Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página HIBERUS | Google Plus Hemeroteca Edición impresa DN+ Tablet
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete
El Tiempo: Cargando...

La Hemeroteca
LA REVOLUCIÓN LIBIA M

Los rebeldes no dan con el refugio de Gadafi

  • La dificultad de suministros y abastecimiento crece pero las fuerzas del CNT cantan victoria

Imagen de la noticia

Los rebeldes no dan con el refugio de Gadafi

Tres rebeldes libios fuertemente armados transitan por una calle del barrio de Abu Slim de Trípoli, que aparece desierto, en busca de mercenarios y soldados fieles a Gadafi. REUTERS

Imagen de la noticia

Los rebeldes no dan con el refugio de Gadafi

El cuartel de Bab el Aziziya. Efe

0
Actualizada 26/08/2011 a las 01:00
  • ALFONSO BAULUZ . EFE. TRÍPOLI

Los milicianos libios en Trípoli tratan de mantener la presión sobre las fuerzas gadafistas, sólo organizadas aparentemente al sur de la capital, y han logrado unir sus esfuerzos con los combatientes del frente occidental de Misrata.

Un convoy con revolucionarios de esta ciudad, que durante seis meses fue el mayor enclave rebelde que resistió al cerco de los brigadistas del régimen, entró por el centro.

Quienes también han llegado a la capital, son algunos representantes del Consejo Nacional Transitorio (CNT), la máxima autoridad rebelde, que ya había anunciado su intención de trasladarse a Trípoli tras la entrada de los insurgentes.

Los combates de las últimas horas tuvieron lugar en torno al aeródromo de la capital libia donde la guarnición, no se sabe si comandada por Hamis, el hijo al que Gadafi encomendó sofocar la rebelión armada, sigue al frente de las tropas gadafistas.

Uno de los milicianos, natural de Garián, 100 kilómetros al sur de Trípoli, admitió que en esa zona han encontrado una resistencia encarnizada, y que los gadafistas lograron detener su avance con un carro T-62, de fabricación soviética, enclavado en un cruce de caminos.

Por el momento, pese a la incertidumbre y la tensión en los esporádicos enfrentamientos y tiroteos en distintos puntos de la ciudad, los rebeldes mantienen el optimismo, e incluso una risueña hospitalidad, pese a lo precario de su situación.

Nuevo mensaje

La dificultad de los suministros y abastecimientos crece paralela al hostigamiento de las partidas de gadafistas emboscados en la ciudad.

La especulación en torno al paradero de Gadafi no cesa y algunos rebeldes piensan que se podría haber escondido en los túneles del Gran río construido por el hombre, como se denomina al megaproyecto de explotación acuífera del desierto de Libia que desde 1996 abastece de agua a la capital.

Igualmente, se desconoce la suerte de Seif al Islam, el pretendido heredero, mientras su padre se ve obligado a lanzar sus mensajes a la resistencia a través del canal internacional de televisión sirio Al Rai.

"No teman a los infieles. Liberen Trípoli. Que salga toda la gente y avancen hacia Trípoli. Luchen calle por calle y combatan", incitó Gadafi.

En cuanto a los rebeldes, afirmó que "son grupos pequeños" y, como ya es habitual, les tildó durante el discurso de "bestias", "ratas", "impíos" y "cruzados".

"El martirio o la victoria hasta derrotar al enemigo. El enemigo es débil, retrocede, no podrá resistir siempre. No le dejen Trípoli a las ratas", subrayó.

En la zona más occidental de la capital, en manos revolucionarias, la circulación es fluida y los milicianos confían en afianzar su endeble control de la capital y mejorar su fuerza de combate con la llegada de los refuerzos de Misrata.

Aviso de la OTAN

No obstante, el hotel Corintia de la capital, donde se aloja el grueso de la prensa internacional, vivió ayer momentos de cierto pánico, con carreras y gritos, cuando los rebeldes que lo custodian abrieron fuego contra un supuesto francotirador.

Por otra parte, un portavoz de la OTAN adelantó ayer que la Alianza no tiene ninguna coordinación con el CNT ni está buscando al Gadafi, aunque algunos países que forman parte la organización sí reconocen que prestan apoyo directo a los rebeldes.

La ciudad de Sirte, último objetivo

Una vez ocupada la capital, Trípoli, el objetivo de los rebeldes es la ciudad de Sirte, con un valor simbólico por tratarse del lugar de nacimiento de Gadafi. Se trata de una urbe de 75.000 habitantes, a unos 400 kilómetros al este de Trípoli. El líder libio mantenía sedes ministeriales en la ciudad, al lado de las aulas de la universidad Al Tahadi. Al sur se encuentra la región de la tribu de Gadafi. Tropas rebeldes están montando el cerco a Sirte, aunque las noticias son confusas puesto las informaciones del fuego cruzado por las dos partes van a paralelo a las que aseguran el inicio de negociaciones para dar entrada a las fuerzas rebeldes sin más derramamiento de sangre.

Un laberinto de túneles

Gadafi podría haber utilizado un ramificado sistema de túneles para su fuga, con salidas que llegan hasta unos 30 kilómetros fuera de Trípoli, informó un corresponsal de Al Yazira. El reportero acompañó a los insurgentes a un búnker en el complejo militar de Bab Al Aziziya y tomó fotos. En esta red laberíntica de pasadizos hay también habitaciones climatizadas. En otro lugar encontraron máscaras de gas o provisiones de comida. Los conductos están habilitados de forma que pueden circular por dentro coches. El temor a caer en una emboscada dificulta el avance de los rebeldes por el interior de los túneles.

CLAVES

Desbloquear los fondos libios en el extranjero. El primer ministro del CNT, Mahmud Yibril, pidió ater ante Berlusconi que se desbloqueen los fondos de Estado libios y poder así aliviar la grave emergencia que vive el país.




Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba
© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual