Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
cataluña

Mas insinúa que no desobedecerá al Constitucional si bloquea la consulta

  • El presidente de la Generalitat reiteró su compromiso por una consulta que esté "dentro del marco legal"

0
16/05/2014 a las 06:00
  • colpisa. barcelona
CiU y ERC rompieron este jueves el pacto tácito de no agresión que habían acordado para la campaña, con vistas a no afectar el proceso independentista, y dejaron entrever las tensiones que se encontrará el frente soberanista a medida que se acerque la fecha de la consulta, el 9-N. El rifirrafe vino como consecuencia de unas declaraciones de Artur Mas, en las que este jueves reiteró su compromiso por una consulta que esté "dentro del marco legal".

El presidente de la Generalitat insinuó que no piensa celebrar un referéndum a las bravas, como le pide la Asamblea Nacional Catalana, y que si el Gobierno impugna al Constitucional la ley catalana de consultas y el posterior decreto de convocatoria de la votación, que quedarían suspendidos de manera cautelar, la única vía que le quedará será la del adelanto electoral para convertir las autonómicas catalanas en plebicitarias.

El anuncio de Mas, intrepretado desde los sectores más soberanistas como un primer paso hacia la rectificación y como la resignación por su parte de que no habrá consulta, buscaba marcar un perfil soberanista propio para CiU, presentar a la federación nacionalista como el partido del orden y situar a Esquerra como la formación radical.

La estrategia de la federación nacioanlista surtió efecto porque el candidato de ERC, Josep Maria Terricabras, salió raudo a responder a Mas. "¿Qué quiere decir que la consulta no se podrá hacer? Se hará", dijo. Esquerra y la ANC llevan tiempo presionando a Mas para que llegado el caso opte por el desacato a la suspensión del Constitucional y saque las urnas a la calle, bien a través de la propia ANC o como se hizo en las centenares de consultas que se celebraron en Cataluña al calor de la que organizó Arenys de Munt en 2009. Iniciativa también avisó al dirigente convergente que no aceptará unas plebiscitarias.

Aun así, Mas trató de tranquilizar a los soberanistas que se oponen a unas elecciones de ese corte, señalando que consensuará con todos los partidos que impulsan la consulta (CiU, ERC, ICV y CUP) la respuesta al posible veto del Gobierno y si se debe mantener la convocatoria, aun con la impugnación gubernamental.

Su postura en esa cumbre será la de no desobedecer al Tribunal Constitucional y apostar por el adelanto electoral, aunque está por ver quién se lleva el gato al agua. En principio, Mas y CiU tendrán a todos los socios en contra. Y habría que tener en cuenta además que una derrota de la federación nacionalista frente a ERC en las europeas podría dejar al presidente de la Generalitat en una posición de franca debilidad respecto a sus aliados.

Adelanto electoral


El jefe del Gobierno catalán, en cualquier caso, insistió en la cadena Ser en que el anticipo de los comicios es la vía que menos le satisface y advirtió al Gobierno central que es la peor opción para las dos partes. Por ello, instó a Mariano Rajoy, con el que lleva "meses" sin hablar, a "no obstruir" la ley de consultas. "La única condición para resolver el conflicto entre el Estado y Cataluña es que el pueblo catalán sea consultado" dijo.

"Lo quiero hacer legalmente; si no nos dejan otra opción, sólo quedará la opción de elecciones, pero ojalá se den cuenta de que es mucho mejor hacer la consulta con la ley catalana que no llegar a un escenario de conflicto mayor que son unos comicios de este tipo", remató. Mas lleva meses planteando una consulta 'light', no vinculante jurídicamente, trata de desligar los conceptos de derecho a decidir e independencia y afirma que votar sobre la secesión no quiere decir proclamarla a las 24 horas.

Sin embargo, Alicia Sánchez Camacho (PP) le respondió este jueves que el Gobierno "no permitirá" una ley catalana de consultas que se use para convocar un referéndum soberanista. En esta línea, la Fiscalía de Cataluña emitió un escrito en el señaló que Cataluña carece de competencias para convocar un referéndum soberanista, ni siquiera amparándose en el artículo del Estatut que la faculta para organizar consultas populares, y que hacerlo supondría un "flagrante fraude de ley".

El presidente de la Generalitat se mostró asimismo escéptico respecto a las terceras vías y apuntó que la única oferta que tomaría en consideración sería la que hicieran el PP y el PSOE de manera conjunta, siempre y cuando se sometiera a consulta junto a las preguntas previstas en el referéndum del 9-N. Toda solución que no pase por las urnas será, a su juicio, un intento baldío de solucionar el problema catalán. "La relación entre Cataluña y el resto de España siempre se ha cerrado en falso", remató.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual