Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
CRIMEN DE OLOT

Joan Vila, el celador que quiso ser un ángel de la muerte

0
Actualizada 11/06/2013 a las 19:12
  • EFE. GIRONA
El celador del geriátrico La Caritat de Olot Joan Vila, el asesino confeso de once ancianos que estaban a su cuidado, intentó, desde su detención en 2010, presentarse como alguien que actuaba por compasión, como si fuera un ángel de la muerte. 

Joan Vila confesó que, entre 2009 y 2010, asesinó a once ancianos hasta que fue descubierto, cuando a su última víctima le detectaron quemaduras en la boca que se atribuyen a la lejía o ácido que el homicida le hizo tragar.

Después de su detención vinieron las confesiones hasta hilvanar una relación de once ancianos asesinados, aunque la defensa sólo acepta tres y alega que el estado de putrefacción de los cuerpos exhumados impide confirmar el resto de casos.

El estado psíquico del celador ha sido, por lo tanto, la clave sobre la que ha girado el juicio celebrado en las últimas dos semanas en la Audiencia de Girona, con el fin de determinar si Joan Vila actuó por compasión ante la fragilidad física de unos pacientes a los que asegura que apreciaba o si actuó como un asesino sin piedad.

Vila ha actuado, en todo momento, en función de sus intereses y se ha presentado como una persona sensible, que cuidaba con cariño a los residentes de La Caritat y a quien le resultó imposible percibir que acabar con la vida de terceros, indefensos, resulta del todo injustificable.

Pero, de una u otra manera, los once crímenes, cometidos entre agosto de 2009 y octubre de 2010, convierten a Vila en uno de los asesinos en serie más destacados de la historia reciente de España.

El celador de Olot pone su nombre por detrás del de Manuel Delgado, el arropiero, que reconoció que había acabado con la vida de 48 personas entre 1964 y 1971; José Antonio Rodríguez, el mataviejas, que mató a dieciséis ancianas entre febrero de 1987 y abril de 1988; y Francisco García Escalero, el mendigo asesino, quien confesó trece muertes en Madrid entre 1987 y 1993.

"Moralmente, pensaba que estaba actuando correctamente, aunque legalmente no era correcto", fue la declaración de Joan Vila durante el juicio.

Vila reiteró que sólo tuvo conciencia de sus crímenes en la cárcel y que, anteriormente, nunca se sintió culpable, porque creyó que daba "paz" a las víctimas.

La falta de móviles económicos ha sido también esgrimida por la defensa del celador, cuya actitud con los enfermos ha sido elogiada por la mayoría de familiares de ancianos y por sus compañeros de trabajo.

Ángel de la muerte o asesino ha sido la verdadera cuestión lanzada durante dos semanas a los miembros del jurado popular con una declaración final de Vila: "Sólo quiero pedir perdón por todo lo que he hecho y por haber llegado a estos extremos".



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual