Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
terrorismo

ETA pierde la batalla en las cárceles

  • El colectivo de presos admite con matices el "daño causado" y da libertad para acogerse a la reinserción
  • El EPPK, no obstante, insiste en su comunicado en equiparar el terrorismo a la respuesta del Estado y en el carácter "político" de la banda armada. 

Imagen capturada del vídeo difundido por la página web Naiz.info.es del denominado colectivo de reclusos de ETA (EPPK).

Imagen capturada del vídeo difundido por la página web Naiz.info.es del denominado colectivo de reclusos de ETA (EPPK).

1
Actualizada 29/12/2013 a las 11:20
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
ETA pierde su última batalla, la de las cárceles. Dos años y dos meses después de que la banda anunciara el alto el fuego definitivo, el 'frente de makos', el colectivo de presos etarras más irreductibles y siempre fieles a las consignas de la organización, da su brazo a torcer. O lo que es lo mismo, tal y como exigía el Gobierno para siquiera estudiar la posibilidad de algunos acercamientos, los reclusos irredentos anuncian con un comunicado que aceptan las normas de Instituciones Penitenciarias y del sistema judicial español. Aunque eso sí -y no lo ocultan-, solo para acceder a posibles beneficios carcelarios que les aproximen a la libertad o, al menos, a prisiones del País Vasco y Navarra.

Lo que no contienen los dos folios de declaración y vídeo del autodenominado Colectivo de Presos Políticos Vasco (EPPK, por sus siglas en euskera) es la palabra "perdón" a las víctimas de sus atentados, otras de las exigencias anunciadas por el departamento que dirige Jorge Fernández para su plan de reinserción de etarras presentado en abril de 2012. Tampoco una declaración explícita de que los presos reniegan de su pasado terrorista, otra de las condiciones 'sine qua non' de Interior para estudiar acercamientos, siempre individualizados.

Lo más parecido a ese perdón o a adjurar de su actividad en ETA es que el EPPK "reconoce" con "toda sinceridad el sufrimiento y daño multilateral generados". Es más, anuncia su renuncia expresa "al método utilizado en el pasado para hacer frente a la imposición, represión y vulneración de derechos".

Se trata de dos frases que, si bien no tienen precedentes (pues la banda no había reconocido con tanta claridad el dolor provocado por sus atentados), se enmarcan en la retórica habitual de la izquierda abertzale. La de equiparar la violencia terrorista con la ejercida por el Estado como respuesta al terror.

De hecho, la declaración aprobada por el colectivo, amén de abundar en la "imposición y represión" por parte de Madrid, insiste en sus reiteradas denuncias de torturas y la política carcelaria de la dispersión para reclamar que "los procedimientos judiciales sean revisados y evaluados, y reparado el daño causado".

Todos los analistas de Interior interpretaron el anuncio del EPPK como una "derrota" del sector más duro de ETA frente a sus propios presos, ante la evidencia de que no va a haber trato de favor alguno por el fin de la violencia. No obstante, esa expresión ("daño multilateral") es la que hace que los responsables del Ejecutivo vean en la declaración conocida este sábado "un movimiento mucho más táctico, que sincero".

De hecho, el texto de los presos no oculta que el horizonte final es su "vuelta a casa", aunque ésta se produzca de "manera escalonada, mediante compromisos individuales y en un tiempo prudencial".

Y los presos, lejos de mostrar ese arrepentimiento que exige el denominado 'plan Fernández' para los anhelados acercamientos, insisten en presentar los atentados como forma de acción política. Así, dicen que "asumen" la "responsabilidad sobre las consecuencias derivadas" de "su actividad política en el conflicto". Es más, el EPPK hace un llamamiento a la ciudadanía y a los agentes sociales para "buscar un consenso" que posibilite su "regreso a casa" enmarcado en un "proceso integral" que "no ponga en cuestión" la "dignidad política" de esos presos. Un llamamiento -interpreta Interior- para intentar remover la bloqueada situación penitenciaria, ante la negativa del Gobierno a hacer un solo movimiento en las cárceles mientras ETA no entregue las armas y se disuelva.

515 RECLUSOS


Sea como fuere, el alcance real de este comunicado se verá en los próximos meses con la actitud que, individualmente, tomen los miembros del EPPK, un colectivo que este mes de diciembre, y tras las seis decenas de excarcelaciones provocadas por la derogación de la doctrina Parot, componen 515 presos, la práctica totalidad de los reclusos de ETA, excepto un puñado expulsados por la banda por aceptar las normas penitenciarias o pedir perdón a sus víctimas. De ese más de medio millar de internos, 396 se encuentran dispersos por 49 prisiones de toda la geografía peninsular española (solo 7 en el País Vasco o Navarra); otros 116 están recluidos en 28 cárceles de Francia; y otros tres en centros del Reino Unido y Portugal.

"Podríamos aceptar que nuestro proceso de vuelta a casa -nuestra excarcelación y de manera prioritaria nuestro traslado a Euskal Herria- se efectuase utilizando cauces legales, aun cuando ello para nosotros implícitamente conlleve la aceptación de nuestra condena", explica el EPPK, en el que, por primera vez, muestra partidario de aceptar las reglas de Instituciones Penitenciarias, aunque no de pedir perdón, renegar de ETA, colaborar con la justicia y hacer frente a la responsabilidad civil de sus penas, como exige el Gobierno.

Decisiones éstas, no obstante, que deja en manos de cada recluso. De hecho, en el propio comunicado -publicado en la página web Naiz del diario Gara- el colectivo de presos insiste en esa libertad de cada uno de sus miembros. El EPPK anuncia que está dispuesto a "analizar la responsabilidad de cada uno de nosotros, dentro de un proceso acordado que reúna las condiciones y garantías suficientes".


  • Cárcel
    (30/12/13 05:23)
    #1

    Se rieron antes matando y ahora quieren reirse saliendo de la cárcel; la cuestión es salir ganando siempre. 

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra