Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Elecciones autonómicas 2015

Podemos y Ciudadanos enfrían el optimismo del PSOE para la investidura en Andalucía

  • El debate y las primeras votaciones para la socialista Susana Díaz se celebrarán el 4 y 5 de mayo

Podemos y Ciudadanos enfrían el optimismo del PSOE en Andalucía

Podemos y Ciudadanos enfrían el optimismo del PSOE en Andalucía

El presidente del Parlamento andaluz, Juan Pablo Durán (centro) junto a representantes de Ciudadanos.

EFE
0
29/04/2015 a las 06:00
  • COLPISA. SEVILLA
El PSOE andaluz se muestra convencido de que el camino para que Susana Díaz sea elegida presidenta de la Junta de Andalucía está allanado tras la retirada de Manuel Chaves y José Antonio Griñan, y son optimistas acerca de la posibilidad de que la investidura, aunque sea en segunda votación y por mayoría simple, se cierre la próxima semana justo en las vísperas del inicio de la campaña para las municipales y autonómicas. Unos ánimos que desde la oposición templan, al insistir en que siguen sin darse las condiciones para que voten a Díaz o faciliten su investidura con la abstención.

El presidente del Parlamento autonómico, Juan Pablo Durán, anunció que el debate de elección de la presidenta se celebrará el próximo lunes. En ese discurso será donde Díaz concretará sus ofertas y planteará los guiños hacia Podemos y Ciudadanos, cuya abstención es suficiente para que la investidura salga adelante. El portavoz parlamentario socialista, Mario Jimenez, cree que "hay elementos para el entendimiento" y "no hay motivos" para que la investidura no se realice la próxima semana, dado que no se busca un pacto de gobierno sino un único apoyo para posibilitar el nombramiento. El optimismo del socialista llegaba hasta el punto de asegurar que incluso había notado una "actitud diferente" en el PP, y confió en que asuman su responsabilidad como principal partido de la oposición.

Jimenez insistió en que hay una "base de partida sólida" para el entendimiento y en los próximos días se podrán "acotar y enmarcar en un acuerdo global de investidura" las condiciones que han remitido las otras formaciones. El PSOE entiende que la retirada de los expresidentes salpicados por los ERE ha salvado el principal escollo de la negociación, y que ya se han dado pasos en el pacto anticorrupción presentado por Ciudadanos que coincide en gran parte con las medidas incluidas en su programa electoral. En el caso de Podemos, el PSOE recuerda que tiene la ley más avanzada en materia de lucha contra los desahucios, aunque aún estaría por ver cómo se encaja la propuesta de reducir los altos cargos para contratar profesionales de sanidad y educación.

PRESIÓN

Pero el resto de portavoces parlamentarios no ven razones para ese optimismo y se muestran molestos con lo que consideran "presiones" socialistas, como el forzar las votaciones cada 48 horas, y en plena campaña electoral. "La presión no es positiva para ningún diálogo", dijo la líder de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez. Rodríguez reiteró que su formación no tiene cerrado ningún acuerdo para facilitar la investidura, una opción que aunque la dirección nacional no descarta de forma tajante no convence a las bases. Criticó además que los socialistas hayan insinuado lo contrario. "Intoxicar -dijo- no facilita las cosas, las dificulta".

En la misma línea se colocó el líder de Ciudadanos, Juan Marín, quien consideró que el optimismo socialista es "un globo sonda para presionar y mover los posicionamientos", advirtió. Recordó que aún no han recibido ninguna respuesta del PSOE al pacto anticorrupción remitido a principios de mes, y que el programa socialista "no es el nuestro". Aseguró que mantienen la oposición a la investidura y a lo máximo que llegarán será a una abstención si se cumplen sus condiciones.

La actitud de los nuevos partidos fue duramente criticada ayer por pesos pesados del PSOE como Felipe González o el propio Manuel Chaves, quien llegó a acusarles de "chantaje" por condicionar su salida al apoyo en la investidura. "Dos partidos que llegan con un pretendido nuevo talante y con un nuevo lenguaje, que en una negociación utilicen a dos personas, tiene un nombre muy determinado en una negociación: chantaje", dijo en los pasillos del Senado. González, por su parte, aseguró en Antena 3 que él no habría aceptado la marcha de los expresidentes como condición, y criticó que "la presunción de inocencia se haya convertido en la presunción de culpabilidad".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual