Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca

Los rebeldes libios emprenden una "caza de brujas" contra posibles mercenarios

  • Se han practicado detenciones masivas en las capitales tomadas por los rebeldes, sin explicar las causas

Imagen de la noticia

Los rebeldes libios emprenden una "caza de brujas" contra posibles mercenarios

Un miliciano rebelde vigila mientras un imán dirige los rezos durante la fiesta del fin del Ramadán en la Plaza Verde de Trípoli. REUTERS

0
Actualizada 01/09/2011 a las 01:13
  • JAVIER MARTÍN . EFE. TRÍPOLI

Los rebeldes libios han emprendido una "caza de brujas" entre los hombres de origen subsahariano, a los que acusan de haber sido mercenarios a sueldo del régimen de Gadafi, aunque muchas de sus historias parecen las de inmigrantes llegados a Libia en busca de trabajo.

Para Isaha, el fin del ayuno de Ramadán no era ayer motivo de fiesta. Tocada con un pañuelo de vivos colores, gritaba y lloraba sin consuelo frente a un pequeño polideportivo transformado en centro de detención y ubicado a escasos metros del impresionante arco romano de Marco Aurelio, en la medina histórica de Trípoli.

Según su relato, hace dos días, varios hombres armados se presentaron en la puerta de su casa y se llevaron a su marido, esposado y a punta de pistola.

"Somos de Chad. Llevamos viviendo en Trípoli, en el mismo sitio, desde hace diez años. Mi marido es una buena persona, un trabajador y nunca ha tenido arma alguna", relataba con el gesto compungido.

"Tengo miedo. Quiero saber dónde está, quiero que vuelva. Dígame dónde está", gritaba mientras trata de descubrir el rostro de su esposo entre decenas de prisioneros que, flanqueados por rebeldes demasiado jóvenes como para portar un fusil, eran trasladados del edificio a un camión policial.

"Son mercenarios, son mala gente contratada por Gadafi para degollar a los libios", aseguraba Jalim, un rebelde veinteañero mientras mostraba una serie de documentos en árabe que en su opinión prueban sus acusaciones.

Llamada al CNT

Algunas son simples células de identidad e incluso tarjetas sanitarias pertenecientes a hombres jóvenes procedentes de países como Nigeria, Chad o Mali. Sin embargo, bajo la acusación de los rebeldes parece ocultarse también un agudo sentimiento de revanchismo, cierto racismo y una aparente limpieza étnica.

La posibilidad de que los arrestos escondan, en realidad, una sistemática "caza de brujas" para expulsar a los subsaharianos la contemplan organizaciones como Amnistía Internacional, Médicos sin Fronteras y Human Rights Watch.

"Tenemos constancia de la detención de miles de subsaharianos en Trípoli y en otras ciudades del país, aunque aún no hemos tenido acceso a los lugares donde son retenidos", explica Peter N. Bouckaert, representante de Human Rights Watch en Trípoli.

"Muchos han sido incluso atacados por el simple hecho de ser negros. Estamos muy, muy preocupados por su seguridad", agrega antes de instar al Consejo Nacional de Transición a que ponga fin a los desmanes.

El final del ramadán

Los habitantes de Bengasi, capital de los revolucionarios libios, al igual que los de Trípoli y otras ciudades liberadas del país, celebraron su primer Eid al Fitr, fiesta grande del fin del ramadán, "en libertad", tras el derrocamiento de Gadafi. "No es que este ramadán haya sido distinto respecto al del año anterior, sino al de los últimos 42 años, este es el Aid al Fitr de la libertad", afirmaba un vecino de Bengasi, Naser Awad, de 35 años, que paseaba con su familia. Sentado en una plaza tras las oraciones, Marei Muhamad Rabaa, de 36 años, vestido con un uniforme militar, celebraba también que "Sirte está casi liquidada y les henos dado un ultimátum a los gadafistas", recordaba, en alusión al plazo dado hasta el próximo sábado por el jefe de la máxima autoridad rebelde para que los últimos leales a Gadafi parapetados en esa ciudad abandonen las armas. Los rebeldes cercan la ciudad por ambos flancos, este y oeste, y desde el CNT han advertido que, finalizado el plazo, no dudarán en recurrir a fuerza militar para entrar en esta localidad.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual