Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
LIBIA

Los rebeldes podrían tomar la ciudad de Gadafi en 10 días pero desconocen su paradero

  • Además aseguran que no negociarán con el coronel y su única salida es la rendición

Una familia, comprando en un pueblo de Libia

Una familia, comprando en un pueblo de Libia

Una familia, comprando en un pueblo de Libia

EFE
0
Actualizada 28/08/2011 a las 21:41
  • E.PRESS.MADRID
Los rebeldes libios estiman que en 10 días tomarán Sirte, la ciudad natal del coronel, Muamar Gadafi. Aunque, para evitar el derramamiento de sangre de la población civil en la ciudad, los comandantes rebeldes están intentando negociar la rendición de la misma, pero no "darán marcha atrás". Respecto a las informaciones que apuntaban a una posible negociación con el régimen libio, los rebeldes han asegurado que no negociarán con el coronel y su única salida es la rendición.

El comandante rebelde, coronel Salem Mufta Al Refaidy, explicó que sus tropas avanzan hacia la ciudad desde el este y el oeste, y que ya están intentando negociar la rendición de la ciudad para evitar el enfrentamiento directo, no obsntante, no piensan rehuir.

"Nuestro objetivo no es el derramamiento de sangre, sino la liberación. No queremos más sangre, especialmente la de los civiles, niños, ancianos y mujeres, pero ya no podemos dar marcha atrás", dijo.

Respecto a las informaciones de medios internacionales que apuntaban a una posible negociación con el régimen de Gadafi, el oficial rebelde encargado de Finanzas y Petróleo, Alí Tarhuni, fue tajante: "Si (Gadafi) quiere entregarse, negociaremos y le capturaremos".

Mientras, los rebeldes intentan dar con el paradero exacto de Gadafi, quien podría estar preparando su huida a Argelia, el Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano político de la insurgencia, ha asegurado que no se está negociando con los elementos cercanos al dictador, desmintiendo así las informaciones que aseguraban lo contrario.

Por su parte, las milicias rebeldes han tomaron este sábado Jmayl, localidad natal del primer ministro gadafista, Al Baghdadi Alí al Mahmudi, situada al oeste de la capital, Trípoli, ante la desbandada de las fuerzas gubernamentales tras cinco días de combates.

Además, una de las residencias en Trípoli del líder libio fue saqueada por las turbas jaleadas por la entrada en la capital de las milicias insurgentes. Otra residencia en Gargur, perteneciente a Abdulá Senusi, cuñado de Gadafi y estrecho colaborador del autócrata, también ha sido saqueada.

A principios de esta misma semana los rebeldes entraron en el complejo gubernamental fortificado de Bab al Aziziya, en donde rompieron las imágenes del dictador, patearon sus estatuas y quemaron las tiendas tradicionales del líder libio.

LA LIGA ÁRABE READMITE A LIBIA

Por otro lado, la Liga Árabe ha readmitido a Libia bajo la representación del CNT, después de que fuera suspendido de militancia en febrero por la represión de las manifestaciones a manos de las fuerzas de seguridad del régimen de Muamar al Gadafi.

Esta decisión se ha producido en una reunión extraordinaria mantenida en la sede de la organización en la capital egipcia, El Cairo, donde la delegación de Libia ha estado representada por el ministro de Asuntos Exteriores del CNT, Mahmud Jibril.

También, Jibril ha pedido a sus colegas árabes que ayuden a Libia en la reconstrucción del país y en su estabilización

La decisión de la Liga supone el reconocimiento de los rebeldes como legítimo representante del pueblo libio. Además, ha reclamado a la comunidad internacional y al Consejo de Seguridad de la ONU que descongele los fondos libios de forma inmediata.

Fuera de la sede de La Liga Árabe, un individuo ha reemplazado la bandera Libia actual por la de los rebeldes.

EJECUCIONES DE CIVILES


La ONG pro Derechos Humanos Human Rights Watch ha informado que al menos 17 prisioneros rebeldes podrían haber sido ejecutados por las fuerzas del líder libio Muamar Gadafi en un centro de detención de la capital de Libia, Trípoli, durante las primeras horas de la entrada de los rebeldes en la capital, el pasado 21 de agosto.

"Las pruebas que hemos sido capaces de recabar hasta el momento nos indican que las fuerzas del Gobierno de Gadafi desencadenaron una ola de asesinatos arbitrarios mientras perdían el control de Trípoli", ha concluido la directora de HRW para el norte de África, Sarah Leah Whitson.

Las ejecuciones tuvieron lugar concretamente en el barrio de Gargur, donde miembros de la Seguridad del régimen habían ordenado el levantamiento de un "prisión improvisada" que alojaba a unos 25 rebeldes que habían sido capturados en las zonas más próximas a Trípoli durante el avance insurgente.

"Todos estábamos muy contentos porque pensábamos que nos iban a liberar. Entonces, bajaron los francotiradores que estaban apostados en el tejado y comenzaron a dispararnos", explicó un superviviente de la matanza, Osama Al Swayi, que resultó herido por los disparos en su mano, pie y hombro derechos.

Al Swayi no tuvo tiempo de identificar a los tres soldados de Gadafi que abrieron fuego contra los detenidos. "Hombres de piel oscura, posiblemente del sur". Tras la primera ráfaga de disparos, Al Swayi acabó "tendido en el suelo con los ojos cerrados". "Escuché una voz que decía 'Remátalos'. Lo que pasó después ni siquiera lo he visto en las películas. Todo el mundo dejó de respirar", indicó.

Los cadáveres fueron trasladados al hospital de Matiga, donde un doctor confirmó que la mitad de los cuerpos presentaban heridas de bala con entrada en la nuca. El resto presentaban impactos en pecho y rostro. Las laceraciones en sus muñecas y tobillos daban a entender que se encontraban atados cuando recibieron los disparos.

Whitson cree que "la tortura era el pan de cada día en las prisiones de Gadafi", y el hecho de ejecutar a los detenidos sabiendo que podrían haber quedado en libertad en pocos días "es un punto enfermizamente bajo en lo que al comportamiento del Gobierno se refiere".

EJECUCIONES EN TRÍPOLI


Amnistía Internacional informó el pasado viernes de que las fuerzas leales al coronel emplearon, entre el 23 y el 24 de agosto, granadas de mano y armas de fuego para acabar con la vida de "decenas" de prisioneros en uno de los campamentos militares de Trípoli, mientras en otro un grupo de guardias ejecutaron a cinco detenidos que se encontraban en régimen de aislamiento.

"Estos incidentes, que podrían representar simplemente una fracción del total, abren graves preguntas sobre la conducta de las fuerzas de Gadafi en los últimos días, y si podría haber sido sistemática o planeada", señaló la directora de HRW para el norte de África.

"Si se demuestra que estos asesinatos son de naturaleza extrajudicial, se trataría de graves crímenes de guerra y los responsables deberían ser llevados ante la justicia", ha sentenciado.





Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual