Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Adolfo Suárez

Autoridades y ciudadanos despiden a Adolfo Suárez en el Congreso

  • El féretro, flanqueado por soldados, tiene a sus pies dos almohadones con el Toisón de Oro, que el Rey concedió a Suárez, y el Collar de la Orden de Carlos III
  • Los Reyes y la infanta Elena, miembros del Gobierno, expresidentes y autoridades han acudido al Congreso para despedir Adolfo Suárez
  • Miles de ciudadanos anónimos dan también su último adiós al primer presidente del Gobierno de la democracia

Homenaje popular a Adolfo Suárez

No hay religión, no hay bandera, no hay edad, no hay prisa, no hay distancia. Hoy todos unidos por un nombre: Adolfo Suárez. Colas interminables desde primera hora para acceder al Congreso de los Diputados.

El Rey concede a Adolfo Suárez la Real Orden de Carlos III

El Rey don Juan Carlos, la Reina y la infanta Elena han acudido esta mañana al Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados para decir su último adiós a Adolfo Suárez en la capilla ardiente instalada.

Capilla ardiente de Adolfo Suárez 70 Fotos

Capilla ardiente de Adolfo Suárez

El cortejo fúnebre con el féretro del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez llegó a las 10.00 horas al Congreso de los Diputados, que acogerá hasta este martes su capilla ardiente. En la parte baja de la escalinata de la Puerta de los Leones recibieron el féretro el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sus antecesores en el cargo -Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero-, y los presidentes del Congreso, Jesús Posada, y del Senado, Pío García Escudero.

AGENCIAS
3
Actualizada 24/03/2014 a las 18:46
Etiquetas
  • EFE. MADRID
Un primer grupo de ciudadanos que esperaban para dar su último adiós al expresidente del Gobierno Adolfo Suárez ha accedido ya al Palacio del Congreso de los Diputados para poder rendir homenaje al fallecido en la capilla ardiente que ha abierto sus puertas al público al mediodía.

Desde la madrugada, una veintena de personas guardaban cola en la carrera de San Jerónimo, aunque a lo largo de la mañana se han ido agolpando centenares de ciudadanos en una cola que rodea ya todo el edificio de la Cámara Baja.

Algunos ciudadanos se santiguan al pasar ante el féretro y otros lanzan besos con las manos al féretro de Suárez, mientras la familia del fallecido permanece sentada ante el ataúd del expresidente, que está rodeado por militares de los tres ejércitos y de la Guardia Civil.

En el Salón de Pasos Perdidos, donde permanece instalada la capilla ardiente, se han ido colocando también las coronas de flores que han enviado numerosas instituciones del Estado, como el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), empresas y clubes de fútbol como el Real Madrid.

Entre las primeras personas que han podido visitar la capilla ardiente se ha visto a un grupo de religiosas con hábito y varias mujeres que al pasar ante el féretro han desplegado una bandera del CDS, el partido que fundó Suárez tras salir del Gobierno.

Algunas visitantes no han podido contener las lágrimas durante su paso ante el féretro.

Asimismo, en el Salón de Pasos Perdidos se encuentran representantes de las Mesas del Congreso y del Senado, que permanecen acompañando a los hijos, nietos y hermanos de Adolfo Suárez, que también reciben la visita de amigos y personalidades que se acercan a darles el pésame.

Entre ellos se ha visto, por ejemplo, al torero Juan Padilla o al exfiscal Ignacio Gordillo.

El féretro, flanqueado por soldados, tiene a sus pies dos almohadones con el Toisón de Oro, que el Rey concedió a Suárez, y el Collar de la Orden de Carlos III, otorgado este mismo lunes por el Gobierno y que constituye la condecoración civil de más relevancia y antigüedad en España después del Toisón.

Varios de los ciudadanos que han acudido a la Cámara Baja han explicado a Efe cómo su intención hoy es agradecer a Suárez "lo que ha hecho" y mostrarle después de muerto "el reconocimiento que no tuvo en vida".

LAS MÁXIMAS AUTORIDADES DEL ESTADO, EN LA CAPILLA ARDIENTE

El cortejo fúnebre con el féretro del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez ha llegado a las 10.00 horas al Congreso de los Diputados, que acoge hasta este martes su capilla ardiente.

En la parte baja de la escalinata de la Puerta de los Leones recibieron el féretro el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, sus antecesores en el cargo -Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero-, y los presidentes del Congreso, Jesús Posada, y del Senado, Pío García Escudero.

También se encontraban los presidentes del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, y del Consejo General de Poder Judicial, Carlos Lesmes, así como el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y los miembros de las Mesas del Congreso y del Senado.

Diez soldados del Regimiento Inmemorial del Ejército de Tierra formaron el piquete de honor que portaba el féretro de Suárez, cubierto con la bandera nacional, hasta el Salón de Pasos Perdidos de la Cámara Baja, donde se ubica la capilla ardiente.

Tras ellos, los hijos y nietos de Adolfo Suárez acompañaron caminando por la Carrera de San Jerónimo el féretro del expresidente.

Más de un millar de personas que aguardan a las puertas de la Cámara Baja para visitar más tarde la capilla ardiente rompieron en aplausos en medio de un profundo silencio.

Escoltando el paso del féretro en la escalinata estuvieron seis militares en representación de los tres ejércitos y de la Guardia Civil.

Además, una decena de soldados de la Guardia Real montaron guardia frente a la escalinata de la Puerta de los Leones para rendir honores al primer presidente de la democracia y marcaron la entrada del féretro con un redoble de tambores.

El piquete de honor colocó el féretro de Suárez en el centro del Salón de Pasos Perdidos, una de las estancias más solemnes del Congreso de los Diputados.

A los pies del féretro se colocaron dos almohadones, uno con el Toisón de Oro que el Rey concedió a Adolfo Suárez y otro en el que el monarca colocará el Collar de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III, cuya concesión aprobó el Consejo de Ministros.

Allí quedó guardado por la misma escolta militar que lo esperaba en la escalinata.

Ya dentro del Salón se encuentran los portavoces de todos los grupos parlamentarios del Congreso para velar al expresidente, que aguardaron la entrada de la familia de Suárez y de las principales autoridades.

LLEGADA DE LA FAMILIA REAL

Los Reyes y la Infanta Elena han llegado a las diez y media de la mañana de este lunes al Congreso de los Diputados para dar su último adiós al primer presidente del Gobierno de la democracia, Adolfo Suárez.

Los tres han entrado en coche en el Patio de la calle Floridablanca, donde les esperaban el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su esposa, Elvira Fernández, los presidentes del Congreso y del Senado, Jesús Posada y Pío García Escudero, y los del Poder Judicial: el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y el del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos.


A continuación, los Reyes y su hija mayor han entrado en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, donde han saludado a los expresidentes Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero y todos se han encaminado al Salón de Pasos Perdidos, donde se ha instalado la capilla ardiente y esperaban el resto de autoridades.


Los Príncipes se han desplazado este lunes por la mañana a Bilbao para asistir a mediodía al funeral por el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna. Cuando regresen a Madrid, ya por la tarde, visitarán la capilla ardiente.



  • Javier
    (24/03/14 19:54)
    #3

    He observado en las fotos, que el sr. Rodríguez Zapatero está mal informado. En un acto de luto, la corbata ha de ser negra, no a topitos, y al paso del féretro, hay que dejar las manos caídas, no cruzadas. Esto, por lo visto, no lo conoce.

    Responder

  • opino
    (24/03/14 17:35)
    #2

    admiradra dijo..
    Estoy muy de acuerdo con vd. Si no llega a ser por la familia, que avisó a todo el mundo, este gran hombre se habría muerto sin pena ni gloria. ¡Qué País!. 

    Responder

  • admiradra
    (24/03/14 16:16)
    #1

    ¡País de cainitas, hipócritas y cínicos!. ¡Que viva siempre Adolfo Suárez en nuestra memoria!.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual