Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIBUNALES

​El Tribunal Supremo desbarata la estrategia inicial de Griñán y Zarrías en el 'caso de los ERE'

  • El instructor de la causa en el alto tribunal rechaza un recurso de los imputados para apartar del caso a los investigadores de la juez Mercedes Alaya
  • ​Jorge Barreiro reconoce que se ha reunido con los peritos y sugiere que investiga la prevaricación participativa

José Antonio Griñán y Manuel Chaves

Chaves y Griñán declararán si el Supremo investiga el caso de los ERE

José Antonio Griñán (izda.) y Manuel Chaves (dcha.).

CEDIDA
0
Actualizada 27/03/2015 a las 12:27
  • COLPISA. MADRID
El juez del Tribunal Supremo Alberto Jorge Barreiro, instructor del 'caso de los ERE' fraudulentos, ha tirado por la borda la estrategia inicial de defensa del expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán y de su exconsejero Gaspar Zarrías, imputados en el procedimiento junto a Manuel Chaves, Mar Moreno y José Antonio Viera.

Jorge Barreiro ha rechazado el recurso presentado por las defensas de ambos para que la juez Mercedes Alaya, instructora de los ERE en esa comunidad, no recibiera un informe pericial de parte que rebate uno de los principios indicios documentales del caso: un documento de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE).

El juez del alto tribunal también ha rechazado el recurso de los imputados y ha permitido que los funcionarios de la IGAE con los que trabaja Alaya realicen una ampliación de su informe contrastando los datos periciales aportadas por la defensas.

Para el instructor, los hechos que investiga Alaya y los de su procedimiento cuentan con aspectos comunes, "hasta el punto de que de no ser por el régimen de aforamientos que afectan a los imputados resultaría indiscutible que tendrían que verse en un solo procedimiento". De ahí que avale en su instrucción la presencia tanto de los peritos de la IGAE como de los investigadores de la Guardia Civil de Alaya.

Jorge Barreiro entiende que el círculo de competencias común a ambos procesos versa sobre la posible ilegalidad del sistema de concesión de las ayudas socio-laborales a empresas y las consecuencias que el sistema implantado género en los fondos públicos de Andalucía.

REUNIÓN CON LOS PERITOS

De igual modo, Jorge Barreiro ha rebatido la objeción de la defensa de Zarrías a las reuniones que ha venido manteniendo con los peritos de la IGAE, dando a entender que se trata "de una especie de reuniones cuasi clandestinas que se oponen al ordenamiento procesal". El juez ha respondido que esos peritos son judiciales, son desde hace tres años los de la juez Alaya y por tanto "no son de parte". También ha justificado que no ha recibido a los peritos de las defensas porque "favorece notablemente los intereses" de los acusados.

Por último, el instructor del Supremo ha contextualizado el ámbito penal de los hechos investigados, que la sala de admisión enmarcó en los delitos de prevaricación administrativa y malversación de fondos públicos. Según Albert Jorge Barreiro, el contenido de esos consejos de viceconsejeros puede ser relevante para la investigación de los hechos. De un lado, para averiguar el sustrato de hechos de los elementos de dolo en las conductas gubernativas ejecutadas en los altos niveles de la pirámide administrativa. Del otro lado, para conocer cómo se preparaban las decisiones que luego se aprobaban en los consejos de Gobierno. El juez ha recordado que en el delito de prevaricación no solo concurre la modalidad de la autoría, también cabe la forma de participación.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual