Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
ANIVERSARIO DEL 11S

Nuevas grabaciones reflejan el caos durante el ataque contra las Torres Gemelas

El ataque a las Torres Gemelas el 11-S

El ataque a las Torres Gemelas el 11-S_29

El ataque a las Torres Gemelas el 11-S

DN.ARCHIVO
2
09/09/2011 a las 11:43
  • EFE. NUEVA YORK
Parte de las conversaciones mantenidas por controladores aéreos, pilotos y autoridades durante el ataque contra las Torres Gemelas el 11 septiembre del 2001 reflejan el caos y terror que se produjo durante los atentados, según se desprende de las grabaciones divulgadas hoy por primera vez sin censuras.

"¿Puedes mirar por tu ventana? ¿Ves a una persona (por el piloto de un avión) a unos 4.000 pies? ¿Te parece también está bajando al edificio?", pregunta una persona no identificada a un trabajador del centro que controla por radar el tráfico aéreo de Nueva York, según una de las grabaciones.

La persona que hablaba con la torre de control quería saber qué tipo de avión era, pero no tuvo tiempo a facilitarle el dato porque el vuelo 175 de United embistió en ese momento contra la Torre Sur del World Trade Center, según las transcripciones recopiladas por la Universidad de Rutgers y publicadas hoy por The New York Times.

"Otro avión ha chocado contra el edificio. ¡Caramba!. Otro acaba de chocar. Otro acaba de chocar contra el World Trade", se escucha de fondo en la grabación, en la que se puede oír también a personas gritando, en el mismo momento en que el segundo avión impactó contra la segunda de las Torres Gemelas.

Las grabaciones ofrecen un relato minuto a minuto del periodo comprendido entre el secuestro de los cuatro aparatos involucrados en los atentados y el momento en que se estrellaron contra las Torres Gemelas en Nueva York, el Pentágono en Washington y un campo del estado de Pensilvania.

Las conversaciones, parte de cuyo contenido ya había sido hecho público con anterioridad, evidencian que las autoridades no estaban preparadas para unos ataques de tal magnitud y demuestran el caos de aquellos fatídicos minutos entre los controladores, que no sabían qué pasaba con los aviones, dónde estaban ni adónde se dirigían.

Por ejemplo, cuando la torre de control del aeropuerto de Boston advirtió "tenemos, esto, un problema. Tenemos un avión secuestrado de camino a Nueva, Nueva York, y necesitamos que alguien despache unos F-16 o algo para ayudarnos", la respuesta de las autoridades federales fue: "¿Esto es real o un ejercicio?".

Según otra de las grabaciones, un controlador aéreo de la Gran Manzana quería saber si la Administración Federal de Aviación (FAA) estaba coordinando la situación para enviar cazas a perseguir los aparatos secuestrados, e incluso derribarlos. "La cosa se está complicando y necesitamos que se involucren los militares", alertó.

Un oficial del FAA se limitó a preguntar, "¿Por qué? ¿Pasa algo?", a lo que el controlador sentenció: "Ponme con alguien que tenga la autoridad para poner en el aire a los militares, ya."

De las transcripciones sólo se eliminaron dos conversaciones. La primera, por respeto a las familias de los pasajeros, recoge los mensajes de socorro de dos azafatas del vuelo 11 de American Airlines, que esa mañana había despegado de Boston rumbo a Los Ángeles pero terminó chocando contra la Torre Norte.

El segundo segmento, censurado por razones de seguridad nacional, es una grabación secreta de una reunión entre el entonces vicepresidente, Dick Cheney, el exsecretario de Defensa Donald Rumsfeld y el general Richard Myers, en ese momento presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de EEUU.

"La historia de aquel día, del 11-S, está mejor contada en las voces del 11-S", declaró al diario neoyorquino el coronel retirado Miles Kara, quien ayudó a la universidad a clasificar las conversaciones y colaboró con la comisión parlamentaria oficial que investigó los atentados.

Kara ayudó a su compañero en la Comisión del 11-S, John Farmer, a rastrear los documentos en los Archivos Nacionales, que estaban completos en 2004 pero que no pudieron ser publicados antes de que el panel terminara ese año sus trabajos porque todavía no contaba con autorización legal para divulgarlos en su totalidad.





Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual