Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ELECCIONES GENERALES

Rubalcaba llama a rebato para intentar sepultar el discurso de la gran coalición

  • El secretario general del PSOEgarantiza que mientras él esté al mando los socialistas no formarán gobierno con el Partido Popular

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, acompañado por el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, en Jaén

Rubalcaba llama a rebato callar el discurso de la gran coalición

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, acompañado por el presidente de la Diputación de Jaén, Francisco Reyes, en Jaén

EFE
0
13/05/2014 a las 06:00
  • COLPISA. MADRID
Elena Valenciano lo intentó el domingo en solitario y no fue suficiente. El PSOE se tuvo que emplear a fondo para intentar neutralizar la idea de que tras las próximas generales puede formarse un gobierno de coalición entre los dos partidos mayoritarios si la situación política se complica. Alfredo Pérez Rubalcaba lo dijo con toda la contundencia de que fue capaz: "Mientras yo sea secretario general no habrá un Gobierno de concentración en España". Pero no fue el único. Todos los efectivos del partido, del primero al último, se destinaron durante la cuarta jornada de la campaña para las europeas al mismo fin.

La operación para desactivar esta bomba de relojería contra la estrategia socialista, centrada en remarcar las diferencias ideológicas entre PP y PSOE y demostrar que no son lo mismo, habría sido bastante menos complicada si todo se hubiera limitado a replicar la reflexión lanzada por Miguel Arias Cañete, cabeza de cartel del PP, en una entrevista a Colpisa. El problema es que el rumor de que los poderes fácticos del país, al menos parte de ellos, maniobran para que ese Gobierno de concentración se produzca lleva tiempo en el ambiente. Infolibre situó hace unos días a Felipe González en el núcleo de la jugada. Y el expresidente vino a dar credibilidad a esa tesis en La Sexta.

En privado, los socialistas se molestan en tratar de poner en contexto lo que defiende quien, aún hoy, dieciocho años después de abandonar el Ejecutivo, sigue siendo un referente indiscutible en el partido. Aseguran que lo que le preocupa es la cuestión catalana, que es de ese asunto de lo que ha hablado en varias ocasiones por teléfono con Mariano Rajoy,, como él mismo trató de dejar claro durante la entrevista, y que en lo que piensa es en el gran acuerdo que será necesario para llevar a cabo una necesaria reforma constitucional.

El caso es que González fue claro al avalar la idea de una coalición a la alemana "si el país lo necesita". Y, además, en plena campaña, el PSOE no está como para perder el tiempo intentando colar explicaciones que requieren más de un minuto. Así que Rubalcaba llamó a rebato a todo el partido para que negara de forma tajante esa posibilidad.

ALTERNATIVA NECESARIA

El PSOE andaluz, que gobierna en coalición con Izquierda Unida, a través de su secretario de Organización, Juan Cornejo; el presidente del Principado de Asturias, Javier Fernández; Eduardo Madina, uno de los aspirantes a primarias con más tirón... Todos remarcaron que no hay opción de un pacto de gobierno con los populares. El propio secretario general fue el más prolijo. "No sería bueno -remarcó en Onda Cero- que una parte de la sociedad española se quedara sin alternativa".

Rubalcaba aseguró que él siempre ha creído que hay asuntos de Estado que requieren un entendimiento amplio y recordó su apoyo a la posición de España ante la UE o la coincidencia en el rechazo al referéndum de autodeterminación reclamado por fuerzas catalanas, pero insistió en que un gobierno de coalición es una cosa bien distinta. "En España no lo tuvimos ni después del 23-F", remarcó como ejemplo de que ni en el escenario más complejo para España contempla ese escenario.

La idea que trataron de repicar con fuerza es que su elección, en caso de necesitar un apoyo externo para gobernar, siempre serían partidos a su izquierda. Pero el PSOE tiene un problema: es al único partido en liza al que le interesa matar esta historia. El PP sabe que es para su principal rival una suerte de abrazo del oso y el número dos de su candidatura, Esteban González-Pons, incluso echó leña al fuego al recordar que el aspirante socialdemócrata a la presidencia de la Comisión, Martin Schulz, gobierna en coalición con Angela Merkel en Alemania. UpyD y sobre todo IU también azuzan la idea de que socialistas y populares se conjuran para seguir mandando. La batalla contra el bipartidismo tiene mucho tirón entre el electorado desencantado.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual