Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
terrorismo

Urkullu pide flexibilizar la política de presos que avance al fin de ETA

  • El lehendakari ha invitado a Rajoy a impulsar una nueva etapa entre ambos ejecutivos para consensuar políticas como la penitenciaria

Iñigo Urkullu

Iñigo Urkullu

efe
5
Actualizada 30/06/2014 a las 18:58
  • efe. san lorenzo de el escorial (madrid)
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha invitado este lunes al Gobierno central a impulsar una nueva etapa entre ambos ejecutivos para consensuar políticas como la penitenciaria, dentro de la legalidad pero de acuerdo a "la nueva realidad social", para avanzar en el final definitivo de ETA.

En la inauguración del curso de verano "El fin de ETA y la recuperación de la convivencia en el País Vasco: Temas pendientes", el lehendakari ha apelado al diálogo y a la colaboración entre el Ejecutivo de Mariano Rajoy y otras fuerzas políticas "en todo aquello que sea relevante para la paz y la convivencia".

Urkullu ha citado como ejemplo de esta cooperación la política penitenciaria, con el objetivo de poner en común las líneas de actuación "dentro del marco de las posibilidades legales" y "acorde a la nueva realidad social" porque, ha añadido, "no hacer nada o actuar unilateralmente es la actitud más contraindicada en una situación como ésta".

Antes de este llamamiento, el lehendakari ha asegurado que la responsabilidad "prioritaria" de su gobierno es "apelar, urgir y contribuir a un final ordenado, definitivo e incondicionado" de la violencia de ETA, que debe hacerse con "seriedad, realismo y rigor en el más corto espacio de tiempo posible".

Por eso durante su intervención, Urkullu ha exigido a ETA que "no demore más su proceso de desarme y desaparición", pues la banda es hoy "un amarre del pasado que obstaculiza el progreso hacia el futuro".

Después, en declaraciones a los periodistas, ha confiado en que los próximos meses "algo podamos ver", porque la banda no puede perder la oportunidad de dejar pasar este año para anunciar su desarme y entrar en un nuevo periodo, que coincide con elecciones autonómicas, para dar más pasos.

En su discurso, que ha durado más de cuarenta minutos, Urkullu ha considerado que la pervivencia de una organización terrorista "terminal" impide a la izquierda abertzale avanzar.

"Es muy difícil entender que ETA no vea esta realidad de la que hasta la propia izquierda abertzale es plenamente consciente", ha añadido antes de volver a apelar a estas formaciones a dar los pasos necesarios que permitan colaborar con normalidad con el resto de partidos.

Y a estas fuerzas políticas también ha invitado Urkullu, con el objetivo de que en este segundo semestre de 2014 hagan un esfuerzo para crear "un nuevo clima de colaboración y confluencia", especialmente el PP y el PSOE, a quienes ha pedido que después del verano acudan a la Ponencia de Paz y Convivencia del País Vasco.

El lehendakari ha desgranado las principales propuestas del plan de Paz y Convivencia impulsado por su gobierno para el periodo 2013-2016 y que representa "una invitación a buscar el acuerdo básico" y a promover este consenso para "un tiempo nuevo" y ante el "delicado proceso de sanación social y política al que nos enfrentamos".

Como ejes de este plan, Urkullu ha citado sus 18 iniciativas además de los siete compromisos para superar la "desconfianza", entre los cuales destacan que las todas las fuerzas políticas se pongan de acuerdo en que el fin de ETA no suponga "pasar página, sin clarificación, reconocimiento ni crítica explícita".

"Nos comprometemos a no reescribir una historia de justificadores de la violencia (...) y a que sin equiparaciones todas las víctimas reciban el reconocimiento y la reparación que merecen".

En definitiva, ha hecho hincapié Urkullu, a que con "un poco más del valentía y menos de reivindicación o escenificación de las diferencias", todas las tradiciones políticas pueden pronunciar estos compromisos.

Porque el reto es "compartir" y favorecer una sociedad "sin trincheras" que, consciente de lo mucho que se ha sufrido, debe sanar "con paciencia, con calma , con diálogo y espíritu constructivo".

Y para lograrlo, el Gobierno vasco "no puede hacerlo solo", "no tiene la receta ni la fórmula mágica". "Tenemos que hacerlo juntos, esta es nuestra tarea pendiente", ha apostillado antes de apelar al espíritu de Mandela -"si quieres hacer las paces con tu enemigo tienes que trabajar con él"- como "cimiento" de este nuevo tiempo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra