Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ACCIDENTE DE TREN EN SANTIAGO

La peor de las esperas

  • Dos días después de la tragedia ferroviaria de Santiago, aún son varias las familias que sufren la espera de la identificación

0
Actualizada 26/07/2013 a las 20:47
Etiquetas
  • EFE. SANTIAGO DE COMPOSTELA
Dos días después de la tragedia ferroviaria de Santiago, la mayoría de los familiares de las víctimas mortales de este accidente inician ya el duro trance de llevarse a sus muertos, pero aún son varias las que sufren la peor de las esperas: la de la identificación.

El Cersia es un impersonal edificio propiedad del ayuntamiento compostelano, apenas conocido por los habitantes de esta ciudad, que hasta ahora albergaba actividades de las áreas de promoción económica, empleo y turismo, y contaba también con un registro municipal.

Desde el jueves por la noche, este lugar ha sido la triste sala de espera de los familiares y amigos de los fallecidos en el descarrilamiento, decenas de personas que han aguardado, y aún siguen haciéndolo, la confirmación de la pérdida de un ser querido.

Este viernes por la mañana, eran aún trece las familias que ocupaban la planta baja del edificio esperando noticias, aunque poco a poco la cifra ha ido disminuyendo hasta seis.

Agentes de la Policía Nacional custodiaban la entrada para que no se colara ningún medio de comunicación, mientras las cámaras de fotos y televisión permanecían enfiladas enfrente.

Después, ambulancias y vehículos policiales y de protección civil han ido aparcando en línea frente a la fachada guardando así -consciente o inconscientemente- la intimidad de quienes allí aguantan.

En el recibidor del edificio, voluntarios de la Cruz Roja reciben con extremo cuidado y respeto a todo el que entra y le preguntan si es familiar.

Mientras, los familiares y amigos se reparten sentados dentro o en el exterior, donde se han instalado dos módulos de sillas en los que pueden fumar sentados.

En la planta baja del Cersia, hay numerosos cubículos que normalmente se utilizan como "vivero de empresas" -para asesorar a emprendedores- y que ahora han servido para que los psicólogos y especialistas informasen a los familiares con un poco de privacidad, explican fuentes municipales.

Es constante el trasiego de funcionarios del Ayuntamiento -incluido algún concejal- voluntarios o psicólogos, como también lo es la atención a los que sufren la espera.

Y es que salta a la vista la preocupación general por garantizar, si eso es posible en estos momentos, el bienestar común.

"Sencillamente les acompañamos", explica Jorge Carballido, psicólogo del Ayuntamiento que lleva dos días allí metido ayudando, como todos, en lo que puede, y que confiesa estar sorprendido por la entereza que está mostrando toda esta gente.

Según explica, los familiares atienden pacientemente lo que les dicen los responsables y entienden que este proceso puede ser complicado y que es preferible esperar, siempre que eso suponga la identificación "al cien por cien".

Este especialista, que trabaja habitualmente con drogodependientes pero asegura que cuando se trata de ayudar "los principios básicos son los mismos", señala, en cualquier caso, que el mayor consuelo se lo dan los familiares entre ellos.

Los profesionales, dice, están allí en segundo término, para cuando hagan falta.

En los semblantes de quienes aguardan se aprecia, sobre todo, además del consabido dolor, un fuerte cansancio, porque llevan ya muchas horas allí.

Y eso que se ha conseguido que de las trece familias que estaban anoche en el edificio, diez se fueran a descansar unas horas a los hoteles en los que han sido alojados, según explica la responsable del dispositivo de Cruz Roja, Carmen Reigia.

Este dispositivo ha llegado a estar formado por un centenar de voluntarios y personal de Cruz Roja que este viernes estaban repartidos en este centro y en el Pabellón Multiusos del Sar, donde se ha instalado el tanatorio provisional.

Pero no son los únicos: están también los psicólogos, los funcionarios municipales o los proveedores de la intendencia que se ha necesitado minuto a minuto.

Ha habido incluso particulares que se han acercado al edificio Cersia a ofrecer sus casas para alojar a los familiares -que en su mayoría están en hoteles- mientras empresas de hostelería han provisto de comida o bebida, según apuntan fuentes municipales.

Las mismas fuentes que subrayan, como ya han dicho unos y otros, la incalculable solidaridad mostrada también en estas dependencias que albergan aún la más dura de las esperas.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual