Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
PSOE

Pedro Sánchez y Susana Díaz dan por imposible un entendimiento

  • La dirección federal ve aún así factible que el secretario general no tenga rival en las primarias para la presidencia del Gobierno el 26 de julio

Pedro Sánchez y Susana Díaz.

Pedro Sánchez y Susana Díaz.

Pedro Sánchez y Susana Díaz.

archivo/efe
0
Actualizada 06/04/2015 a las 00:04
  • COLPISA. MADRID
No hay nada que hacer. La relación entre Pedro Sánchez y Susana Díaz no tiene arreglo. Lo dicen ambas partes, según confirman en sus entornos más próximos. De cara a la galería, el cese de hostilidades por parte de la presidenta de la Junta de Andalucía quizá se mantenga hasta el 24 de mayo para no perjudicar las perspectivas electorales de los candidatos del PSOE en los comicios que celebran trece comunidades autónomas y los municipios de toda España, pero la líder de la más poderosa federación socialista, reforzada por los resultados de las andaluzas del 22 de marzo, ya ha dejado claro a los suyos que considera la situación "irreconducible". Si mantendrán, sin embargo, un cauce de diálogo interno, que engrasarán, como hasta ahora, sus segundos espadas, César Luena y Juan Cornejo.

En el partido hay quien no tira la toalla. Algunos veteranos andaluces, como el expresidente del partido y predecesor de Susana Díaz Manuel Chaves o el exconsejero y exsecretario de Organización de los socialistas andaluces Luis Pizarro, llevan tiempo defendiendo en algunos círculos la necesidad de una mediación al más alto nivel para evitar que el desencuentro perjudique la imagen y el proyecto político del PSOE. Creen que sería buena la implicación de Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero o Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero tampoco parece que tal cosa vaya a producirse.

A pesar de que hace apenas un mes, antes del Debate sobre el estado de la Nación, Sánchez se entrevistó con los tres exsecretarios generales, uno detrás de otro, su relación con Zapatero sigue sin ser excelente. No se ha recompuesto tras el encontronazo del pasado otoño a cuenta de la reforma del artículo 135 de la Constitución y la famosa cena secreta con Pablo Iglesias en casa de José Bono. Y quizá la mejor prueba ello fue el papel que desempeñó el expresidente en la crisis abierta por el golpe de la dirección federal contra Tomás Gómez y la cúpula del PSM y sus esfuerzos para frustrar la designación de Ángel Gabilondo como candidato.

El caso de Alfredo Pérez Rubalcaba es distinto. Aunque aún mantiene cierta distancia con el día a día del partido, ha recuperado la interlocución con su sustituto. Pedro Sánchez le ha pedido asesoramiento ante algunos retos recientes (el discurso de su más importante debate parlamentario, la firma del pacto antiyihadista...). Sin embargo, la relación del anterior secretario general del PSOE con Susana Díaz sigue sin ser fluida y su ascendente sobre ella es prácticamente nulo. De modo que cualquier intento por su parte sería vano.

Muchos creen, pues, que sólo González podría tratar de romper el hielo. Quizá le convenzan, pero quienes más lo conocen ven poco probable que realmente tenga "interés" en hacerlo. Durante la campaña andaluza, el exjefe del Ejecutivo ya enojó a Díaz al afirmar en una entrevista en 'El País' que ella nodará el salto a Madrid para hacerse con las riendas del PSOE y se quedará en Andalucía. "Es información, no opinión", dijo. A los pocos días, la baronesa negó que hubiera hablado con él. El episodio es ilustrativo. "Ni creo que él quiera, ni creo que ellos se dejen", resume otro veterano.

LEJANÍA

El secretario general de los socialistas conservaba cierta esperanza en que las cosas pudieran cambiar e incluso había sugerido a algunos andaluces, de los que no están ya en primera línea pero se conocen bien el partido, que sondearan el ambiente. No hizo falta. Una semana después de las elecciones, en el Comité Federal, obtuvo una respuesta clara. Susana Díaz -que, según sus afines, acusa a Sánchez de "haberle dado la campaña" con la crisis madrileña primero y con su provocador "tú en San Telmo y yo en la Moncloa" después- exhibió ante todos su lejanía.

Un beso gélido, casi mirando para otro lado, como saludo; un abrazo cariñoso, delante de las cámaras, a Eduardo Madina, su rival durante el congreso de julio; confidencias en pleno pasillo con Carme Chacón, que mantiene viva, aunque sea a medio gas, su ambición de ser por fin cabeza de cartel en las generales; y una marcha precipitada poco después de intervenir para dejar constancia de que la clave de su éxito es un "liderazgo fuerte, un partido unido y un proyecto", tres cosas que los críticos niegan al joven dirigente madrileño.

En la dirección federal, pese a todo, descartan prácticamente por completo que Díaz se presente a las primarias del 26 de julio o que impulse otra candidatura. Su tesis es que Pedro Sánchez no tendrá contrincante. "Si yo fuera ella -dice un dirigente que respaldó a Chacón frente a Alfredo Pérez Rubalcaba en 2012- me cuidaría de animar a Carme, porque tendría las de perder". Es algo que también defienden algunas voces no alineadas desde Andalucía.

 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual