Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
nueva rumasa

El fiscal pide 15 meses de cárcel para Álvaro Ruiz Mateos por uso de marcas

  • El hijo de José María Ruiz Mateos se enfrenta a una pena de entre 15 meses y 6 años, acusado de un delito contra la propiedad industrial

0
Actualizada 18/05/2013 a las 14:20
  • efe. palencia
Álvaro Ruiz Mateos, hijo de José María Ruiz Mateos, se enfrenta a penas de cárcel que oscilan entre 15 meses y 6 años acusado de un delito contra la propiedad industrial supuestamente por utilizar en Trapa, con sede en Dueñas (Palencia), dos marcas chocolateras sin permiso de sus propietarios.

El Ministerio Fiscal ha solicitado para Álvaro Ruiz Mateos 15 meses de prisión y 6.480 euros de multa como presunto responsable de un delito contra la propiedad industrial por utilizar las marcas Viso y La Perfección de productos chocolateros o alternativamente para comercializarlos antes de la empresa palentina entrara en concurso de acreedores.

El acusado ha comparecido en el Juzgado de lo Penal de Palencia como acusado de un delito contra la propiedad industrial y ahora espera ya sentencia.

El hijo de José María Ruiz Mateos ha señalado ante el tribunal que no tenía ninguna responsabilidad en la chocolatera palentina, ni accionarial ni administrativas ni como apoderado, han informado a EFE fuentes judiciales.

Asimismo, la acusación particular ejercida por los propietarios de las marcas eleva la petición de penas a seis años de cárcel, tres como presunto responsable de un delito contra la propiedad industrial por la utilización de las mismas y otros tres años por la comercialización de productos a través de ellas.

Además, han solicitado una indemnización en ejecución de sentencia aunque valoran unas pérdidas superiores a 1,5 millones de euros por la no comercialización y obtención de beneficios de sus productos sólo en grandes superficies entre los años 2008 y 2011.

El fiscal ha sostenido que en las instalaciones fabriles pertenecientes a la sociedad chocolatera Trapa, al menos desde marzo de 2008 a octubre de 2010, presuntamente "se vinieron elaborando diversos productos, entre ellos tabletas de chocolate amparadas en las marcas Viso y La Perfección".

El fiscal recordó que desde el 1 de marzo de 2008 tales marcas "no le correspondían, careciendo por ello de autorización de sus legítimos titulares".

El Ministerio Público reiteró que la utilización de las marcas o posterior venta de los referidos productos fue supuestamente "ordenada y supervisada" por la entonces dirección del grupo de empresa que era ejercida por el acusado.

Para el fiscal consta que, en tales circunstancias, supuestamente se vendieron productos de las marcas Viso y La Perfección a varios centros comerciales.

Asimismo, el 27 de octubre de 2010 como consecuencia de la entrada y registro practicada en las instalaciones fabriles se intervinieron 67 cajas que contenían tabletas de dichas marcas.

Luciano Villar González, del sindicato gallego CIG, citado en esta causa como testigo, ha asegurado a EFE que la historia se remonta a 1999 cuando la familia Ruiz Mateos, a través de terceras personas o sociedades, al parecer se hizo con La Perfección y Viso, con sede en Vigo y que daban trabajo a 35 operarios en un momento de enormes dificultades económicas y laborales.

Los trabajadores, tras seguir los pasos de Nueva Rumasa, conocieron que la familia Ruiz Mateos estaba elaborando los chocolates La Perfección y Viso en Palencia, después de que el Tribunal Supremo hubiera reconocido como propietarios a los ex trabajadores de Vigo.



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual