Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRASTORNOS MENTALES

Una vida marcada por la lucha contra la esquizofrenia y la exclusión social

  • Casi tres de cada cien adultos padecen un trastorno mental grave, según la Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud
  • El 30% de los enfermos no recibe el tratamiento adecuado

0
Actualizada 01/12/2013 a las 12:44
  • EFE. MADRID
"Que me juzguen por lo que soy y no por la enfermedad que tengo". Es lo que piden Guido, Mercedes, Félix y Manuel, cuatro ejemplos de una vida marcada por la lucha contra el estigma y la exclusión social. Efe presenta las historias que hay detrás de trastornos como la anhedonia o la psicosis esquizofrénica.

Manuel lleva 60 años conviviendo con la psicosis esquizofrénica paranoide, una enfermedad mental que afecta a medio millón de personas en España y provoca delirios, alucinaciones o dificultad para percibir la realidad. "De acuerdo con el estigma, vivo en mi mundo extravagante desde los cinco años", relata.

Según la Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud, casi tres de cada cien adultos padecen un trastorno mental grave.

La etiqueta de "bicho raro" acompaña a buena parte de los pacientes, y Mercedes lo sabe bien: "La gente es muy cruel y no tiene piedad. Se aparta, como si no hubiera sitio para ti", lamenta esta mujer de 42 años, con una discapacidad del 52% causada por depresión.

"Muchas veces los problemas no están tanto en los síntomas que presentan los enfermos, sino en las dificultades de participación y reinserción social", explica José García, psiquiatra y asesor científico de la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (FEAFES).

Los amigos de Félix dejaron de llamarle cuando olieron que algo iba mal. "Empecé a huir del trabajo y de la gente. Quería que me quitaran las obsesiones", describe este hombre de 56 años.

El "ruido de voces" y la eterna sospecha de que los demás estaban hablando de él eran insoportables. "En un primer momento me dijeron que tenía una depresión profunda (...) pero un día agredí a mi hija, crucé el límite".

Y un nuevo diagnóstico llegó. Félix supo por fin que padecía un trastorno obsesivo-compulsivo. La denominada "brecha terapéutica" supone un obstáculo añadido, tal y como argumenta el doctor García: "El 30% de los enfermos no recibe el tratamiento adecuado" y al menos la mitad no toma ningún tipo de medicación.

La dificultad para acceder a un empleo es uno de los motivos por los que Guido, de 34 años, no cuenta con experiencia laboral. Este joven padece anhedonia, también conocida como la incapacidad para sentir placer o satisfacción. "Es como si te tomaras un café sin azúcar", explica.

Apenas el 5% de las personas con trastornos mentales tiene trabajo. "Cuando se enteran de que vas al psicólogo o psiquiatra te echan para atrás, como si fueras una cosa que no sirve", se queja Mercedes. Desempleada y con un marido en paro, los problemas económicos agravan su enfermedad.

Según el doctor García, la tensión que genera la crisis económica "agudiza los síntomas de la enfermedad" y potencia su evolución negativa, al igual que lo hace el aislamiento o la marginación.

En la Asociación de Salud y Alternativas de Vida de Leganés (ASAV), un grupo de monitores y voluntarios trabaja cada tarde para que unos 120 usuarios participen en talleres de pintura, cine, baile, creación literaria... "Somos una gran familia", asegura Mercedes con una sonrisa.

"Aquí no quiero una identidad de enfermo mental, sino de persona que quiere ser aceptada, disfrutar y conocer gente", explica Ismael Anaya, pedagogo social y coordinador de actividades y voluntariado de ASAV.

La "escuela de padres" que ofrece la asociación asiste a madres como Lola, quien admite que a veces necesita "más ayuda" que su hijo -que padece esquizofrenia- para asumir y afrontar la enfermedad.

Lola insiste en la importancia de que la familia permanezca unida: "En caso contrario, ellos se dan cuenta de lo que ocurre y lo pasan fatal".

En este sentido, Manuel está seguro de que no hay nada peor que "ver sufrir a las personas que uno quiere", y lo dice quien ha pasado por durísimos episodios como una violación cuando era pequeño o el acoso de muchos vecinos del barrio a lo largo de toda su vida.

"Soy buena persona, nunca me he metido con nadie y siempre voy de buen rollo con todo el mundo. Aún así, me han depredado". Manuel es muy crítico con los prejuicios que tanto daño le han hecho, aunque cree que son fruto de la "ignorancia".

"Son agresivos, no se dan cuenta de la realidad..." La lista de ideas sin fundamento que a menudo difunden los medios de comunicación no tiene fin. Según la OMS, el porcentaje de personas con esquizofrenia que han cometido algún acto de violencia ni siquiera alcanza el 3%.

Guido también percibe cómo la mayoría de la sociedad le rechaza debido a su trastorno. "Nunca tuve novia. Las chicas saben que padezco un problema grave y no quieren meterse en esas historias. Es más, una de ellas me contestó que no salía con mutantes", recuerda con amargura.

Lola censura con firmeza este tipo de expresiones: "Si alguien padece cáncer, no decimos "ese canceroso". ¿Por qué a uno que tenga una enfermedad mental hay que darle más caña todavía con términos despectivos?"

"Me gustaría ser una gárgola. ¿Quién no se sentiría bien siendo una de ellas? No tienen problemas, nadie se mete con ellas", suspira Guido. Aún así, reconoce que desde que visita ASAV recibe un apoyo "increíble" por parte de sus nuevos amigos y amigas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual