Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Nacional Nacional

La Hemeroteca
Tercera edad

El envejecimiento de España pone a prueba el Estado del bienestar

  • Un informe asegura que en 2033 un tercio de la población será mayor de 65 años, lo que impondrá nuevos costes para la sanidad y la dependencia

Ha modificado su intención de establecer la obligatoriedad de jubilarse a los 65 años y no más tarde

Manos ancianos jubilados

Un tercio de los españoles tendrán más de 65 años en 2033.

ARCHIVO
0
Actualizada 07/04/2015 a las 08:35
  • cOLPISA. mADRID
En menos de dos décadas los mayores de 65 años representarán casi un tercio de la población española. En la actualidad son aproximadamente uno de cada cinco. Este aumento precipitado, argumenta PwC en un informe sobre la España del 2033, pondrá al límite el Estado del bienestar. Sobre todo en lo que respecta a la atención sanitaria y a la dependencia, que necesitarán más recursos para atender a todos aunque la proporción de trabajadores en activo -que pagan impuestos- será menor.

"En los países industrializados está aumentando progresivamente el número absoluto de ancianos. España presenta una situación y unas perspectivas particularmente críticas", explica el informe. Según sus cifras, en 2033 habrá casi cuatro millones de personas con más de ochenta años en España, y serán un 8% del total. Hoy son 2,3 millones y representan algo más de la mitad del conjunto de dependientes. El reto de atender sus necesidades presentes y sobre todo futuras todavía no se ha afrontado de forma definitiva. Aunque no faltan propuestas de solución.

"El Estado del bienestar se tambalea, las presiones demográficas y fiscales ponen en duda la sostenibilidad del modelo que se había tenido hasta ahora", asegura el informe, que afirma que "los gobiernos europeos ya no pueden solos con sus mayores".

Explican el ejemplo de Países Bajos, que afirman que limita la asistencia pública en centros subvencionados a las personas que no pueden valerse por sí mismas y que no cuentan con una red familiar de apoyo, una política que reconocen que ha generado un fuerte rechazo social. A largo plazo, sentencia el documento, "las medidas son ineludibles, pero está claro que la solución no podrá ser el abandono sino la creación de nuevos espacios público-privados".

OPORTUNIDAD

Frente a este punto de vista, desde la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales apuestan por que el Estado invierta más en sus mayores. "Aquí hemos empezado a desmantelar el Estado del bienestar antes de implantarlo por completo", asegura José Manuel Ramírez, presidente de este colectivo. "De media, en Europa se invierten tres puntos más del PIB en protección social".

Desde su asociación consideran que el reto del envejecimiento es "una oportunidad para la inversión social porque permite crear empleo y una sociedad más justa". Por cada millón de euros invertido, afirma, se generan entre 28 y 40 puestos de trabajo "estables y que no se van a ir a China porque resulte más barato". Un 37% de la suma destinada, asegura, revierte a su vez en las arcas del Estado. "Y además ahorra costes sanitarios porque el Sistema Nacional de Salud es magnífico y bastante eficiente en atención primaria y de casos agudos, pero los enfermos crónicos le provocan un sobreesfuerzo", recalca.

El informe de PwC también identifica las dificultades del sistema actual para hacerse cargo de los enfermos crónicos. "Muchos organismos a escala internacional han alertado sobre el problema que se plantea y han advertido de que, si no se adaptan los sistemas de salud a la nueva realidad, en el año 2030 las enfermedades crónicas supondrán la muerte de cerca de 52 millones de personas en el mundo", afirma el documento.

Ramirez discrepa, también, sobre la validez del modelo de hacer que las familias sostengan por su cuenta a las personas dependientes. "Rompe con el principio de solidaridad, y tiene una connotación machista muy dura", asegura. Serían sobre todo mujeres las que dejarían sus carreras profesionales para volver al hogar a cuidar de sus mayores. "Supondría una involución a la época de la beneficencia", dice Ramírez.

Desde el Gobierno aseguran que preparan varias medidas para afrontar los retos del envejecimiento. Ultiman, por ejemplo, un Plan de Familia que pretende relanzar la tasa de natalidad del país. También, explican desde la secretaría de Estado de Servicios Sociales, se está elaborando desde hace dos años un documento que sirva de marco de referencia de la persona mayor que recoja las demandas de este colectivo en todos sus ámbitos.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual