Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
política

Los seis pasos hacia la consulta soberanista

  • Se abre una etapa de 11 meses dominados por el tacticismo mezclado con exhibiciones de autoridad de los dos gobiernos
  • El primer cometido que tienen las formaciones catalanas comienza este viernes

Artur Mas anuncia los términos de la consulta soberanista

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, ha anunciado acompañado por sus socios de ERC, ICV y la CUP, la pregunta que han acordado lanzar en la consulta soberanista, que estará compuesta de dos apartados: ¿Quiere que Cataluña sea un Estado? y, de ser así, ¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente? También han anunciado durante una rueda de prensa la fecha de la consulta: el 9 de noviembre de 2014.

Atlas
Artur Mas durante una rueda de prensa este jueves 12 de diciembre

Los seis pasos hacia la consulta soberanista

Artur Mas durante una rueda de prensa este jueves 12 de diciembre

afp
0
13/12/2013 a las 06:01
  • colpisa. barcelona
Tras el pacto entre los partidos soberanistas de Cataluña de la fecha y la pregunta de la consulta se inicia un recorrido de 11 meses hasta el 9 de noviembre en el que el Gobierno de Artur Mas tendrá que dar una serie de pasos legales y políticos que el de Mariano Rajoy se encargará de contrarrestar.

AL CONGRESO

El primer cometido que tienen las formaciones catalanas comienza este viernes y continuará la semana que viene en el pleno del Parlamento autonómico para acordar la fórmula para llevar al Congreso la petición de la Generalitat de que el Gobierno central delegue la trasferencia de la competencia para celebrar referendos a través del artículo 150.2 de la Constitución. La fórmula elegida será una proposición de ley, así que la fecha para su debate en las Cortes dependerá de la mesa del Congreso, que podría dilatar o acelerar su respuesta o incluso no aceptarla.

RECHAZO DEL GOBIERNO

El siguiente paso corresponderá al Gobierno central. Haya o no debate en el Congreso, tendrá sobre la mesa una petición del Parlamento catalán para que transfiera la competencia a la Generalitat para poder convocar la consulta. El Ejecutivo central, por tanto, deberá dar una respuesta concreta, que ya ha dicho infinidad de veces que será negativa pero que tendrá que ser formal y que cerrará para la Generalitat la opción de celebrar el referéndum por la vía contemplada en la Constitución.

LEY DE CONSULTAS

Cerradas definitivamente las puertas de una consulta a la escocesa, es decir, con el acuerdo del Ejecutivo central, la Generalitat activará su plan B. En este caso, acelerar la aprobación de la ley catalana de consultas no refrendarias. Esta ley desarrolla el artículo 122 del Estatut, que prevé la competencia exclusiva de la Generalitat en materia de consultas populares, siempre que sean del ámbito de su territorio. Claro que está por ver si preguntar sobre la independencia de Cataluña excede o no sus atribuciones. La consulta no tendría carácter vinculante, aunque Mas, eso sí, no podrá utilizar el censo electoral y necesitaría que Rajoy al menos tolerara esta cita. También imposible.

RECURSO AL CONSTITUCIONAL

El Gobierno tendría en su mano una vez más la posibilidad de que se celebre o no el referéndum. Mas pide que se le "tolere" esta opción, pero el PP y el Ejecutivo ya han anunciado que impugnarán esta ley, que con toda seguridad será tumbada por el Tribunal Constitucional dado que la pregunta alude a la independencia y pretende decidir sobre la unidad de España.

CONSULTA ILEGAL

Sin el referéndum pactado ni tolerado, Mas se encontraría en las vísperas de la consulta sin un amparo legal para ella. Llegado el caso, el dilema que se le planteará al presidente de la Generalitat será muy grande. O tira por la calle del medio y convoca un referéndum aun sabiendo que es ilegal, por lo que estaría cometiendo un delito, o se aparta del liderazgo del proceso y cede la organización a entidades privadas, como las plataformas independentistas. Mas, que siempre ha dicho que quiere una consulta legal, tendría una tercera alternativa, la de implicar a los ayuntamientos, que convocarían las consultas en su ámbito municipal. De hecho, medio millar de ayuntamientos siguió el ejemplo de Arenys de Munt entre 2009 y 2012, y celebraron sus referendos sobre la independencia sin problemas. Esta posibilidad, en cualquier caso, contaría con menor reconocimiento internacional y su importancia política sería también menor.

PLEBISCITARIAS

Situados en este punto, Mas tendría dos opciones últimas, o bien abandonar su voluntad de preguntar a los catalanes sobre su futuro o hacerlo a través de unas elecciones plebiscitarias, donde cada uno de los partidos tomaría como programa su posición respecto a las preguntas de la consulta. Es el último paso que tendría que dar Mas y quizá el único que le quede como posible, ya que las puertas legales se le irán cerrando una a una a lo largo de este año.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual