Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

Nacional Nacional

La Hemeroteca
POLÍTICA

El PP intenta disuadir a Rubalcaba de presentar la moción de censura

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su intervención este martes en el pleno del Congreso de los Diputados

Rubalcaba exige a Rajoy una explicación sobre Bárcenas

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su intervención este martes en el pleno del Congreso de los Diputados

EFE
0
22/07/2013 a las 06:01
  • colpisa. madrid
Los dirigentes del PP se van a emplear a fondo en las próximas 72 horas para intentar persuadir a los socialistas de que no presenten la moción de censura contra Mariano Rajoy. En el partido gubernamental sostienen que un debate de esas características, con independencia de que su resultado no va a provocar la dimisión del presidente del Gobierno, es perjudicial para la estabilidad del Ejecutivo y para la imagen internacional del país en unos momentos delicados por la desconfianza de los mercados internacionales hacia el sistema bancario español y hacia la recuperación de la economía que se apunta desde el Gobierno.

La moción de censura es el peor escenario para Rajoy por las consecuencias que puede tener, no porque la vaya a perder, algo imposible con una mayoría absoluta de 186 fieles y disciplinados diputados. Tanto en el Gobierno como en el partido que lo sustenta no hay temor a ese debate parlamentario. Recuerdan que los antecedentes arrojan un empate, Felipe González consiguió mostrarse como el futuro presidente en la que protagonizó contra Adolfo Suárez en 1980 mientras que el líder de Alianza Popular Antonio Hernández Mancha cosechó un sonoro revés en la suya contra González en 1987, y creen que Rajoy conseguiría un resultado más parecido al segundo que al primero. Pero la repercusión internacional inquieta por la imagen de inestabilidad que puede dar. Además los espejos de Gracia y Portugal están ahí para hacer comparaciones. 

Este es el diagnóstico que manejan en la dirección del PP y el grupo parlamentario popular y que van a trasladar a Alfredo Pérez Rubalcaba y su entorno. El problema con el que se encuentran los dirigentes populares, según afirman, es que no saben qué ofrecer a cambio porque Rajoy solo ha mostrado, a través de sus colaboradores, disposición a comparecer, pero no ha explicado en qué formato ni cuándo. 

El PP, hasta ahora, no sabe, según confiesan fuentes del partido, si el presidente del Gobierno piensa en un pleno monográfico en el Congreso sobre el 'caso Bárcenas', única alternativa que aceptarían los socialistas para renunciar a la moción de censura, o en una sesión extraordinaria de control parlamentario al Gobierno para responder a las preguntas de la oposición, fórmula insuficiente para el PSOE. Hasta hay quien no descarta ambas fórmulas y cree que Rajoy limitará sus explicaciones a la tradicional comparecencia ante los medios de comunicación antes de las vacaciones de agosto. La mayoría, sin embargo, se inclina por un debate en el Parlamento. Tanto la vicepresidente Soraya Sáenz de Santamaría como el ministro José Manuel García-Margallo, dos de los colaboradores más estrechos del presidente, han asegurado que dará explicaciones "cuando crea oportuno" y no como consecuencia de las presiones de los socialistas ni de las denuncias del extesorero del PP. 

El presidente del Gobierno, entretanto, calla. Desde su entorno se asegura que la decisión de comparecer depende del grupo popular en el Congreso que el miércoles tendrá que aceptar o rechazar en la Diputación Permanente las cinco peticiones de la oposición. Hasta el momento, los populares han rechazado nueve peticiones para que Rajoy acuda a la cámara baja. Desde el grupo popular esperan una indicación de la Moncloa para saber qué hacer. Una señal que podría llegar este lunes en la conferencia de prensa conjunta de Rajoy con el primer ministro de Rumanía, Víctor Ponta. 

COMO SI NADA

Por ahora, el jefe del Ejecutivo ha sido hermético respecto a sus planes. En la reunión que mantuvo el martes pasado con lo más granado de los empresarios se mostró firme, tranquilo y seguro, según uno de los asistentes al almuerzo. Rajoy dijo en esa cita que sabe lo que persigue el extesorero y no mostró ni atisbo de preocupación porque está convencido de que no va a tener problemas judiciales por los sobresueldos ni por la presunta financiación irregular de su partido, de acuerdo al relato de uno de los empresarios. También garantizó que va a agotar su mandato, descartó las elecciones anticipadas y aseguró que va a mantener el rumbo reformista de sus políticas. "Estaba como si no pasara nada", agregó el comensal de la Moncloa. Tres días más tarde, en una reunión en Palma de Mallorca con los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, señaló a modo de aviso que "es en las elecciones democráticas donde los pueblos legitiman a sus representantes para ejercer las responsabilidades de gobierno". Es decir, que ni se plantea dar un paso atrás por la amenaza de la moción de censura. 

Los dirigentes populares confía en tener éxito en sus gestiones porque consideran que Rubalcaba no es un entusiasta de la moción y ha tomado la decisión de dar ese paso presionado por el partido, que exigía una respuesta drástica ante las informaciones de los sobresueldos y las donaciones irregulares para evitar la sensación de compadreo que, según algunos diputados del PSOE, dejó el acuerdo sobre la Unión Europea y el de la ley de transparencia. El líder de la oposición, tras muchas dudas, presentó la moción como el único mecanismo parlamentario que tiene para forzar la presencia del presidente del Gobierno sin que la mayoría absoluta del PP lo pueda impedir, no porque aspire a relevar al inquilino de la Moncloa. 

Entretanto, las presiones se recrudecieron hoy. Rubalcaba, que no ha mantenido ningún contacto con el presidente del Gobierno, señaló en una entrevista con el diario 'El País' que "Rajoy no podrá gobernar sin explicar el 'caso Bárcenas' en el Congreso". Izquierda Unida, además de reclamar explicaciones, solo apoyará la moción de censura si incluye un adelanto electoral; el PNV volvió a insistir en que el jefe del Ejecutivo debe acudir al Congreso cuanto antes; CiU sostuvo que no puede haber más negativas; y UPyD advirtió de que si no rinde cuentas crecerá la demanda de dimisión y anticipo de los comicios. 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual