Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CATALUÑA

Artur Mas y Oriol Junqueras doblan el órdago al Estado

  • Sitúan la proclamación de independencia en marzo de 2017, pero saben que se lo juegan todo a una amplia mayoría en las autonómicas de septiembre

Artur Mas y Oriol Junqueras.

Artur Mas y Oriol Junqueras.

Artur Mas y Oriol Junqueras.

archivo
0
Actualizada 06/04/2015 a las 00:04
  • COLPISA. BARCELONA
El mundo soberanista está decepcionado, desanimado y hasta pesimista sobre las posibilidades de que el proyecto separatista culmine con éxito. Sin embargo, el proceso catalán no se detiene. Esa es al menos la intención de sus principales impulsores: Artur Mas, Oriol Junqueras y Carme Forcadell.

Una vez más, cuando parecía que estaba a punto de encallar, como consecuencia de las continuas peleas y los recelos entre Convergencia y Esquerra, un pacto de última hora, más bien un "preacuerdo", ha vuelto a recordar que la cuestión independentista está viva, justo en el momento en que desde muchas tribunas empezaban a darla por muerta. Y seguirá viva, aunque cada vez más debilitada, hasta el 27 de septiembre. Lo que ocurra a partir de las elecciones "plebiscitarias", según la definición de CDC y ERC, ya es otro cantar y dependerá de las urnas. Si las fuerzas que defienden la secesión -Convergència, Esquerra y CUP- obtienen una mayoría absoluta clara -nadie se atreve a día de hoy a fijar un tope para no pillarse los dedos demasiado pronto, ni a decir si la mayoría tiene que ser en escaños o en votos- pondrán en marcha la hoja de ruta que Mas y Junqueras han pactado esta semana y que sitúa la proclamación de la independencia en un horizonte nada lejano de dos años, en marzo de 2017.

La cuenta atrás, por tanto, ha empezado. Mas y Junqueras se han visto obligados a ponerse de acuerdo, a romper la dinámica negativa en la que había entrado el secesionismo y a doblar el órdago contra al Estado, porque de lo contrario corrían el riesgo de que el proceso se "enfriara" demasiado a solo seis meses de las elecciones catalanas, según reconocen desde el propio mundo soberanista. CDC y ERC, que se exponían también a un castigo en las municipales, necesitaban lanzar un mensaje de unidad, firmar una tregua, después de meses, desde el 9-N, de desencuentros, peleas y disputas electorales. Tenían que escenificar, además, que el llamado proceso catalán va en serio y que si las últimas encuestas son negativas para los intereses del independentismo es, precisamente, por la falta de consenso entre las dos grandes fuerzas, como repiten desde la Asamblea Nacional Catalana con asiduidad.

Según el CEO (el CIS catalán), se está ante un cambio de tendencia. En marzo, el porcentaje de catalanes que rechaza la independencia se situó en el 48% de la población, frente al 44% favorable, cuando a finales del año pasado el 'no' aventajó al 'sí' en solo un punto, por primera vez desde octubre de 2012, después de la primera manifestación multitudinaria de la Diada, que situó el 'sí' a la independencia en máximos históricos del 56%. El CEO también sacudió en marzo a CiU y ERC, que por primera vez desde 1984 no sumaban la mayoría absoluta. Para obtenerla, tendrían que añadir los escaños de CUP, lo que dejaría un tripartito de Mas con la izquierda radical independentista.

RUPTURA

La respuesta a la caída del fervor independentista ha sido, en este caso, aumentar el desafío. La idea de Mas y Junqueras es iniciar esta vez sí el proceso hacia la proclamación de la 'República catalana', redactar una Constitución en 10 meses, poner en marcha las estructuras necesarias del nuevo Estado y convocar un referéndum sobre la Constitución 18 meses después del 27-S, cuyo resultado favorable permitiría la proclamación de la independencia.

Por si había alguna duda, Mas dejó claro que Convergencia ya no tiene nada que ver con la formación que pactaba en Madrid con PP y PSOE durante años, que ahora es un partido inequívocamente independentista. El presidente de la Generalitat, que lidera una federación que obtendría hoy la mitad de los escaños que conquistó en 2010, fía su suerte al 27-S. Aunque el resultado es incierto y cuanto más se radicaliza la formación nacionalista peor le va en las encuestas. El riesgo es quedarse cada vez más sola: en 2012, seis partidos (CDC, UDC, ERC, Iniciativa, EU y CUP) con representación parlamentaria pusieron en marcha el proceso soberanista, ahora lo apoyan CDC y ERC y puede que también (aún no ha firmado) la CUP.

La apuesta es fuerte. Por primera vez desde su fundación en 1978, Convergencia afirma por escrito que el proceso no podrá quedar, en "ningún caso, supeditado a la vigencia jurídica o a eventuales impugnaciones". Para el 9-N, Mas aceptó la suspensión de la consulta por parte del Tribunal Constitucional y se sacó de la manga una versión rebajada. La renuncia sentó como un tiro en Esquerra y desde entonces los recelos no han desaparecido. Con su compromiso a no acatar la legalidad constitucional, Mas, que ya acumula una querella por el 9-N, anuncia que está preparado para el choque de trenes. Miquel Iceta (PSC) le ha recordado que va hacia el "precipicio" y puede que hacia la "prisión" y el Gobierno central le ha advertido con activar la vía penal.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual