Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
TENERIFE

Desmantelan una armería que facilitaba armas a narcotraficantes

Fotografía facilitada por la Guardía Civil que ha desmantelado una armería clandestina en Tenerife

Desmantelan una armería que facilitaba armas a narcotraficantes

Fotografía facilitada por la Guardía Civil que ha desmantelado una armería clandestina en Tenerife

EFE
1
Actualizada 26/12/2012 a las 14:28
  • EFE. MADRID
La Guardia Civil desmanteló una armería clandestina en Tenerife que proporcionaba armas de fuego a una organización dedicada al tráfico de drogas entre Marruecos y las Islas Canarias, en una operación en la que han sido detenidos sus 18 miembros.

Según informa la dirección general de la Guardia Civil, los agentes se han intervenido en los seis registros domiciliarios practicados 24 kilos de hachís, 16.000 euros, 73 armas de fuego, algunas de ellas con el número de serie borrado.

La operación se inició el pasado septiembre tras tener conocimiento la Guardia Civil de la actividad delictiva de una organización que introducía con asiduidad en la Isla de la Tenerife, desde las costas del norte de África, embarcaciones neumáticas cargadas con hachís.

Tras vigilar a los miembros del grupo, los investigadores averiguaron que se encontraban preparando un importante alijo de hachís en la costa norte de la Isla de Tenerife, por lo que la Guardia Civil estableció un amplio dispositivo de control y vigilancia.

Así, 15 integrantes de la red fueron detenidos mientras se realizaban la descarga de la droga en la misma línea de mar de una embarcación cargada con 1.200 kilos de hachís.

Igualmente durante estas detenciones, los agentes se incautaron de dos pistolas que eran portadas por las dos personas encargadas de transportar el hachís al lugar donde se ocultaría hasta ser distribuido.

Entre los miembros de la organización era habitual portar armas de fuego para su protección personal ante posibles robos de la droga por parte de otras organizaciones rivales.

Las armas eran adquiridas a través de una persona que sin autorización administrativa realizaba funciones de armero. Éste, en ocasiones conseguía armas inutilizadas para modificarlas posteriormente y dejarlas útiles para ser usadas como armas de fuego.

En el registro de su vivienda, los agentes hallaron 69 armas de fuego, silenciadores para revolver, gran número de munición de diferente calibre, tornos, soldadores, tubos de acero cortados para hacer cañones, etc., todo ello destinado a la reparación y modificación del armamento.

En el sótano de su vivienda se localizó una galería de pruebas donde se encontraron restos de cartuchos disparados y varias planchas metálicas con impactos de numerosos proyectiles de diversos calibres.

La operación ha sido desarrollada por especialistas en la lucha contra el crimen organizado de la Guardia Civil (UCO), apoyados por otras diversas Unidades del mismo cuerpo con sede en Tenerife, mientras que el juzgado de instrucción número tres de La Laguna ha dirigido la investigación.


  • Juan
    (26/12/12 15:16)
    #1

    ¡Qué verdad es ese dicho de que cuando prohíbes las armas sólo los criminales van armados! Un ciudadano tiene que sufrir mil y un rabas administrativas si quiere tener una escopeta para cazar o una pistola para practicar tiro. Un criminal, en cambio, se abastece con facilidad de armas y municiones sin licencias, revistas de armas, visitas a intervención... La GC ha incautado 69 armas pero ¿cuántas habrán puesto en circulación este grupo? ¿cuántos grupos de estos operan en nuestro país?

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual