Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
EDUCACIÓN

Cinco comunidades plantan a Wert por las reválidas de la Lomce

  • Para Asturias, Andalucía, País Vasco, Canarias y Cataluña, los exámenes finales de Primaria y Secundaria carecen de utilidad

José Ignacio Wert, instantes antes de la conferencia sectorial.

Cinco comunidades plantan a Wert por las reválidas de la Lomce

José Ignacio Wert, instantes antes de la conferencia sectorial.

EFE
5
22/04/2015 a las 06:00
  • Colpisa. Madrid
Primaria, ESO y Bachillerato concluirán con una prueba final. El Ejecutivo las denomina evaluaciones externas. Las cinco comunidades en las que no gobiernan los populares, por su parte, las califican de reválidas sin utilidad educativa. Este martes se celebró una Conferencia sectorial de Educación -que reúne al ministro y a los consejeros del ramo de las autonomías- para discutir cómo se implementarán. Los representantes de Asturias, Andalucía, País Vasco, Canarias y Cataluña escenificaron su rechazo a la implantación de este examen marchándose del encuentro antes de que comenzase. ¿A qué se debe tanta polémica?

Cómo es. Si no hay cambios sobre lo previsto, la evaluación final de primaria la realizarán, a partir del curso que viene, todos los alumnos al concluir el sexto -y último- curso del ciclo. Se examinarán sus competencias en tres áreas: comunicación lingüística, matemáticas y ciencia y tecnología. Aunque se puntuará con insuficiente, suficiente, bien, notable o sobresaliente, el resultado tendrá carácter solo informativo.

En Secundaria y Bachillerato, sin embargo, la dinámica cambia por completo. Superar estas evaluaciones será requisito imprescindible para obtener el título correspondiente. Ambas constarán de tres partes. Una primera evaluará las competencias de las cuatro asignaturas troncales -las obligatorias del itinerario elegido- con un máximo de doscientas preguntas. Una segunda, de cien preguntas, dedicada a dos materias optativas elegidas por el alumno. Y una última, de cincuenta preguntas sobre el bloque de asignaturas específicas por las que haya optado el estudiante. Todas serán tipo test -habrá que elegir una o varias entre cuatro soluciones posibles- salvo cuando se evalúe la expresión, momento en el que se optará por un formato de respuesta abierta.

Quién la elabora. De las pruebas de Primaria se encargarán las comunidades autónomas. Las de ESO y Bachillerato, sin embargo, las elaborará el Ministerio de Educación. "Invade las competencias autonómicas", protestó este martes el secretario de Política Educativa de Cataluña. "No podemos aceptarlo porque está orientado al control centralizado del currículum". El consejero del ramo de Canarias, José Miguel Pérez, calificó la medida de un "desprecio a las comunidades autónomas", a las que, afirmó, convierte en "meras vigilantes y correctoras". Wert, por su parte, defendió que de esta forma se garantiza que sean homogéneas unas con otras.

Qué objetivos busca. Según aseguró el martes el ministro de Educación, José Ignacio Wert, el propósito de estos exámenes es equiparar los sistemas de evaluación educativa españoles con los del resto de países del entorno. "Sirven de elemento de garantía de homogeneidad, de transparencia y de rendición de cuentas", explicó. Las pruebas, aclaró, permitirán comparar las competencias de todos los alumnos e identificar problemas educativos con rapidez. "Supone la superación de un esquema basado en conocimientos y pasar a otro basado en competencias". Dejar atrás la memorización de conocimientos, afirmó, y hacer énfasis en la capacidad de resolver problemas.

Las cinco comunidades que plantaron al ministro, por su parte, aseguraron que estas pruebas carecen de utilidad educativa. "No sirven para enseñar ni para aprender ni para mejorar el sistema", declaró Ana González, consejera de Educación del Principado de Asturias. "Solo para echar piedras en el camino del alumnado hacia la consecución de títulos y el progreso en su educación".

Cómo se corrige. En las pruebas de sexto de Primaria, los criterios de corrección los establecerá cada comunidad autónoma. En las de ESO y Bachillerato, sin embargo, la evaluación deberán hacerla profesores externos al centro. Es decir, docentes sin vinculación posible con los alumnos implicados. A los encargados de puntuar cada examen los designará cada comunidad autónoma.

Cómo afecta al currículum. La nota de la evaluación final de la ESO representará un tercio de la calificación definitiva del alumno en su graduado de secundaria. En cualquier caso, deberá haber sacado al menos un 5 -suficiente- en dicha reválida para obtener su título y poder optar a cursar Bachillerato o Formación Profesional de grado medio. Para poder realizar la prueba, los alumnos tendrán que haber aprobado todas las materias menos dos, siempre que estas no sean simultáneamente Matemáticas y Lengua.

En el caso de Bachillerato, la calificación de la evaluación final representará un 40 por ciento de la nota del alumno. Con esta puntuación es con la que podrá optar a una plaza en la Universidad o en Formación Profesional de grado superior.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual