Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
política

El Gobierno avisa a Mas de que "no hay nada que negociar ni discutir"

  • Soraya Sáenz de Santamaría limita la posibilidad de diálogo al fortalecimiento de los lazos económicos, políticos y afectivos
  • Para el PP, Cataluña, sin España, tendrá serios problemas financieros, comerciales y diplomáticos

1
14/12/2013 a las 06:01
  • colpisa. madrid
El Gobierno ultima su ofensiva institucional y jurídica para frenar el referéndum de autodeterminación de Cataluña. De momento esconde sus cartas, pero su principal baza es el artículo 155 de la Constitución. Este precepto establece que si una comunidad autónoma incumple la Constitución u otras leyes, el Gobierno podrá requerir legalmente al presidente de dicho territorio que deponga su actitud. Si persiste en la ilegalidad, el Gobierno, previa aprobación por mayoría absoluta del Senado, podría obligar "al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones". Curiosamente, este artículo de la Carta Magna se ha convertido en una especie de tabú en la Moncloa al que nadie quiere referirse, al menos de momento.

El Ejecutivo sólo contempla dos posibles escenarios que, a su juicio, tendrían el mismo desenlace, la consulta nunca se celebrará. El primero, que Artur Mas recupere el "sentido común", olvide sus pretensiones separatistas y negocie un nuevo modelo de financiación autonómica que ayude a sacar a Cataluña de la crisis. El segundo, que CiU y ERC sigan adelante con su "plan suicida" hasta que las Cortes Generales y el Tribunal Constitucional ponga fin a la aventura, lo que podría provocar un nuevo adelanto electoral en Cataluña.

Soraya Sáenz de Santamaría enfatizó este viernes que el Gobierno "no tiene nada que discutir ni negociar sobre la consulta". La vicepresidenta, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, calcó la hoja de ruta que expuso el jueves Rajoy y limitó la oferta de diálogo con la Generalitat a un trabajo conjunto para fortalecer los lazos económicos, sociales, políticos y afectivos de los catalanes y del resto de los españoles.

La portavoz gubernamental, que en los últimos meses ha mantenido diversas reuniones y conversaciones con la vicepresidenta del Gobierno catalán, Joana Ortega, eludió concretar si la Moncloa mantendrá abierto los puentes con la Generalitat. Sáenz de Santamaría se limitó a contestar que el Gobierno de España es también el de los catalanes y que, por lo tanto, continuará con su labor para que estos ciudadanos "se vean lo menos perjudicados posibles" por un proceso que, a su juicio, sólo tiene como objetivo "fracturar a la sociedad, alentar la división y generar en los ciudadanos la sensación de incertidumbre, contraria a la estabilidad que todo el mundo necesita".

FUERA DE LA ONU

Tal y como adelantó el mes pasado Rajoy, tanto sus ministros como los máximos dirigentes del PP protagonizan una campaña pedagógica para intentar desmontar lo que califican "mentiras oficiales" de la Generalitat. El principal titular que quieren transmitir es que Cataluña, sin España, tendrá serios problemas financieros, comerciales y diplomáticos. El titular de Exteriores, José Manuel García Margallo, alertó de las "serias dificultades" que tendría una Cataluña independiente para estar en organizaciones clave como la ONU o la OTAN. Una idea que unió a la inevitable salida de la Unión Europea, como constató el jueves en Madrid el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, apostilló a su vez que "nadie va a poner en peligro la unidad de España mientras esté gobernando el PP", aunque reconoció que en estos momentos "nos jugamos mucho". El presidente de Extremadura, el popular José Antonio Monago, fue más allá y reclamó responsabilidades penales para los responsables de la consulta nacionales, "que no son los catalanes sino el Gobierno catalán".


  • Raúl Julio Bator Pérez
    (14/12/13 07:00)
    #1

    Se puede decir mas alto, pero no mas claro, estas manifestaciones rotundas en su contenido tienen que servir para clarificar el viaje a ninguna parte de Artur Mas en Cataluña, sus pretensiones y falsas expectativas de los independentistas. Creo que el error del Gobierno ha sido dejar de clarificar desde un primer momento que no se puede dar hoy por hoy una segregación de España, en la actual Constitución no se contempla.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual