Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Partido Popular (PP)

Dirigentes y cargos del PP temen el desmoronamiento del partido

Cospedal llamó al jefe del Ejecutivo para pedirle que pusiera fin a los rumores internos que cuestionan su gestión al frente de la secretaría general

Dirigentes y cargos del PP temen el desmoronamiento del partido

Dirigentes y cargos del PP temen el desmoronamiento del partido

María Dolores de Cospedal, cuestionada por otros dirigentes del PP.

Efe
1
Actualizada 11/04/2015 a las 23:39
  • Colpisa. Madrid
Cuando en Semana Santa María Dolores de Cospedal llamó al presidente del PP, Mariano Rajoy, para pedirle que tomara el control de la situación, hacía días que en el partido se cuestionaba tanto su gestión al frente de la secretaría general como la conveniencia de que la cúpula de la formación continuara sin cambios camino de las elecciones autonómicas y generales.

Dirigentes de esos "anónimos" que ponen nerviosa a Cospedal ni entendían ni entienden que su partido no haga "autocrítica", un término muy manido últimamente, y modifique el rumbo, y hasta las caras, para evitar la sangría de poder que intuyen en los comicios de mayo.

Las críticas terminaron por desquiciar a la número dos del PP, que intuyó en los movimientos internos la mano del vicesecretario de Política Autonómica y Local, Javier Arenas, e incluso el influjo de la todopoderosa vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. En el fondo, concluyó que fuese quien fuese, trataban de moverle la silla. La petición al jefe fue nítida. Necesitaba que el vocerío interno y las filtraciones a la prensa cesaran, y que Rajoy pusiese orden.

El Viernes Santo, sin embargo, el comunicado que en su defensa emitió su portavoz en Castilla-La Mancha, no sentó bien ni al presidente ni a casi nadie en el PP. Todo lo contrario. En él, Carmen Riolobos arremetía, sin dar nombres, contra los "personajes" que "desestabilizan" al partido. Altos cargos populares no daban crédito a la guerra pública que declaraba su secretaria general a Arenas en el momento más delicado para la formación y a sabiendas de que la imagen de desunión siempre pasa factura en las urnas.

"Hemos tenido que mirar en internet quién era Riolobos", "estamos muy sorprendidos", "no comprendo en qué está pensando", "se ha equivocado", "hay muchos nervios preelectorales", fueron algunas de las reacciones dentro del partido hasta que el martes, en la Junta Directiva Nacional, Rajoy zanjó la riña llamando a capítulo a la cúpula de su partido y dejando claro, a pesar de su malestar con ella, que Cospedal es y, por el momento, seguirá siendo su mano derecha en el PP.

El diputado popular, Vicente Martínez Pujalte, sintetizó el sainete en una frase: "Están a ver quién se considera más amigo de Rajoy". A nadie se le escapa la ausencia de empatía entre los tres puntales del jefe del Ejecutivo. Si Cospedal reina en la calle Génova de Madrid, Sáenz de Santamaría extiende su control por los ministerios y Arenas susurra al presidente. Pero entre ellos, el entendimiento es escaso.

"La secretaria general no habla con Arenas, sólo 'hola' y 'adiós'", aseguran fuentes del entorno de la número dos del PP que también desconfían de la vicepresidenta. "Aquí no estamos para hacer amiguitos, sino para realizar el trabajo que nos corresponde", insistía la semana pasada el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón.

Pero no son en ningún caso las rencillas personales el motivo de inquietud de los dirigentes territoriales del PP, ni episodios como el de Esperanza Aguirre, arrebatada porque se le pidiera abandonar la presidencia del partido en Madrid, ni tan siquiera que llegado el caso se desate una pugna por la sucesión del líder. Lo que preocupa a cargos y bases populares es la razón del runrún que recorre la espina dorsal del partido donde se teme el desmoronamiento de la formación por el descontrol de la misma. Es, apuntan fuentes del PP, el desgobierno de Rajoy.

SIN DIRECCIÓN

Si alguna certeza tienen los miembros del partido es que el oleaje de estos días no viene causado solo por el viento de los malos resultados de las elecciones andaluzas o de los recelos entre unos y otros. Creen que, en realidad, hay mar de fondo y que todo comenzó con el 'caso Gürtel', o incluso antes. La gestión pública del asunto fue hasta tal punto discutible que es tabú en la sede central el término "diferido" desde que Cospedal lo empleó para referirse a la indemnización pagada al extesorero, Luis Bárcenas.

Pero no sólo la corrupción ha agitado los cimientos del PP. En una legislatura de recortes económicos y de incumplimientos del programa electoral, los populares tienen la sensación de que 'Génova', como llaman a su dirección, ha estado desaparecida. "Ah, ¿pero tenemos dirección?", ironiza un cargo de la formación. "El partido tenía que haber estado más activo, haber comparecido mucho más desde el primer minuto, haber hecho oposición a la oposición y no perder el contacto con los territorios", lamenta un barón regional.

Entienden que hacer, dejar actuar y guardar silencio es la manera de "liderar" de Rajoy, pero lo que a veces ha funcionado, otras perjudica. "No hay equipos compactos, en la cúpula del partido falta cohesión, falla la lealtad interna y la coordinación con el Gobierno", analizan fuentes del PP. La sensación está tan extendida que se escucha el recurrente "esto con Aznar no pasaba". "Bueno, con Aznar nos metimos en una guerra, la de Irak, que nos llevó a perder las elecciones", responden desde la formación quienes defienden que "cada uno tiene su manera de administrar".

Por ahora, puesta en duda o no su figura, todo apunta a que Rajoy no introducirá cambios en la estructura del PP cueste lo que cueste al partido. Según fuentes gubernamentales, su hoja de ruta es la de presentarse a las elecciones generales y convocar después, ya en 2016, el congreso de la formación para renovar la cúpula, una tarea pendiente desde este año. Hasta entonces, el equipo de colaboradores de Cospedal descarta que la secretaria general vaya a abandonar el barco. "Tanto si mantiene como si pierde el gobierno de Castilla-La Mancha en mayo", resaltan. Pero si sufre una derrota en los comicios, dirigentes del PP advierten de que la tregua habrá terminado y volverán las presiones para que se vaya.

Un representante de los populares valora lo que en este momento nadie contempla en el partido, y es que Rajoy pueda rectificarse a sí mismo y presentar otro candidato a la Moncloa con más posibilidades que él de alcanzar una mayoría suficientemente holgada como para poder continuar con la agenda fijada y garantizar la estabilidad de la que habla el PP. "Podría ser recordado por haber sacado a España de la crisis y evitar el trago de pasar de una mayoría absoluta a una pírrica victoria. No es una persona que sienta apego por el poder", plantea.

Ningún dirigente baraja esta opción. "No va en el carácter de Rajoy probar con un cambio así", insisten fuentes de la formación. Si ese fuese el caso, sin embargo, hay un nombre presente en la cabeza de todos. El del presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, uno de los pocos con "voz propia", aseguran algunos barones. En tiempos de pérdida de referentes en el partido, Feijóo es el único que se ha atrevido a hablar de los "errores" cometidos por el PP. Todos los consultados dan por hecho que, sin "intrigas" ni "dramas", será el elegido por Rajoy como sucesor. ¿Cuándo? Esa es la pregunta, y no hay quien sepa responder si dentro de cuatro años o cuatro meses.


  • isidro
    (12/04/15 12:54)
    #1

    Tienen sus motivos. El regero de damnificados que han dejado tras su paso, trascienden de sus asmbleas de los cofrades hollegans. Parece que se comportan, como grupo de colegiales infantiles, sin atreverse a respirar.¿ Es posible que nadie vea el descalabro, que se avecina? ¡ Bueno, al parecer Monago, que monaguea que es un gusto !

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual