Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
Sanidad

El Gobierno niega la tarjeta sanitaria europea a los emigrantes españoles

  • Algunas organizaciones denuncian que miles de jóvenes mayores de 26 años desempleados están sin cobertura médica

1
25/04/2015 a las 06:00
Etiquetas
  • Colpisa. Madrid
Los españoles mayores de 26 años que se marchen a otros países de la Unión Europea a buscarse la vida se encontrarán con que no pueden acceder a la tarjeta sanitaria europea, el sustituto de la que se usa en cualquier comunidad autónoma. "Solo la conceden a los que van con un contrato fijo", denunció Marta, portavoz de Yo Sí Sanidad Universal. A los demás, el Ministerio de Empleo les concede un certificado sustitutorio de tres meses.

Si en ese plazo se encuentra trabajo en el extranjero, el español tendrá que lidiar entonces con el sistema de salud de cada país. "En algunos exigen nóminas, en otros empadronamiento... Cada país es diferente", confirman desde el departamento de Fátima Báñez. Pero en ese ínterin entre el certificado y la regularización en el nuevo país, los españoles están desprotegidos.

Este certificado temporal contradice, según Yo Sí Sanidad Universal y Marea Granate, la normativa europea, que no especifica ninguna condición para expedir este documento. Esta situación ha llegado a Bruselas, donde la comisaria de Empleo y Servicios Sociales, Marianne Thyssen, preguntó al Gobierno qué está ocurriendo, ya que el certificado provisional "no se ajusta a las normas".

"España no paga" es una de las frases que más oyen los españoles. Porque el Gobierno no abona la atención de sus ciudadanos fuera de sus fronteras, como hacen otros países de la Unión Europea, o tarda mucho. Pero, además, la situación se agrava si los expatriados regresan. "Comprobamos que aquí no tenemos tarjeta sanitaria y que, si necesitamos tratamiento, nos espera una penosa carrera de obstáculos administrativos", denunció Víctor, que, como su compañera, decidió omitir el apellido. Desde Sanidad, se niegan estos hechos: "Es rotundamente falso. Cualquier español que regrese a España, tiene tarjeta", afirmaron desde el Ministerio de Sanidad.

Las dos organizaciones, además de exigir la retirada del real decreto 16/2012 (el del copago o la exclusión de inmigrantes) que regula han presentado la campaña 'Nos echan de la salud', con el objetivo de "conocer, visibilizar y denunciar" esta exclusión. Las dos plataformas proponen participar en esta campaña a través de la recogida de experiencias de exclusión en el Registro estatal para la denuncia de la exclusión sanitaria, grabando un vídeo donde se cuenta la experiencia o a través de una carta. Con toda la información recopilada se hará una guía para los mayores de 26 años que se marchen fuera de nuestras fronteras.


  • ricardo pascual ustárroz
    (25/04/15 14:46)
    #1

    Pero no solo a los emigrantes. También la niega a cualquier ciudadano español que no tenga trabajo fijo, por lo que si tú o tus hijos salen al extranjero por vacaciones, trabajo o estudios te dan el papelucho de marras que.... puede que tenga validez legal,pero huele a falso que mata, y no da ninguna confianza a nadie y me imagino que menos al centro que te vaya a atender en el extranjero. ¡Que no nos pase nada viajando con ese papel! Desde luego es una vergüenza. Yo me siento avergonzado de ese papel después de llevar más de 15 años cotizando y lo mismo pasa con mi mujer.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual