Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Política

Sánchez presume de "equipo unido" y Díaz vuelve a marcar distancias

  • El Comité Federal del PSOE recibe la victoria en Andalucía como un impulso para ganar las próximas elecciones

1
Actualizada 29/03/2015 a las 11:26
  • Colpisa. Madrid
En condiciones normales, si el PSOE fuera un partido clara y unánimemente unido en torno al liderazgo de su secretario general, este sábado podría haber exhibir cierto músculo. Pedro Sánchez lo intentó. "Comenzamos un año que es clave con una victoria que ha confirmado que somos la izquierda que puede ganar al Partido Popular -dijo en su discurso ante el primer Comité Federal de 2015, en alusión a la victoria en las elecciones andaluzas del pasado domingo-. Hemos demostrado que sabemos renovarnos y que también aspiramos a todo". Pero algo falló: la negativa, una vez más, de Susana Díaz a concederle su apoyo como candidato socialista a las generales.

La presidenta de la Junta de Andalucía, que apenas escuchó las cinco primeras intervenciones del cónclave antes de abandonarlo para regresar a Sevilla, defendió durante la reunión que su éxito es la prueba de que "se gana cuando se tiene unidad en el partido, un proyecto claro y un liderazgo sólido". Son elementos que ella no da por sentados en el caso de Sánchez, al que aupó a la secretaría general en julio del año pasado para retirarle la confianza solo unos meses después. La prueba más evidente está en que, mientras otros dirigentes -incluidos algunos que no estuvieron con él en el congreso extraordinario, como el extremeño Guillermo Fernández Vara o el catalán Miquel Iceta- consideran ahora que es el candidato indiscutible a la Moncloa, ella se resiste a darle siquiera el marchamo de favorito.

Aún son muchos los que no descartan que la dirigente andaluza acabe tomando las riendas del partido tras las municipales del 24 de mayo o que (esta posibilidad tiene menos adeptos) termine por impulsar otra candidatura alternativa a la de Sánchez en las primarias abiertas que la formación celebrará el 26 de julio. Ella insiste en que su "compromiso" y su "pasión" es ser presidenta de Andalucía. Pero a la pregunta de si ve al secretario general como rival de Mariano Rajoy, el sábado echó balones fuera. "Yo no voy a intervenir en ese proceso porque quiero mantenerme neutral para que los militantes y simpatizantes, por primera vez en un partido, ejerzan con libertad su voluntad", dijo antes de entrar en la sede del PSOE.

Su explícita distancia respecto al líder del partido no aguó por completo, aun así, un comité de celebración. La mayoría de los líderes territoriales socialistas cree que, aunque los resultados de Andalucía no sean del todo extrapolables al conjunto del país, les permiten afrontar con otro ánimo unos comicios -el 24 de mayo se celebran también elecciones en trece comunidades autónomas- que hasta hace unos meses daban auténtico vértigo.

ESPERANZA

Los socialistas se quedan con algunos datos que, a su juicio, sí pueden ser vistos como tendencia general: que el éxito de Podemos no ha sido tan apabullante como se había previsto y que en el tablero político ha irrumpido una nueva fuerza, Ciudadanos, capaz de morder votos al PP. A eso se suma el hecho de que, aún gobernando la crisis, el desgaste de Díaz ha sido mínimo. "Andalucía frenó al PP hace tres años y ahora abre la esperanza del PSOE en España", se felicitó la baronesa, recibida por sus compañeros con una ovación.

Sánchez subrayó en su discurso otra supuesta ventaja competitiva respecto a sus principales rivales electorales: que el PSOE sí entendió el mensaje de los ciudadanos tras las calamitosas europeas de 2014 y abrió un proceso de renovación. "El PP tiene un problema. Y no es un problema de liderazgo, que lo es. No es un problema de corrupción sistémica, que lo es. No es un problema de fractura interna, que lo es -dijo-; sabe que va a perder las elecciones porque han utilizado estos tres años y medio para gobernar en contra del noventa por ciento de la población de la clase media trabajadora".

Por eso mismo, defendió que el PSOE tiene una "oportunidad" para liderar el "cambio seguro". "Hoy tenemos un equipo unido, coherente, abierto y capaz". El caso es que aún no ha conseguido que todo el partido reconozca tales virtudes. Y eso que son muchos los que aseguran que tras el Debate del estado de la Nación y su golpe interno en Madrid ha logrado ganar poso político.


  • socialista navarro
    (29/03/15 17:16)
    #1

    Por razones obvias, ciertos medios de información y comunicación siguen con su intento de enfrentar a Pedro Sánchez con Susana Díaz. Están fracasando como es evidente y era de esperar. ¡Cómo me acuerdo de quienes inventaron aquel enfrentamiento inexistente entre felipistas y guerristas!. No cambian. Ladran, luego cabalgamos. 

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual