Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIBUNALES

Un empresario dice que contrató a la mujer de Matas porque sabía quién era

  • Miquel Martorell ha prestado testimonio en la segunda jornada del juicio contra el expresidente balear por cohecho

0
Actualizada 03/12/2013 a las 11:44
  • EFE. PALMA DE MALLORCA
El dueño de un despacho de asesoría laboral que contrató a Maite Areal, esposa del expresidente autonómico Jaume Matas, ha declarado este martes  que le dio empleo porque "sabía que era la mujer del presidente del Govern y la mujer de un exministro", algo que podía ayudar a captar clientes y mejorar su negocio.

Miquel Martorell ha prestado testimonio en la segunda jornada del juicio contra Matas por cohecho, por la contratación de su mujer en 2007 un hotel de Palma como relaciones públicas, que la Fiscalía Anticorrupción considera que fue un regalo encubierto al expresidente.

El empresario es el propietario de un despacho en el que estuvo contratada Areal antes de ser empleada del hotel, y ha detallado que le dio el trabajo porque mantenían amistad desde hace 25 años, ella se lo pidió y se vio "en el compromiso", pero "fue un fracaso".

"Los empresarios buscamos resultados y sabía que era la mujer del presidente del Govern y la mujer de un exministro. Si ella no tenía relaciones, el que no las tiene soy yo que soy hijo de un conductor y un desgraciado que intenta levantar un despacho", ha declarado.

Ha detallado que no le preguntó por su formación y capacitación porque no le interesaba y le contrató "por amistad pura y dura" y porque le interesaba ampliar su cartera con grandes empresas. "Qué mejores relaciones puede tener que la mujer del presidente para captar clientes", ha afirmado.

Según el empresario, Areal le pidió el trabajo "porque quería estar ocupada, para tener algo que hacer", firmó el contrato sin leerlo y únicamente le rendía cuentas cuando ella quería porque "iba por libre, iba a su bola".

"El resultado fue cero pelotero, fue fatal, la despedí y punto pelota", ha declarado el empresario, que ha detallado que se le pagó un finiquito por cese voluntario.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual