Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Turismo

La tentación de convertirse en un destino turístico de bajo coste

  • España aumenta el número de visitantes internacionales, aunque crece la llegada de viajeros con menor gasto

La playa de la Malvarrosa, atestada de turistas

La playa de la Malvarrosa, atestada de turistas

Una playa española, atestada de turistas

EFE
0
Actualizada 29/03/2015 a las 12:30
  • Colpisa. Madrid
Más llegadas. Más turistas británicos, alemanes y franceses. Más ocupación. Más aportación del sector al PIB y a la balanza de pagos. Más sol y playa. Más ingresos totales. Más visitas guiadas. Más referente mundial. Más cifras récord. Y, sin embargo, un gasto por turista y gasto medio diario menor o estancado.

Esa es la paradoja del turismo en España. La mareante cantidad de viajeros que llegan cada año no logra mejorar esos indicadores, que llevan a algunos expertos a plantearse si es sostenible a largo plazo este modelo turístico o si España corre el riesgo o la tentación de convertirse en un destino de bajo coste. Una circunstancia que pondría en riesgo la rentabilidad de los negocios para los empresarios del sector al verse obligados a competir en precios con destinos aún más baratos.

Las cifras son elocuentes. En 2014 llegaron a España 65 millones de turistas, el mejor dato de su historia que colocó una vez más al país como tercera potencia mundial del sector solo por detrás de Francia y Estados Unidos. Unos datos que siguen mejorando en los primeros meses de 2015 con subidas del 4,5 por ciento.

Este aumento de llegadas impulsó el gasto total en 2014 un 6,5 por ciento hasta los 63.094 millones. Sin embargo, al mirar la letra pequeña de este apartado surgen algunas de las incógnitas sobre el modelo. Y es que el gasto por turista el año pasado descendió un 0,6 por ciento, hasta los 971 euros. Es cierto que todavía es superior al registrado en 2012 (966 euros), pero también es verdad que entonces hubo 7,5 millones de turistas menos y Europa -de donde proceden al inmensa mayoría de los viajeros- se encontraba en plena crisis existencial del euro.

Ese desfase entre aumento de ingresos totales y disminución del gasto por turista se debe a que la mayor llegada de viajeros no fue correspondida por un incremento del gasto individual. De hecho, los mercados con más afluencia de visitantes no son los más propensos a rascarse el bolsillo. Así, los británicos -los más numerosos (con quince millones de visitantes)- tuvieron en 2014 un gasto medio diario -excluido el transporte- de 75,33 euros, según datos de la patronal del sector Exceltur. Los franceses -10,6 millones- se dejaron 61,12 euros al día; y los alemanes -10,4 millones-, 81,49 euros. Cifras inferiores a los 95,65 euros que gastan los turistas de países nórdicos (cinco millones), los 127,62 euros de los estadounidenses (1,2 millones) y los 110,07 euros de los rusos (1,4 millones).

La clave está en que los mercados que más crecen cada año en llegadas no son los que más gastan, como es el caso de los belgas, que aumentaron un 16,4 por ciento y cuyo gasto diario apenas fue de 68,11 euros; o el de los italianos, con un espectacular incremento del 14,6 por ciento, pero un gasto de 80,39 euros. Por el contrario, aquellos turistas de una nacionalidad con mayor poder adquisitivo como el estadounidense apenas creció un dos por ciento en 2014. Mucho peor es el caso del turismo ruso, que, con un gasto de 110 euros, se desplomó un 10,3 por ciento el año pasado y apunta a cifras del setenta por ciento en 2015.

"Medir el éxito del turismo por la gente que llega no es suficiente si no aumentan la compra", aseguró el vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda. En su opinión, España no puede competir por precios con otros destinos como Túnez o Egipto (ahora con una demanda baja pero que se incrementará en cuanto se estabilicen). "No es la estrategia sostenible a largo plazo", comentó Zoreda. Para conseguir estimular el gasto de los turistas, este experto apostó por poner más valor añadido a los productos. Además, consideró fundamental diversificar la oferta, muy concentrada en los cinco meses centrales del año y en zonas de costa.

Otro indicativo de esta tendencia hacia un turismo más económico se observa en el medio de transporte escogido para llegar a España. Cada vez más viajeros eligen compañías de bajo coste, una vía que aumentó un 10,3 por ciento en 2014, frente al reducido incremento del 1,8 por ciento de las tradicionales. Sin embargo, aquellos turistas que vienen en aerolíneas 'low cost' gastan en destino menos dinero diario (74 euros) que quienes llegan en compañías tradicionales (105 euros), según Exceltur.

También influye el tipo de alojamiento. Así, quienes se hospedan el viviendas de alquiler se gastan 67 euros diarios, frente a los 115 euros de aquellos que eligen un hotel o cualquier otro alojamiento reglado.

MOCHILEROS

Sin embargo, no todos en el sector comparten esa preocupación sobre la tipología del viajero que decide pasar unos días en España. "A nosotros nos gustan todos los turistas. No es más digno el turista que gasta más", aseguró Ramón Estalella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), quien recordó que en España, por suerte, "hay producto para todas las demandas".

En su opinión, tan importante es conseguir que los turistas gasten más como fidelizarlos. En este sentido, aseguró que un mochilero que viene a España con poco dinero debe encontrar un tratamiento adecuado porque el día de mañana puede avanzar en sus negocios y querer regresar con su familia a veranear a esa ciudad con más dinero en la cuenta. Por eso, para Estalella es un "error" pensar que solo se necesita atraer a turistas ricos. En cualquier caso, este experto también vio positivo que se busque potenciar otros mercados como el de América Latina o el de los países del Golfo Pérsico.

El denominado turismo de sol y playa, por el que optan tres cuartas partes de los turistas internacionales, también es señalado como un destino de baja calidad frente a otros turismos como el cultural. Sin embargo, los expertos recuerdan que hoy en día los turistas pueden estar alojados en la Costa del Sol y pasar el día en Granada visitando la Alhambra. La incipiente recuperación económica dirá si la tendencia a este turismo de menos gasto es coyuntural de una época de crisis o se mantiene.

LAS PREVISIONES APUNTAN A OTRO RÉCORD

Las noticias positivas no dejan de acumularse en el sector. Si el inicio de 2015 ha vuelto a superar los registros históricos del año anterior (con aumento de llegadas de un 4,5 por ciento; y de gasto total, un 6,4 por ciento hasta febrero), la Semana Santa y la temporada de primavera se presentan todavía mejor. En concreto, las reservas de españoles en Semana Santa han aumentado un veinte por ciento, lo que indica una clara recuperación del turismo nacional, que supone la mitad de los ingresos del sector. Además, los hoteleros prevén unas estancias más largas, al pasar de dos o tres días a cinco o seis días.

Pero no solo el mercado interior apunta a un crecimiento fundamental en los próximos meses, después de caer un 3,8 por ciento en 2014. El sector también augura un nuevo récord de llegada de viajeros internacionales en la temporada de primavera. De hecho, las ventas para Semana Santa han aumentado un cinco por ciento, según la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV). Asimismo, las buenas perspectivas permiten al presidente de Cehat, Juan Molas, pensar que marzo puede cerrarse con cuatro millones de turistas; y abril, con 5,5 millones. "De mantenerse esa tendencia, en junio podemos sumar 29,5 millones de turistas frente a los veintiocho millones de 2014". Es decir, 1,5 millones más.

De nuevo, serán los mercados británico, francés y alemán, con incrementos cercanos al cuatro por ciento, los que volverán a liderar la llegada de turistas. Además, el sector recuerda que los atentados de Túnez provocarán un trasvase de viajeros procedentes de aquel país, especialmente en Canarias, donde se ha producido un aumento de la oferta del quince por ciento. En concreto, los turistas 'prestados' por la inestabilidad en el norte de África podrían alcanzar los dos o 2,5 millones, según las previsiones de Exceltur. Esto puede representar un aumento del gasto de entre 1.300 y 1.600 millones.

Por comunidades autónomas, una vez más, las mayores previsiones de crecimiento durante esta temporada son para Cataluña, Canarias, Baleares, Andalucía, Valencia y Madrid. Todas ellas captaron el año pasado más del noventa por ciento de los turistas internacionales. Pero también regiones más volcadas con otro tipo de ofertas prevén una temporada positiva. De hecho, la ocupación media en alojamientos rurales en Semana Santa se sitúa en el 69,4 por ciento, lo que supone dos puntos más que el año anterior.

En cualquier caso, los expertos señalaron que el sector no es inmune a las incertidumbres que existen, por ejemplo, en torno a las negociaciones entre Grecia y la eurozona y sus posibles repercusiones económicas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual