Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
Derogación de Doctrina Parot

El 'loco del chándal' abandona la cárcel sin estar rehabilitado

  • Fue condenado en 1997 a 169 años de prisión por atacar a 16 mujeres, una de las cuales murió
  • A este tipo de delincuentes peligrosos no se le puede aplicar la libertad vigilada una vez abandona la cárcel

El 'loco del chándal' sale de la cárcel

González fue condenado en 1997 a 169 años de prisión tras quedar constatados los ataques a 16 mujeres, unas de las cuales falleció desangrada.

2
Actualizada 23/11/2013 a las 09:23
  • EFE. BARCELONA
Manuel González González, conocido como el 'loco del chándal', ha abandonado este viernes la cárcel en virtud de la derogación de la retroactividad de la "Doctrina Parot", tras ser condenado en 1997 a 169 años de prisión por atacar a 16 mujeres, una de las cuales murió, y sin que los informes acrediten que se haya rehabilitado.

Según han informado fuentes cercanas al caso, el 'loco del chándal', que según la sentencia condenatoria sufría una parafilia sádica, ha salido hacia las 16.45 horas de este viernes, por su propio pie, del centro penitenciario de Brians-II, en Sant Esteve de Sesrovires (Barcelona), donde permanecía preso.

El recluso ahora excarcelado no consta como rehabilitado, según atestiguan los informes médicos elaborados por los especialistas que le han tratado durante su tiempo en prisión, según las mismas fuentes.

A este tipo de delincuentes peligrosos, como violadores en serie y terroristas, no se les puede aplicar la libertad vigilada una vez abandonan la cárcel, siempre que sus casos sean anteriores a 2010, por lo que cuando son excarcelados, aunque no estén rehabilitados, lo hacen en condición de libertad plena y absoluta.

El 'loco del chándal' agredió, entre noviembre de 1991 y septiembre de 1993, a 16 mujeres, algunas menores de edad, abordándolas por la espalda con flechas o navajas, que les clavaba entre los glúteos cuando caminaban por la calle o en las bocas del metro.

Tanto la Audiencia de Barcelona, que fue quien le condenó en primera instancia en 1995, como el Tribunal Supremo, que rebajó en 1997 la condena inicial de 175 años de cárcel a 169, dieron por sentado que Manuel González González actuó con ánimo de matar y para conseguir una satisfacción sexual.

Según la sentencia, el 'loco del Chándal' fue consciente del grave daño que se puede causar a una persona si se le clavan objetos punzantes en los órganos genitales, ya que, por su condición de carnicero, "tenía mayores conocimientos anatómicos y mayor habilidad y fuerza para manejar cuchillos u otros instrumentos cortantes".


  • MAM
    (23/11/13 11:55)
    #2

    No mezclemos dijo..
    No existe ni ley parot ni doctrina parot, Ni se aplica ley retroactiva. Todos los tribunales han INTERPRETADO que los beneficios penitenciarios deben aplicarse a la totalidad de la pena, y la estancia no puede ser mayor de 30 años (como hicieron al pederasta Henri Parot, de ahí el nombre popular). Un tribunal el de derechos humanos presionado desde España por acuerdos políticos, INTERPRETA que los beneficios se aplican a los 30 años no al total de la condena. Así que no se puede derogar nada que no existe. Es una u otra interpretación y los de los derechos humanos interpretan de otra forma a como interpretamos todo el mundo.

    Responder

  • No mezclemos
    (23/11/13 09:24)
    #1

    La culpa no es de la derrogación de la doctrina Parot. Que cambien el código penal.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual