Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Guia de Salud
Menu Suplemento Salud
Salud

Empleo retrocede y renuncia al alta de las mutuas por silencio positivo

  • El anteproyecto de ley que aprobará el Consejo de Ministros este mes reforma la gestión de las bajas por enfermedad común

La anomalía fue detectada por los Ministerios de salud y Hacienda cuando revisaban los datos de los pensionistas de cara a la implantación del sistyema de copago farmacéutico a partir del 1 de julio.

200.000 trabajadores adquieren fármacos con tarjeta de pensionista

Un pensionista adquiere medicamentos en una farmacia

EFE
0
Actualizada 09/04/2014 a las 07:29
Etiquetas
  • colpisa. madrid
Los médicos del sistema nacional de salud se opusieron desde el primer momento y, con ellos, el Ministerio de Sanidad y las consejerías correspondientes de las Comunidades Autónomas: el cambio en la gestión de las bajas y altas de la incapacidad temporal por enfermedad común no podía incluir el silencio positivo para dar por aprobadas las propuestas de alta de los médicos de las mutuas. El anteproyecto de ley de mutuas que será probablemente aprobado por el Consejo de Ministros este mes para remitirlo al Parlamento no llevará finalmente la introducción de ese silencio positivo. En la actualidad, cuando un trabajador está de baja, el médico de la mutua de su empresa hace el seguimiento de la baja y puede presentar una "propuesta motivada" de alta si considera que está en condiciones de trabajar, pero es el facultativo del sistema autonómico de salud el que debe aceptar o rechazar esa propuesta en un plazo de diez días; si no contesta, la propuesta de alta de la mutua no se lleva adelante. El Ministerio de Empleo incluyó en el borrador del anteproyecto de ley de mutuas el silencio positivo, de manera que si el médico no justificaba la prolongación de la baja por enfermedad para rechazar la propuesta de la mutua en un plazo de cinco días, esta alta se aplicaría de forma automática, aunque siempre con la posibilidad de recurrirla ante la inspección del Instituto Nacional de Seguridad Social. La polémica acompañó a este punto, que había sido solicitado desde la patronal, y el Ministerio ha acabado retirándolo. No obstante, se introducirá una fórmula alternativa que modificará "el peso de los actores en las bajas laborales", según fuentes solventes. En todo caso, el anteproyecto de ley establece el uso de los recursos sanitarios de las mutuas que están infrautilizados para que sean aprovechados también por los servicios públicos de salud.

Las prestaciones por incapacidad temporal (IT) representaron un gasto de más de 5.000 millones de euros el año pasado, y el Gobierno prevé ahorrar alrededor de 500 millones al año con las nuevas medidas. Precisamente el Tribunal de Cuentas ha remitido esta semana un informe al Parlamento donde denuncia entre el 1 de octubre de 2010 y el 30 de abril de 2013, la Seguridad Social abonó 341.350 procesos de incapacidad temporal sin contar con los partes médicos acreditativos de la baja, lo que "podría suponer la inexistencia de procesos reales de incapacidad temporal que pudieran estar siendo financiados indebidamente por la Seguridad Social". El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, aseguró este martes antes de comparecer en la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo que han presentado alegaciones al informe del Tribunal de Cuentas y que, en todo caso, es una cifra que apenas representa el 2% del total de bajas laborales que gestiona la Seguridad Social y que suman más de 13 millones en el periodo analizado.

Burgos expuso ante los diputados de la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo el amplio frente de reformas que se van a introducir en la gestión del sistema de Seguridad Social. Junto con el anteproyecto de ley de mutuas también se aprobará probablemente antes de finales de abril el real decreto de incapacidad temporal, que afecta fundamentalmente a procedimientos de gestión. Asimismo, está ultimándose el reglamento sobre la cotización de las retribuciones en especie, que incluirá "retoques" pero no "cambios sustanciales", en palabras del secretario de Estado. En mayo concluye el plazo para regularizar el pago de cuotas por estas retribuciones en especie ( vales de comida, entrega de acciones, planes de pensiones, gastos de guardería, seguros médicos y otros), a los que vienen obligadas las empresas desde finales del año pasado.

Otra de las reformas que se preparan es la liquidación directa e individualizada de cuotas que la Seguridad Social hará a cada empresa por sus trabajadores. A su vez, los trabajadores mayores de 50 años recibirán este año una carta donde la Seguridad Social les calculará la pensión que podrían recibir en el momento de su jubilación si se mantienen las condiciones de cotización.

El último proyecto es un nuevo modelo de atención al ciudadano de forma directa y personalizada que denominan 'Tu Seguridad Social' y que tendrá su primer desarrollo en junio.

Por otra parte, la recaudación de la Seguridad Social aumentó en abril un 2,85% y alcanzó los 7.730 millones de euros. "Es el cuarto mes en que esta tasa presenta valores positivos y de intensidad creciente", señaló el secretario de Estado de Seguridad Social. Esos datos no incluyen los ingresos por cotizaciones de los convenios con Comunidades Autónomas, Corporaciones Locales o Servicio Público de Empleo. Si se incluyen, los ingresos en abril superan los 8.600 millones de euros, con un incremento del 2,35%. Llama la atención que la afiliación a la seguridad Social no ha subido más del 1% mientras que la recaudación está creciendo al 2,8%. No obstante, habrá que esperar a ver el efecto de la tarifa plana de 100 euros al mes para los nuevos contratos indefinidos que supongan incremento de plantilla, ya que los expertos advierten de la pérdida de ingresos que puede suponer para la Seguridad Social. Frente a ello, el secretario de Estado recalcó que lo importante para el futuro del sistema es aumentar el empleo.

Asimismo, el responsable de la Seguridad Social destacó la reducción de los aplazamientos de pago porque "constituyen un signo avanzado de mejoría" de la situación económica, ya que han bajado en número y en importe (un 14,8% y un 35,6% hasta marzo respectivamente) sin que se hayan modificado los criterios.

Además, la tasa de morosidad en el sistema se ha reducido al 2,85%, la más baja desde el inicio de la crisis económica, después de haber llegado hasta el 3,8% en enero de 2009.

Burgos resaltó que se han "recuperado" 145.542 afiliados desde el punto más bajo de afiliación, pero negó "cualquier complacencia" porque el trecho hasta recuperar los 3,3 millones de ocupados perdidos durante la crisis "es muy amplio". Aprovechó su comparecencia para explicar que la nómina mensual de pensiones ha crecido un 40% desde 2007 al pasar de 5.657 millones de euros al mes hasta los 7.946 millones. Este año, el déficit previsto para el sistema de la Seguridad Social es el 1,1% del PIB, el mismo con el que cerró el año pasado - por debajo del 1,4% previsto-.

El secretario de Estado consideró "razonable" que este año se vuelva a recurrir al Fondo de Reserva para abonar la paga extra de los pensionistas. El año pasado, la hucha de las pensiones se redujo más de un 14%.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual