Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
DEBATE EN EL CONGRESO

Rajoy cierra la puerta a la consulta e invita a pedir reforma constitucional

  • El presidente se pronunció así durante el debate en el Congreso por la proposición del Parlamento catalán para convocar la consulta

Rajoy, con los respresentantes de los partidos catalanes al fondo, durante el debate

Rajoy: "Amo a Cataluña y tal vez creo en ella más que ustedes"

Rajoy, con los respresentantes de los partidos catalanes al fondo, durante el debate

EFE
2
Actualizada 08/04/2014 a las 19:38
  • EFE. MADRID
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cerró en el Congreso cualquier puerta a la consulta sobre una Cataluña independiente que, a su juicio, sería como "la isla de Robinson Crusoe" y enseñó el único camino legal hacia esa meta: presentar una propuesta para intentar reformar la Constitución.

Rajoy tomó la palabra en nombre del Gobierno para rechazar ante el pleno del Congreso la proposición del Parlament que reclama para la Generalitat la competencia de celebrar una consulta sobre la independencia de Cataluña.

Tras escuchar a los tres representantes del Parlamento catalán que defendieron en el hemiciclo esa solicitud, Rajoy dijo que no se puede acceder a ella porque no lo permite la Constitución ya que se trata de una competencia indelegable del Estado.

"Si este Parlamento tuviera la potestad de transferir la titularidad de todas las competencias exclusivas, estas Cortes tendrían la potestad de liquidar la Constitución y el Estado mismo sin el concurso ni la aprobación del conjunto de los españoles", advirtió.

Para Rajoy, el propósito de la consulta es inconstitucional, y de nada sirve vestir esa reclamación de "calor popular" porque, advirtió, "algunas cosas no cambian con manifestaciones ni con plebiscitos".

"No es algo que podamos resolver el señor Mas, aunque hubiera venido hoy, y yo con un café. Aunque tomáramos quinientos -precisó-, seguiría faltándonos lo que no tenemos: la potestad que la Constitución nos niega".

El presidente del Gobierno hizo gala de su aprecio a la comunidad catalana ("Amo a Cataluña", dijo precisando después que lo mismo que al resto de comunidades) y, dirigiéndose a los defensores de la consulta, se vanaglorió de una "vanidad": "Tal vez yo creo en Cataluña más que ustedes. Es uno de los puntales de nuestra patria y valoro su inmensa aportación a nuestro pasado, presente y futuro".

Rajoy explicó que los habitantes de cada comunidad tienen derecho a escoger quién les gobierna en ella, pero no a decidir qué se ha de hacer con España, porque "cada catalán, como cada gallego o cada andaluz, es copropietario de toda España, que es un bien indiviso".

Para él, el derecho a decidir que se plantea desde Cataluña lo que pretende es privar al resto de españoles de su derecho a decidir o qué quieren que sea su país.

El jefe del Ejecutivo negó que Cataluña sufra una presión insoportable o que se persiga a la lengua y a la cultura catalanas.

También rechazó el argumento del derecho a separarse como algunas colonias porque Cataluña no lo ha sido nunca ni se incorporó a la Corona española como resultado de una conquista.

"No puedo compartir una hipotética historia de agravios, no puedo asumir su relato de opresión porque no es verdad", añadió el jefe del Gobierno.

De igual forma, criticó la "argucia" de decir que la consulta es un ejercicio al que ningún demócrata se puede negar.

"La democracia no se entiende sin las urnas, sí. Pero no bastan para que un acto sea democrático. Falta el respeto a la ley", explicó el presidente del Gobierno.

Rajoy aprovechó para criticar que los defensores de la independencia no expliquen sus consecuencias, que resumió simbólicamente: Una Cataluña independiente sería "lo más parecido que se pueda imaginar a la isla de Robinson Crusoe".

En su discurso, recordó que la Constitución fue respaldada por el 90,4 por ciento de los votantes catalanes, muy por encima de la media del conjunto de españa, y lo hicieron por su propio interés, sin pensar que aquello fuera "una mordaza" o un "grillete", sino una garantía y una salvaguarda.

"Esa fue la más genuina, la más libre, la más auténtica determinación de Cataluña", opinó Rajoy, quien consideró el inicio de los trámites para la reforma de la Constitución como "una puerta abierta de par en par para los que no estén de acuerdo con el actual estado de las cosas.

En esa línea, incidió: "Quienquiera que desee modificar la Constitución, quienquiera que pretenda que España se disuelva, se fragmente, cambie de nombre, lo que sea, en vez de solicitar a esta Cámara lo que no está en sus manos, ha de emprender el camino de la reforma constitucional".

"Se les escucha y se les entiende muy bien, pero no se les puede reconocer lo que no tienen: no tienen razón", añadió Rajoy ante las voces en Cataluña que se quejan por no ser escuchadas y con una precisión final en alusión a Mas: "A quien no escucho es a quien no quiere venir".

Reiteró su absoluta disposición al diálogo dentro de los límites de la Constitución, recordó los elogios al consenso en la etapa de la Transición y apeló a ese espíritu que unió a todos en el texto constitucional de 1978.

"A todo esto, a todo lo que nos unió en 1978 y que nos une todavía hoy, a todo esto, vagamente, sentimentalmente, sin ningún afán trascendental, lo llamamos patria. Pero si a ustedes no les gusta, podemos llamarle futuro", cerró su intervención Rajoy en medio de una larga ovación de los diputados del PP.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual