Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TRIBUNALES

El Supremo obliga a volver a juzgar al yerno de los Tous

0
Actualizada 22/01/2013 a las 16:14
  • EUROPA PRESS. BARCELONA
El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que ordena repetir el juicio ante otro jurado popular contra el yerno de la familia de joyeros Tous, Lluís Corominas. 

La resolución del Alto Tribunal, de la que es ponente el magistrado Antonio del Moral, desestima el recurso de casación presentado por el abogado de Lluís Corominas contra la repetición del juicio y confirma la decisión del TSJC. 

Un jurado absolvió en mayo de 2011 a Corominas de un delito de homicidio basándose en las eximentes de legítima defensa y de miedo insuperable, aunque el TSJC anuló en marzo este veredicto al considerar su motivación "insuficiente y arbitraria". 

Según los hechos probados por el jurado, el 9 de diciembre de 2006 el acusado Lluís Corominas --yerno y coordinador de seguridad privada de los Tous-- acudió a la vivienda familiar de Sant Fruitós de Bages (Barcelona) alertado por un auxiliar de control de la presencia de intrusos. 

El acusado, al llegar al lugar y ver a dos presuntos ladrones en un vehículo cerca de la vivienda, disparó dos veces con su pistola semiautomática contra el coche y mató a uno de ellos "determinado por el miedo que sentía", según el jurado. 

La sentencia del TSJC anuló este veredicto al considerar que no estaba motivado suficientemente, "no solo por lo que atañe a la apreciación de la circunstancia de miedo insuperable, sino también en lo que respecta a la invencibilidad del error en la agresión imaginaria", al asumir que el acusado disparó porque creyó verse amenazado. 

DECISIÓN "MOTIVADA Y LÓGICA" 

Ahora el TS confirma la decisión del TSJC al considerar que ha valorado "de forma motivada, razonada y lógica que el veredicto del Jurado se presentaba más como un acto de voluntad, revestido con ropaje argumental, que como una decisión fruto de un proceso racional deliberativo".

"Lo que se pide a los tribunales de justicia en nuestro ordenamiento, también al Tribunal del Jurado, no es un puro acto de voluntad, una decisión intuitiva, ligada a la propia percepción de la justicia en el caso concreto, sino un proceso intelectual en el que, mediante un discurso racional y compartible y exteriorizable, se llega a una decisión", prosigue. 

Así, considera que el TSJC "se limita a decir que las bases sobre las que se han efectuado la deducciones por el jurado no son sólidas desde el punto de vista del análisis de la racionalidad del proceso discursivo. Por eso hay que repetir el enjuiciamiento". 

El TS responde a las diferentes motivos de recurso esgrimidos por la defensa de Corominas, como que se está vulnerando el derecho de presunción de inocencia de su cliente, alegando que "como la sentencia combatida no contiene pronunciamiento condenatorio alguno" --se limita a declarar la nulidad-- tampoco es posible que vulnere este derecho. 

Sobre una posible indefensión, el Alto Tribunal lo rechaza "máxime si se tiene en cuenta que su capacidad de defensa sigue abierta con todas sus posibilidades: el enjuiciamiento está pendiente". 

El TS considera que la valoración que hace el TSJC del veredicto del jurado tachándolo de ilógico porque no estaba bien fundamentado "tras un razonamiento extenso, minucioso, detallado y riguroso, no puede ser tildada de irracional o extravagante" pese a que el recurrente no lo comparta, por lo que concluye que no hay una vulneración del derecho de tutela judicial efectiva. 



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual