Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Derogación de Doctrina Parot

Se reaviva la polémica por los homenajes a etarras excarcelados

  • Para el Gobierno central podrían ser delito, mientras que para el Ejecutivo vasco se trata de actos de acogida "calurosa"

1
Actualizada 03/12/2013 a las 20:37
  • efe. vitoria
Los Gobiernos central y vasco han vuelto a reavivar este martes la polémica sobre los recibimientos a presos etarras excarcelados tras la anulación de la doctrina Parot, ya que a juicio de Ministerio del Interior podrían ser delito mientras que el Ejecutivo autonómico los ve como actos de acogida "calurosa".

El rifirrafe sobre estos actos de homenaje entre ambos gobiernos ya tuvo un primer episodio el pasado fin de semana, cuando el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, puso en cuestión que la Ertzaintza estuviera actuando adecuadamente en estos recibimientos al asegurar que no se habrían producido si la Policía Nacional o la Guardia Civil hubiera estado allí.

El sábado el ministro pidió disculpas al Gobierno Vasco, que consideró una "estridencia" sus palabras puesto que, a su juicio, la Policía autonómica "vela en todo momento por el cumplimiento de la legalidad".

El lunes fue el delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, quien expresó su malestar por que la Fiscalía de la Audiencia Nacional criticara la escasa información que le había aportado sobre cuatro recibimientos celebrados en Euskadi.

Urquijo aclaró que había informado sobre seis homenajes, no sobre cuatro, y que para ello policías y guardias civiles tuvieron que poner "en riesgo su integridad" para vigilar esos actos, cuando la competencia es de la Ertzaintza, que ni siquiera estuvo presente.

Este martes precisamente, tras estas críticas, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha pedido a la Policía vasca y también a la Delegación del Gobierno en el País Vasco que aporten a la mayor urgencia posible informes ampliados sobre cuatro recibimientos.

Concretamente los referidos a Javier Legorburu en Amorebieta (Bizkaia), a Javier Martínez Izagirre en la localidad vizcaína de Galdakao, a Juan Ignacio Delgado Goñi en Legazpi (Gipuzkoa) y a Inmaculada Pacho en Bilbao.

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha explicado la postura del Ejecutivo que dirige Iñigo Urkullu (PNV) sobre este asunto, ya que según ha dicho lo que se está viendo estos días en Euskadi son "actos de acogida, puede ser que incluso calurosa" a presos de ETA por parte de familiares o amigos, que se deben diferenciar de actos "expresos de enaltecimiento" del terrorismo.

Erkoreka ha aclarado que la sociedad vasca "desgraciadamente" sabe lo que es un acto de exaltación del terrorismo y sabe "distinguir" entre lo que se veía en el pasado y lo que está sucediendo ahora.

Las discrepancias también se han trasladado al ámbito político vasco y el portavoz del Ejecutivo de Urkullu ha censurado tanto las críticas a la Ertzaintza del que fuera responsable de la Policía vasca con el Ejecutivo socialista de Patxi López, Rodolfo Ares, como al parlamentario de UPyD, Gorka Maneiro, que acusó al lehendakari de "lavarse las manos" con los recibimientos a los presos de ETA.

Ares sin embargo ha negado haber criticado a la Ertzaintza y ha recalcado que "cuando se hace un recibimiento público a personas condenadas por actividades terroristas, es evidente que se quiere hacer un homenaje".

Entre tanto, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha considerado hoy que estos actos son susceptibles de ser considerados enaltecimiento del terrorismo por su carácter público y porque suponen una "humillación a las víctimas".

También el fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce, ve que "en principio" son "plenamente reprobables", aunque para iniciar un proceso penal ha advertido de que es necesario disponer de "una documentación muy rigurosa".

El secretario general del PP de Álava y diputado general de este territorio, Javier de Andrés, coincide con esta opinión y ha recalcado que si se recibiera "con banderas y cohetes" a Miguel Ricart, único condenado por el triple crimen de Alcasser y excarcelado, "nadie se atrevería a decir que no es delictivo".

La líder de UPyD, Rosa Díez, ha ido más allá al acusar a PP y PSOE de tener un pacto para no perseguir los delitos de enaltecimiento del terrorismo que se producen en esos homenajes.


  • Raúl Julio Bator Pérez
    (04/12/13 08:10)
    #1

    Cada cual da su interpretación, yo tengo la mía, un asesino-a sale de la cárcel por la aplicación de una ley después de estar unos años en la cárcel, no muestra en ningún momento su arrepentimiento de lo que hizo y habla en términos partidistas de una guerra que no se ha dado, llega a su localidad donde sus acólitos lo están esperando coreando su nombre y gritando consignas en contra de aquellos que lo han puesto en libertad, quemando banderas no identificadas para ellos, proclamando a gritos proclamas en contra de España, eso es un claro enaltecimiento del terrorismo, acto castigado en nuestra constitución ( no reconocida por ellos); luego lo pueden adornar de la manera que se quiera llamado acogimiento o recibimiento, eso es enaltecimiento y apología de terrorismo, cuando justifican lo injustificable.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual