Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CASO NÓOS

La infanta Cristina siguió ligada a la trama de Nóos al menos hasta 2011

  • Los contables del instituto, que tenían acceso a los gastos de la Visa de la hija del Rey, preparaban sus liquidaciones como si se fuera una empresa más
  • Varios correos electrónicos revelan que los duques de Palma dejaron Aizoon en manos de los cuñados de Torres cuando se marcharon a Estados Unidos

La infanta Cristina, a su llegada esta mañana a la sede central de la Caixa para incorporarse a su puesto de trabajo.

Castro suspende la declaración de la Infanta tras el recurso de Anticorrupción

La infanta Cristina, a su llegada a la sede central de la Caixa

efe
0
07/11/2013 a las 06:01
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
Nuevas pruebas apuntan contra la infanta Cristina. Correos electrónicos, hasta ahora inéditos, recuperados de los servidores del Instituto Nóos revelan que la hija del Rey estuvo ligada a la trama que lideraban Iñaki Urdangarin y Diego Torres, al menos, hasta octubre de 2011, semanas antes de que saltara el escándalo a la luz pública con el registro en Barcelona de la sede de la entidad. 

Se trata, en su gran mayoría, de 'emails' que se cruzaron durante años Luis y Marco Tejeiro, contables de la trama Nóos y cuñados de Diego Torres. En ellos se da cuenta de que ambos gerentes no solo controlaron hasta el final las declaraciones de Hacienda del matrimonio Urdangarin-Borbón, a los que consideraban dos sociedades más dentro del entramado Nóos, sino que tenían acceso incluso a los gastos personales de la tarjeta Visa de la hija de don Juan Carlos.

El último de estos correos es delicado para la infanta. Está fechado el 17 de octubre de 2011, solo 20 días antes del registro de la sede de Nóos. El asunto del mensaje es "IVA Cristina de Borbón y Urdangarin" y en ese correo el contable Luis Tejeiro pregunta a dos de sus colaboradores sobre los gastos que cada uno de los miembros de la pareja ha imputado como si fueran empresarios. "No veo el 036 ñdeclaración de alta en el' Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores'í ni de uno ni de otro de principios de años ¿Se hizo?", pregunta el contable imputado.

Los correos revelan que esa no era la primera vez que la trama se ocupaba de las declaraciones de la hija del Rey y del pago de su IVA, un impuesto que nada tiene que ver con su actividad como empleada en La Caixa. El 17 julio de 2007, cuando hacía un año que formalmente los duques de Palma habían abandonado la dirección del Instituto Nóos, Luis Tejeiro remite un 'emaile a su hermano Marco con el encabezamiento "impuestos trimestrales a pagar". Esa comunicación incluye un listado de las compañías de la trama como De Goes, Virtual, Shiriaimasu, Torres-Tejeiro, Instituto Nóos o Nóos Consultoría y la cantidad a satisfacer en concepto de IVA. Como si fuera una empresas más del entramado aparecen las anotaciones "Iñaki Urdangarin" y "Cristina de Borbón", a los que se endosan 247,20 euros de IVA a cada uno. No se trata, recalcan fuentes de la investigación, de Aizoon, la empresa del matrimonio, sino de impuestos nominales de cada uno de las dos personas físicas.

TARJETAS

Pero hay mucho más en esos 'emails' que alguien intentó borrar de los servidores del Instituto Nóos. Otros correos desvelan que cuando los duques de Palma decidieron marcharse a Estados Unidos dejaron al frente de Aizoon a los contables de la trama y no a Mario Sorribas, el amigo de Urdangarin que figuraba como apoderado de la firma que sirvió supuestamente para desviar a bolsillos privados más de 840.000 euros de dinero público.

El 22 de junio de 2009, Luis Tejeiro remite un correo a Itziar R.B., gestora del BBVA de la oficina de Avenida Diagonal 453 de Barcelona, en el que, tras una conversación previa, le pide "que active la función para poder ver por internet los movimientos de la tarjetas Visa de Aizoon, S.L.". Tejeiro especifica en esa comunicación que quiere tener acceso a todos los movimientos de la tarjeta de Urdangarin, pero también a los de la "Visa a nombre de S.A.R. Cristina de Borbón Grecia". Solo horas después, tras un cruce de 'email', el BBVA da a Tejeiro, a quien previamente han autorizado los duques, las claves para comprobar los gastos que la hija del Rey y Urdangarin están cargando a la empresa.

Esa tarjeta a nombre de la infanta es la Visa Oro Bussines de Aizoon que, según informó el BBVA al juez el mes pasado, la esposa de Urdangarin usó durante siete años para, entre otras cosas, pagar ropa para sus hijos, material escolar, floristerías, autopistas y comidas en restaurantes.

La implicación del contable Marcos Tejeiro es tal con la empresa de la infanta y Urdangarin que habla en primera persona del plural cuando se queja al BBVA en fecha tan tardía como enero de 2011 de las cuotas por las tarjetas del matrimonio que les ha cobrado el banco. "Le adjunto el extracto de la cuenta de Aizoon en las que nos cargan 200 euros como cuotas tarjetas. Por favor ¿podría arreglarlo?", reclama al gestor del banco.

La infanta y Urdangarin fueron aún más allá en las autorizaciones a los gerentes de Nóos. Según revela otro correo fechado el 6 de noviembre de 2008, Marco Tejeiro tuvo poderes incluso para comprar acciones a nombre de Aizoon. En ese mensaje, el gerente se pone en contacto con una gestora del Privat Bank para ordenar la compra de valores en operaciones que llegan en algunos casos a superar los 20.000 euros. Son varias las comunicaciones del Privat Bank a Marco Tejeiro informándole de las liquidaciones y cuentas de Aizoon durante meses.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual