Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Elecciones en Andalucía

Podemos y Ciudadanos se enrocan y bloquean la investidura de Díaz

  • La presidenta en funciones de la Junta de Andalucía reprocha a la oposición que actúe como "el perro del hortelano"

3
07/05/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Sevilla
"Los ciudadanos cuando ven estas cosas no las entienden y por eso están hasta el gorro de los políticos". La presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz, trasladó este miércoles la presión al resto de partidos acusándoles de bloquear su investidura por intereses "electoralistas". Podemos y Ciudadanos, el objetivo prioritario de los socialistas, mantienen su negativa porque entienden que el PSOE no facilita la negociación al negarse a cumplir sus condiciones mínimas.

Díaz se despachó a gusto contra quienes le denegaron su confianza en la primera votación en el Parlamento autonómico y, con toda probabilidad, se la volverán a negar este viernes. "Están como el perro del hortelano, que ni gobiernan ni dejan gobernar", se quejó en Jaén, donde reprochó que Andalucía "no puede estar esperando a que alguno le salgan las cuentas el próximo 24 de mayo" por futuros intereses electorales dentro y fuera de la comunidad.

La secretaria general de los socialistas insistió en que su partido tiene la mano tendida y que ya ha hecho "lo que tenía que hacer", haciendo referencia al diálogo con el resto de fuerzas y a la inclusión de algunas de sus propuestas en su discurso de investidura. "Los distintos partidos lo han valorado como positivo, les gustaba la música, les gustaba la letra, tenía muchas cosas buenas", dijo aludiendo a las palabras de la portavoz de Podemos, Teresa Rodríguez, "pero en cambio no quieren que se forme gobierno en Andalucía".

La situación sin embargo, se ve de otra manera desde la orilla de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera creyó a finales de la pasada semana que el PSOE había aceptado su decálogo anticorrupción, punto de partida para debatir sobre programa y pensarse la abstención que se vio cerca tras la inclusión de varias de sus medidas económicas en el discurso de Díaz. Pero la firma de este pacto no llega, las bases se les echan encima por arrojarse a los brazos socialistas y el temor cunde ante la cercanía de las elecciones. Rivera, ante este panorama, se muestra tajante.

"El escollo" se llama Manuel Chaves, insistió, reclamando "fecha y hora" para que el expresidente abandone su escaño en el Congreso cumpliendo el primer punto del decálogo. "Sería difícil de entender para los andaluces que no se inicie la legislatura porque el PSOE no quiere internamente hacer limpieza", dijo. "No puede haber -insistió- cláusulas ni excepciones", menos aún sobre un expresidente andaluz. Rivera resumió el desencuentro en una frase: "el PSOE debe mover ficha de verdad".

BANCOS Y DESHAUCIOS

Los de Pablo Iglesias se encuentran en una tesitura parecida. Reiteran que los socialistas siguen sin facilitar el dato de la plantilla de altos cargos de confianza y directivos de las distintas empresas públicas, entes y fundaciones para poder concretar la propuesta de reducción de estos puestos para aumentar los contratos de profesores y personal sanitario. Este miércoles mismo se desmarcaron del informe elaborado por los servicios jurídicos de la Junta de Andalucía contrario a retirar las cuentas de la Junta de Andalucía de los bancos que desahucian porque se incumpliría el procedimiento de la Ley de Contratación. Podemos exige la ruptura con las entidades financieras responsables de los desahucios.

Podemos achaca la negativa a la falta de voluntad del PSOE de plantarse ante los bancos "porque estos son quienes le financian. Y esta es la razón por la que el PSOE nunca, a la hora de la verdad, puede ponerse del lado de la gente en lugar de del lado de los poderosos que le financian las campañas", dijo el secretario de Organización, Sergio Pascual, que aseguró que votarán no en la votación del viernes.

No es la primera vez que la cámara andaluza vive un escenario de incertidumbre. Ya ocurrió en 1994, cuando Chaves no logró los apoyos de la mayoría de los diputados hasta la tercera votación y gracias a una treta de IU. Para evitar una abstención que se entendiera como un sí tras una dura negociación, la coalición recurrió a una fórmula fuera del reglamento consistente en que sus parlamentarios proclamaron, a medida que eran llamados a votar, "no participo en la votación", de esa manera redujeron la cifra para alcanzar la mayoría. Fue un presagio de una legislatura que tampoco duró más de dos años y fue conocida como la de la "pinza" por las votaciones conjuntas de IU y PP.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual