Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ANIVERSARIO DEL 11-M

Una herida en la masacre aún sigue hospitalizada en estado vegetativo

  • Laura Vega, de 36 años, perdió parte del cerebro y de la cara en el tren que estalló en la estación de Atocha
  • Casi 200 personas necesitan atención sicológica una década después de la tragedia

0
09/03/2014 a las 06:01
  • COLPISA. MADRID
Laura Vega tenía entonces 26 años e iba, como todos los días, de la localidad madrileña de Parla a la estación de Nuevos Ministerios a tomar otro tren para ir a su trabajo. Pero en Atocha, las bombas pusieron punto final. La explosión le arrebató parte de la cara y el cerebro. Desde entonces está en estado vegetativo en un hospital de Madrid. Es la única herida de aquellos atentados que diez años después sigue ingresada.

Su hermano Álvaro declaró durante el juicio que "no tiene capacidad de movimiento, de voluntad, de comunicación, de expresarse, no puede hacer ningún tipo de actividad por ella misma". Ahora, dijo, "es un cuerpo rígido" al que le falta parte del "frontotempoparietal del cráneo" y de la cara. Pero sufre, tiene dolores. Por ejemplo, cuando bosteza "se le pone la cara roja", sonrojo que su hermano atribuye a que "algún tendón en la cara no le ha quedado bien y le cuesta que la mandíbula vuelva a su sitio". También sufre, relató Álvaro, cuando tose, cuando vomita y hasta "cuando se la mueve" porque tiene las extremidades doloridas por la inactividad.

Laura es la única de los 1.991 heridos, conforme al recuento hecho en el juicio, que sigue en un centro médico. Pero más de un centenar tienen severas secuelas físicas. Siete están en estado de gran invalidez y requieren la asistencia permanente de otras personas para moverse; 82 son incapacitados permanentes absolutos o totales; y 28 tienen una incapacidad parcial.

El resto hace vida más o menos normal, pero no todos. Casi 200 personas tienen magulladuras mentales y una década después necesitan atención sicológica. Son heridos en aquellos atentados o familiares de los muertos que aún hoy sufren depresiones, ansiedad o soportan el tormento de unas pesadillas que reviven una y otra vez la masacre.

Su tratamiento, como la atención médica de Laura Vega o los incapacitados, corren por cuenta del Ministerio del Interior que en estos diez años ha desembolsado 318,2 millones de euros para indemnizaciones y todo tipo de ayudas, desde las médicas y sicológicas a educativas o de reinserción laboral.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual