuentas, creen tener opciones de ganar en todas salvo en Almería.

SERENIDAD

En todo caso, y pese al incierto panorama, en el partido aseguran que a Sánchez se le ve sereno. Unos lo achacan a que el trote diario no le da para pensar en el mañana. Otros creen, en cambio, que, pese a que le disguste y perjudique la ansiada remontada, el complejo panorama andaluz también ha tenido efectos secundarios positivos sobre él. El hecho de que 52 días después de los comicios Susana Díaz siga sin ser investida presidenta anula casi por completo las posibilidades de que le plante cara en las primarias que el partido celebrará el 26 de julio para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno.

Ni siquiera se espera que impulse a otro aspirante. En el entorno de Sánchez creen que los resultados que se prevén para el PSOE en toda España lo hacen difícil, no porque vayan a ser buenos, sino porque, si son malos, muchos de los barones que estarán inmersos en sus procesos de reflexión y, si se acercan al mejor de los escenarios que plantean los sondeos, como Díaz ahora, tendrán que dedicar toda su atención a negociar con otras fuerzas políticas para poder formar gobierno en un proceso que no será sencillo. En el mejor de los escenarios, los socialistas aspiran a tener siete ejecutivos autonómicos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual