Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES 2015

El PSOE trabaja a contrarreloj con Ciudadanos y Podemos para la investidura de Díaz

Quieren que en la votación del jueves el partido que lidera Albert Rivera se abstenga, y puede que los de Pablo Iglesias también lo hagan

Semana decisiva para Susana Díaz

Susana Díaz inicia su semana decisiva. Un pacto contra la corrupción ya cerrado y que firmará con Ciudadanos, que ha generado algunas perspicacias en las bases del partido de Rivera, porque podría convertirse en la clave de la investidura.

ATLAS
El PSOE trabaja con Ciudadanos y Podemos para la investidura de Díaz

El PSOE trabaja con Ciudadanos y Podemos para la investidura de Díaz

La candidata socialista a la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Efe
2
Actualizada 04/05/2015 a las 10:50
  • Colpisa. Sevilla
Los socialistas negocian a marchas forzadas con Ciudadanos, pero también con Podemos, para asegurar la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía en la primera semana de mayo. La idea del PSOE es que en la votación del jueves se escenifique con la abstención del partido que lidera Albert Rivera, aunque algunos dirigentes socialistas tampoco descartan que los de Pablo Iglesias se sumen a última hora.

Díaz anunció este domingo que en su discurso de investidura de este lunes presentará "el paquete más potente de lucha contra la corrupción que se ha conocido en España". Los socialistas, añadió en su intervención en la fiesta de la rosa en la localidad gaditana de Chiclana, van a ser "valientes" y llevarán hasta "el límite" la transparencia en la próxima legislatura. Un claro gesto hacia los dos partidos emergentes, que han puesto el acento de sus condiciones en este punto. Nada dijo Díaz de la postura que pueda adoptar el PP porque este fin de semana, dijo, "ha estado de puente" y no ha tenido interlocutor.

Las tortuosas negociaciones mantenidas para la investidura de la líder del PSOE andaluz han sido y son un banco de pruebas para lo que va a ocurrir en el resto de España después de las elecciones del 24 de mayo porque no va a haber mayoría absoluta en casi ninguna comunidad ni en los principales ayuntamientos y todos estarán obligados a pactar. Además, la sombra de las próximas elecciones generales a fin de año se cierne sobre todas las fuerzas políticas.

Ningún partido quiere dar un paso en falso y miden hasta el milímetro sus actuaciones y, sobre todo, buscan una buena justificación ante sus votantes si deciden alcanzar pactos. En este escenario Ciudadanos y Podemos, que en Andalucía han dado el salto a la primera división de la política nacional, han intentado erigirse como partidos útiles que pueden lograr orientar políticas incluso desde la oposición. Un mensaje que ha abierto no pocos debates internos dado que, en la práctica, eso supone hacer concesiones a los partidos tradiciones, la casta, a los que dicen querer renovar.

La formación de Rivera ha sido la primera en mover ficha, aunque se ha hecho de rogar tardando más de un mes en sentarse a negociar con el PSOE. Justo el tiempo que los socialistas se han demorado en firmar un pacto anticorrupción que permitiera al fin desbloquear una investidura que iba camino de encallarse amenazando incluso con una nueva cita con las urnas.

Pero tanto Rivera como la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, no han dudado en apuntarse el tanto de la retirada 'en diferido' de los expresidentes José Antonio Griñán y Manuel Chaves, imputados por el caso de los ERE, y confían que entre los suyos este mensaje sea suficiente para que se acepte el acercamiento a los socialistas.

ALTOS CARGOS

Solventado este sacrificio interno, que era condición imprescindible para las conversaciones, los socialistas negocian ahora contrarreloj la incorporación de algunas medidas programáticas de Ciudadanos, y tratan de buscar salida a la demanda de Podemos de reducir en 500 el número de altos cargos para contratar personal educativo y sanitario.

El PSOE ansía también su abstención en la investidura. Una demanda difícil dado que, como sabe Podemos, los cargos de libre designación son precisamente el coto donde los socialistas premian a los suyos. Habrá que esperar al lunes, o incluso al jueves, para ver hasta dónde es capaz de ceder el PSOE en este sentido.

Las negociaciones han permitido comprobar, como ya se preveía, que ahora existen dos bandos muy diferenciados, los viejos y los nuevos. Los emergentes se quejan de que los tradicionales, especialmente el PSOE, emplean "modos muy antiguos" de hacer política bajo el prisma de las mayorías absolutas y "no se están dando cuenta de la nueva realidad". Por eso piden luz y taquígrafos y menos reuniones secretas o bajo cuerda. En su contra, las fuerzas tradicionales les reprochan su falta de visión institucional y su lógica bisoñez.


  • ¡Ciudadanos!
    (04/05/15 09:15)
    #2

    Ciudadanos no negocia con la 'casta', negocia con uno de los partidos tradicionales, pues nunca los ha calificado de 'casta'. Otros no pueden decir lo mismo, negociarán con la 'casta', pues meses llevan calificándolos de 'casta', además de 'hay que echar a la 'casta' de las instituciones', etc. Además, Ciudadanos logró que los socialistas suscriban el decálogo anticorrupción. Decálogo que firmarán en público en breve, en un acto conjunto de ambas formaciones. Para lograr el apoyo definitivo de Ciudadanos, Susana Díaz deberá comprometerse en su discurso a impulsar una reforma de la Ley Electoral que desbloquee las listas, reforma que ha dejado abierta en recientes declaraciones; ayudas a la Pymes y autónomos; una reducción sustancial de los cargos de confianza de la Junta y una reforma integral de las políticas activas de empleo que quiten a sindicatos y patronal el monopolio sobre las mismas. Este último punto es, a día de hoy, el que más separa a las dos formaciones políticas.

    Responder

  • Angel Urtasun Uriz
    (04/05/15 09:03)
    #1

    A lo mejor estoy haciendo una interpretación indebida, pero tengo la impresión de que tanto el PP como el PSOE dan por bueno que Ciudadanos les puede servir a ambos para desactivar a Podemos. No sé, no sé...... El bipartidismo presenta mucha caras y siempre viejos recursos. Sólo es mi opinión.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual